“Nuestra posición es que Disney pagará sus deudas”, dice oficina de DeSantis

Por Patricia Tolson
08 de Diciembre de 2022 1:29 PM Actualizado: 08 de Diciembre de 2022 1:29 PM

Un portavoz de la oficina del gobernador de Florida, Ron DeSantis, mantiene su declaración de que “Disney pagará sus deudas”.

“Mi declaración se mantiene”, dijo el secretario de prensa ejecutivo de DeSantis, Bryan Griffin, a The Epoch Times por correo electrónico. “Sí, nuestra posición es que Disney pagará sus deudas”. La reiteración fue en respuesta a una pregunta de The Epoch Times sobre su declaración anterior de que “el gobernador tenía razón al defender la eliminación del beneficio extraordinario otorgado a una empresa a través del Distrito de Mejora de Reedy Creek”.

Como reportó previamente The Epoch Times en abril, DeSantis planteó la posibilidad de que los legisladores estatales pudieran derogar la Ley de Mejora de Reedy Creek de 1967 en respuesta a la oposición de Disney a su ley de “Derechos de los Padres en la Educación”, apodada por los opositores liberales como el proyecto de ley “No digas Gay”.

La declaración se produce después de los reportes que sugieren que los legisladores de Florida están revisando formas de restaurar algunos de los privilegios que se le quitaron a Walt Disney Co. con la firma de una nueva legislación para derogar una medida de larga data que proporcionó a Disney ventajas especiales de las que no disfruta ninguna otra empresa en el Estado del Sol.

El Distrito de Mejora de Reedy Creek (RCID) de 1967 —redactado por la Legislatura de Florida en cooperación con Walt Disney World y promulgado por el gobernador republicano Claude Kirk-—creó en la práctica dos gobiernos de tipo municipal (Bay Creek y Reedy Creek), para regular los terrenos del Lago Buena Vista donde opera Walt Disney World Resort.

A través del RCID, Disney puede gestionar su propia protección contra incendios, servicios de seguridad, servicios públicos y planificación. Su Junta de Supervisores es elegida por los propietarios de los terrenos que rodean la propiedad de 38.5 millas cuadradas, lo que permite a Disney funcionar como su propio gobierno. Si se deroga el RCID, la propiedad de Disney quedaría repentinamente bajo la completa autoridad de los condados de Orange y Osceola.

Después de enfrentarse a la presión de las comunidades LGBTQ y los empleados por su silencio sobre el tema, el ex-CEO de Disney Bob Chapek emitió una declaración el 11 de marzo a sus empleados, disculpándose por no ser un “aliado más fuerte” para ellos, diciendo que la propuesta del gobernador “Derechos de los Padres en la Educación” representaría “otro desafío a los derechos humanos básicos”. Chapek también prometió que Disney suspendería inmediatamente todas las donaciones políticas en Florida.

El 30 de marzo, el representante estatal Spencer Roach, republicano, reveló a través de las redes sociales que los legisladores ya se habían reunido dos veces para discutir que “si Disney quiere abrazar la ideología woke, parece apropiado que sean regulados por el Condado de Orange”.

En una posterior demostración de solidaridad, Disney Corporation emitió un comunicado el 28 de marzo en el que juraba que su nuevo objetivo era “que esta ley sea derogada por la legislatura o anulada en los tribunales”, prometiendo apoyar a las organizaciones que trabajen para que eso ocurra.

En un posteo del 29 de marzo en las redes sociales, DeSantis se apresuró a recordar a Disney que Florida “se rige por los intereses del pueblo del estado de Florida, no por las exigencias de los ejecutivos de las corporaciones de California”.

En un reporte posterior de abril de The Epoch Times, las encuestas de entonces mostraban que la abrumadora mayoría de los votantes de las primarias de Florida, incluida una mayoría significativa de demócratas, apoyaban firmemente la legislación. El hashtag “BoycottDisney” fue tendencia en las redes sociales, y una de las mayores organizaciones de defensa compuesta por madres de Estados Unidos, Moms for Liberty, advirtió a Disney de las represalias a las que se enfrentaría si no dejaba de presionar contra los derechos de los padres protegidos por las leyes de Florida.

Los “miembros del equipo” de Disney que apoyan los derechos de los padres se manifestaban diciendo que se sentían “avergonzados” de trabajar para la empresa, y los invitados llevaban camisetas que decían “Walt Not Woke” en protesta por el anuncio en marzo de la directora de diversidad e inclusión de los Parques Disney, Vivian Ware, de que Disney había “eliminado todos los saludos sexistas” como “señoras y señores, niños y niñas”.

Dan Geffers poses for a photo with daughters Lila (Left, aged 13) and Bryn (age 11, on the right) in front of Cinderella
Dan Geffers posa para una foto con sus hijas Lila (izquierda, 13 años) y Bryn (11 años, derecha) delante del Castillo de Cenicienta en el Reino Mágico de Disney en Orlando, Florida, con una camiseta pintada a mano para expresar sus sentimientos sobre la dirección que la empresa ha decidido tomar (cortesía de Dan Geffers).

“El director ejecutivo Bob Chapek tiene que ser destituido”, afirmó Roach en las redes sociales el 3 de abril. “Un hombre obsesionado con sexualizar a niños de 4 años no debería dirigir una compañía que construyó su marca sobre la preservación de la inocencia y la magia de la infancia”.

“Creo que los directivos de Disney son conscientes de que han pisado arenas movedizas y han cometido un grave error no forzado”, declaró Roach a The Epoch Times en abril. “Creo que son conscientes de lo mal que lo han hecho y la única forma de llegar a una relajación de la tensiones es que Bob Chapek se vaya. Creo que tiene los días contados y que dejará de ser director ejecutivo en muy poco tiempo”.

“Quienquiera que llegue tendrá que reconocer públicamente hasta cierto punto que Disney no va a ser rehén de un pequeño número de empleados que creen que pueden dictar la postura política de Disney, y si a algunos empleados no les gusta, tendrán que marcharse”.

El proyecto de ley, Senate 4C, se presentó tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado de Florida el 19 de abril. El Senado aprobó el proyecto de ley el 20 de abril, seguido por la Cámara de Florida el 21 de abril. DeSantis promulgó la ley durante una conferencia de prensa el 22 de abril en una escuela en Hialeah Gardens.

En un memorándum para los empleados del 11 de noviembre, Chapek preparó al personal de Disney para graves consecuencias después de que el gigante del entretenimiento admitiera que tuvo pérdidas de 1500 millones de dólares en el último trimestre. “Soy plenamente consciente de que éste será un proceso difícil para muchos de ustedes y sus equipos. Vamos a tener que tomar decisiones duras e incómodas”.

Esas decisiones incluirían una “congelación de contrataciones” y “algunas reducciones de plantilla”.

En un comunicado de prensa del 20 de noviembre, el Consejo de Administración de Walt Disney Company anunció que Robert A. Iger volvería “a dirigir Disney como director ejecutivo, con efecto inmediato”. El anuncio se hizo después de que las acciones de Disney cayeran un 38% en el año.

La decisión activa una cláusula del contrato de Chapek denominada “rescisión sin causa”, valorada en 44 millones de dólares.

“En relación con su despido, el Sr. Chapek recibirá los beneficios de separación pagaderos de conformidad con los términos de su acuerdo de empleo previamente divulgado”, declaró Disney en una presentación regulatoria. El pago se hará en efectivo, opciones sobre acciones y acciones de la empresa.

El promotor de la ley que elimina las gratificaciones de Disney en Florida, el representante estatal Randy Fine, dijo que se sentía alentado por la destitución de Chapek.

Disney Executive Chairman Bob Iger
El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, asiste a la presentación exclusiva de 100 minutos de The Beatles, de Peter Jackson: Get Back en el Teatro El Capitán en Hollywood, California, el 18 de noviembre de 2021. (Charley Gallay/Getty Images for Disney)

“Creo que el señor Iger ya ha dicho que probablemente fue un paso en falso por parte de la compañía y cómo lo manejaron”, dijo Fine en una entrevista. “No creo que estuviéramos en esta situación si Bob Iger hubiera sido consejero delegado”.

Es el regreso de Iger lo que ha inspirado a los legisladores de Florida a considerar la posibilidad de reducir las restricciones impuestas por la legislación promulgada en represalia por la oposición de Chapek a las leyes de Florida, sin llegar a acabar con todas ellas.

“Tendremos un campo de juego parejo para los negocios en Florida, y el estado ciertamente no le debe favores especiales a una compañía”, dijo más adelante en su declaración el secretario de prensa de DeSantis, Griffin. “Las deudas de Disney no recaerán sobre los contribuyentes de Florida. Se está trabajando en un plan y se dará a conocer pronto”.

Aunque Griffin dijo que “no estaba dispuesto a entrar en más detalles sobre las negociaciones en curso o la legislación, ya que se está formulando” y no “quiere encajonar a nadie”, dijo que “se asegurará de que The Epoch Times reciba ‘cualquier declaración futura’ que tengan que ofrecer sobre el asunto”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.