Estados Unidos: ¿De qué forma la tasa de desempleo llegó a ser la más baja en 10 años?

05 de Mayo de 2017 Actualizado: 06 de Mayo de 2017

El desempleo en Estados Unidos se redujo al 4,4% en abril, lo que representa la tasa más baja de casi los últimos 10 años.

Desde mayo de 2017 la mayor economía del mundo no alcanzaba esa tasa, que superó las expectativas del mercado y para muchos economistas ya se encuentra cerca del pleno empleo.

¿Qué sectores están creciendo en Estados Unidos?

El nuevo informe del Departamento de Trabajo, publicado este viernes, indica que si bien en varios rubros creció la demanda de empleo, en general los servicios fueron los más destacados.

Turistas toman fotos en Times Square de Nueva York. La hotelería y el entretenimiento fue el rubro que más tomó empleos en Estados Unidos. (Spencer Platt/Getty Images)
Turistas toman fotos en Times Square de Nueva York. La hotelería y el entretenimiento fue el rubro que más tomó empleos en Estados Unidos. (Spencer Platt/Getty Images)

Los 211.000 nuevos puestos de trabajo fueron absorbidos mayoritariamente por los sectores hotelero y entretenimiento (+55.000), luego educación y salud (+41.000) y en tercer lugar los servicios financieros (+19.000).

Estas cifras corroboran la hipótesis planteada por la Reserva Federal (Fed) de que la desaceleración experimentada en el primer trimestre (en marzo de 2017 por ejemplo, solo se incorporaron 79.000 nuevos trabajos) efectivamente era producto de un “efecto transitorio“.

Asimismo, el informe expone que los empleos de manufactura y construcción crecieron pero a un ritmo más débil que en el inicio de 2017. Las fábricas añadieron 6.000 puestos de trabajo después de un aumento de 13.000, mientras que los trabajadores de la construcción aumentaron en 5000 después de 1000 en marzo.

¿Las empresas están dando su voto de confianza a Trump?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, posa con la CEO de General Motors, Mary Barra, junto a un Chevrolet Bolt, fabricado en Lake Orion, Michigan, en el Centro Americano de Movilidad en Ypsilanti, Michigan, el 15 de marzo de 2017. (NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, posa con la CEO de General Motors, Mary Barra, junto a un Chevrolet Bolt, fabricado en Lake Orion, Michigan, en el Centro Americano de Movilidad en Ypsilanti, Michigan, el 15 de marzo de 2017. (NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images)

Luego de que Trump asumiera la presidencia el 20 de enero pasado con un discurso “nacionalista” y “proteccionista”, varias empresas se comprometieron a invertir en Estados Unidos o inclusive a traer nuevamente sus fábricas desde el exterior.

Desde entonces, en estos tres meses y medio, la economía estadounidense ha generado 522.000 puestos nuevos de trabajo.

La nueva tasa de desempleo demuestra que el mercado “debe apoyar los continuos aumentos en el gasto del consumidor”, afirma al respecto Michelle Jamrisko en su análisis en la página de la consultora Bloomberg.

“El mercado laboral se mantiene saludable”, agrega.

Ward McCarthy, economista financiero jefe de Jefferies LLC en Nueva York, coincide: “Los fundamentos subyacentes del consumo siguen siendo positivos debido a que el mercado laboral sigue siendo positivo”.

Estos incrementos de la demanda de trabajo están dados más que nada desde el sector privado, que subió 194.000 en abril, mientras que las nóminas del gobierno aumentaron apenas en 17.000.

“El fortalecimiento de la confianza empresarial se podría estar traduciendo en la contratación”, señala McCarthy.

[insert page=’trump-pide-investigar-si-acero-importado-afecta-seguridad-nacional’ display=’template-relacionadas.php’]

Sin embargo, que la economía se esté acercando al pleno empleo -como afirman varios analistas- indica que las empresas deberán aumentar el monto de los salarios si quieren contratar más personal.

Al mismo tiempo, de mantenerse esta tendencia, la Reserva Federal seguramente aumentará las tasas de interés en los próximos meses para que no haya una inflación innecesaria.

Entonces, ¿qué se espera en el mediano plazo?

(Foto: Sean Rayford/Getty Images)
El presidente estadounidense Donald Trump, habla durante la presentación del Boeing 787-10 Dreamliner en Carolina del Sur. (Foto: Sean Rayford/Getty Images)

El presidente estadounidense, Donald Trump, se muestra muy optimista acerca del desarrollo de la economía en el corto y mediano plazo.

Al parecer, el mercado también piensa en el mismo sentido, aunque con mayor prudencia (por ejemplo los economistas consultados por Bloomberg estimaban que los nuevos empleos registrados en abril serían solo 190.000).

Pensando en el mediano plazo lo que parecía generar mayor entusiasmo, y que de cierta forma influyó en el crecimiento de la demanda en los últimos meses, fue la promesa de campaña de Trump sobre una reforma fiscal que recorte fuertemente los impuestos.

[insert page=’secretario-de-comercio-ee-uu-renegociara-tlcan’ display=’template-relacionadas.php’]

Gary Cohn, uno de los asesores más influyentes de la Casa Blanca, en conversación con la consultora Bloomberg, reiteró que el gobierno sigue pensando en esa dirección: revisar el sistema fiscal, reducir la burocracia regulatoria y mejorar los acuerdos comerciales para “convencer” a más empresas a quedarse o regresar a los EE.UU., a estimular más puestos de trabajo mejor remunerados y, finalmente, aumentar el gasto del consumidor.

Agregó que este estímulo permitirá elevar el crecimiento económico a 3 por ciento en dos años, una tasa que la economía estadounidense no experimenta hace más de una década.

“Así que estamos haciendo un gran recorte de impuestos. Lo necesitamos”, dijo Trump en una entrevista con Bloomberg News el 1 de mayo.

Lo cierto es que si bien el mercado parece acompañar las nuevas medidas de Trump, evidentemente aún mantiene cierta cautela sobre el desempeño de la economía.

De hecho, algunos analistas creen que -ante un escenario más positivo del que se pensaba- el estímulo fiscal podría sobrecalentar la economía, obligando a la Fed a subir las tasas, aplastando el deseado crecimiento que proyecta Trump.

Tal vez que el sector privado asuma un mayor compromiso que permita elevar la tasa de crecimiento en el mediano plazo, dependerá de la capacidad del gobierno de poder hacer creíble su política económica.

TE RECOMENDAMOS