Novia queda cuadripléjica, pero con esfuerzo y amor se convertirá en la mejor madre para su bebé

Por La Gran Época
03 de Enero de 2019 Actualizado: 03 de Enero de 2019

Una despedida de soltera se volvió trágica después de un accidente en una piscina hace ocho años dejó a la novia cuadripléjica. Después, la gente dijo que ella “no podía ser una buena madre”, pero, sorprendentemente, ahora está ayudando a su nueva y sonriente niña a aprender a caminar.

Rachelle Chapman se hizo conocida como la “novia paralítica”, después de que una amiga la empujó jugando a la piscina en su despedida de soltera y se golpeó la cabeza contra el fondo. Trágicamente, Rachelle quedó condenada a una silla de ruedas.

“No la culpé por hacerme daño, porque todos empujamos a alguien a una piscina y la comprendí mucho”, dijo Rachelle. “El primer año me aseguré de que estuviera bien, incluso más que yo”.

Rachelle todavía podía casarse con Chris, el hombre de sus sueños y todavía quería lo que la mayoría de las mujeres jóvenes anhelan. “Estuvimos felizmente casados por mucho tiempo, pero luego sentí que realmente quería tener un hijo con Chris”, dijo TODAY.

Ese deseo fue otorgado cinco años después de su accidente con la ayuda de una madre que dio en adopción a su hija, Kaylee, que ahora tiene ahora 3 años de edad.

A pesar de que su madre no podía hacer muchas cosas, como levantar a su hija, Kaylee se las arregló sola para gatear desde su cuna especial hasta el regazo de su madre. “Es muy difícil levantarla y empujarla hacia mí, así que esta maniobra funciona”, dijo Rachelle. “Y ella lo descubrió por su cuenta.

“Sabiendo que no puedo alcanzarla y levantarla como todo el mundo, ella se arrastró a mi regazo por su cuenta”.

“Sí, quiero que la gente se dé cuenta, de que aunque mis dedos no funcionan, encontré la manera de manejar mis manos para hacer muchas cosas”, dijo Rachelle TODAY. “Puedo sostener a Kaylee. Puedo alimentar a Kaylee y jugar con ella mientras Chris lava biberones o lo que sea.

“Tenemos un sistema que funciona para nosotros…. Y más allá del amor, Kaylee tiene una casa sobre su cabeza y comida en su barriga. Es una bebé feliz, feliz, que no se da cuenta de que soy diferente. Esto es normal para ella”.

“Cuando salí en las noticias, la gente comentaba que no podía ser una buena madre”, escribió en Facebook. “Pero, ¿ves esa cara? Es una niña feliz”.

Nada parece detener a Rachelle de llevar una vida satisfactoria, ¡incluso se fue a hacer paracaidismo en 2016! Todavía puede ser una buena madre para su hijo. Ella es una inspiración para los demás.

Observa cómo la hija de Rachelle, Kaylee, aprendió a caminar empujando la silla de ruedas de su mamá:

Maestra sorprendida con llamativa propuesta de matrimonio

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS