Nueva caravana de inmigrantes con 700 cubanos se dirige a Estados Unidos

Por Tom Ozimek - La gran Época
27 de Marzo de 2019 Actualizado: 27 de Marzo de 2019

Una nueva caravana de migrantes de unas 1500 personas ha cruzado a pie el trayecto desde Guatemala hacia México y se dirige a Estados Unidos, según informes.

La caravana cuenta con un gran número de cubanos, lo que es inusual en este tipo de iniciativas migratorias, informó El Universal el lunes 25 de marzo. Las recientes caravanas de migrantes consistieron principalmente en personas que huyen de países de América Latina, no del Caribe.

Se estima que la caravana podría llegar a la frontera México-Estados Unidos en varias semanas.

Los 700 ciudadanos cubanos se unieron al cuerpo principal de migrantes en el sur de México durante el fin de semana, informó un medio de comunicación cubano.

Personas de una caravana de migrantes centroamericanos caminan al atardecer, en su camino hacia Estados Unidos, el 21 de enero de 2019 en Tapanatepec, México. (Foto de Mario Tama/Getty Images)

El resto de los miembros de la caravana son personas que huyen de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Instituto Nacional de Migración de México cierra las puertas

El Instituto Nacional de Migración de México dijo a Reuters que los migrantes ya estaban dentro de México cuando formaron una caravana en la ciudad sureña de Tapachula, en la frontera con Guatemala.

El Daily Wire informó que la estrategia de entrar a México como individuos primero, antes de formar un grupo más grande, es una forma de frustrar los esfuerzos del gobierno mexicano para tomar medidas enérgicas contra las caravanas de migrantes que intentan penetrar las fronteras del país.

A primeras horas del sábado, la caravana partió hacia la localidad de Huixtla, en el estado sureño de Chiapas, una ruta seguida por grupos anteriores en dirección hacia el norte, dijo el instituto.

El Washington Examiner informó que el Instituto Nacional de Migración cerró su oficina en Chiapas a principios de este mes, cortando efectivamente el acceso a las solicitudes de refugio a unos 2000 migrantes.

En lugar de permanecer en México ilegalmente, muchos de los migrantes optaron por unirse a la caravana y viajar a Estados Unidos para solicitar asilo.

Oleadas en cruces ilegales

Mientras tanto, el Departamento de Seguridad Nacional reportó un aumento en el número de migrantes en la frontera México-Estados Unidos, según un informe de Axios.

En lo que va de marzo, las autoridades han informado de más de 20.000 detenciones de inmigrantes ilegales.

Migrantes centroamericanos intentan cruzar el Río Bravo, que divide las ciudades de Eagle Pass, en Texas y Piedras Negras, en el estado de Coahuila, México, el 14 de febrero de 2019. (JULIO CESAR AGUILAR/AFP/Getty Images)

Las autoridades dijeron a Axios que el aumento es “impulsado por la afluencia de familias migrantes y niños no acompañados”, en su mayoría de Centroamérica.

Lean Fresco, un abogado de inmigración y miembro de un comité asesor de Seguridad Nacional, dijo a la agencia de noticias que gran parte de la frontera ha sido efectivamente inutilizada.

En este momento, tenemos lo más parecido a una frontera abierta que hemos tenido”, dijo Fresco, y agregó, “a menos que el Congreso haga algo, estamos en esta situación. Ya no hay palancas que tirar”.

Muro Fronterizo

El presidente Donald Trump firmó una declaración de emergencia nacional el 15 de febrero, diciendo que la frontera sur está en crisis.

“Si vas a tener drogas cruzando la frontera, si vas a tener traficantes de personas cruzando la frontera en áreas donde no tenemos protección, en áreas donde no tenemos una barrera, entonces es muy difícil hacer a Estados Unidos otra vez grande”, dijo Trump el 15 de febrero.

Trump declaró la emergencia después de que los demócratas en el Congreso bloquearon los esfuerzos para aprobar los 5700 millones de dólares para un muro fronterizo solicitado por el Departamento de Seguridad Nacional. El Congreso solo asignó 1400 millones de dólares para la construcción del muro, muy por debajo de la petición de Trump.

El Departamento de Defensa ahora ha cambiado 1000 millones de dólares para planificar y construir una sección de 91 kilómetros de “cercado para peatones “, carreteras e iluminación a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, dijo el jefe del Pentágono el lunes.

Trabajadores estadounidenses construyen el muro fronterizo entre El Paso, Texas, EE.UU. y Ciudad Juárez, México el 5 de febrero de 2019. (Foto de HERIKA MARTINEZ/AFP/Getty Images)

La semana pasada, el Pentágono le dio al Congreso una lista que incluía 12.800 millones de dólares en proyectos de construcción, para los cuales dijo que los fondos podrían ser redirigidos a la construcción a lo largo de la frontera México-Estados Unidos.

“Me gustaría agradecer a todos los Grandes Senadores Republicanos que valientemente votaron a favor de la Fuerte Seguridad Fronteriza y el Muro”, escribió Trump en Twitter el 15 de marzo. “Esto ayudará a detener la entrada del crimen, el tráfico de personas y las drogas en nuestro país. ¡Miren, cuando regresen a sus estados, los amarán más que nunca!”.

Además de desplazar 3600 millones de dólares utilizando la declaración de emergencia, Trump ordenó la reasignación de otros 3100 millones de dólares de los departamentos de Hacienda y Defensa, que no requerían una declaración de emergencia.

Esfuerzos de la Administración

La administración Trump ha intentado varios métodos para detener el flujo de inmigración ilegal, diciendo que mientras que la mayoría de las solicitudes de asilo son falsas, el sistema está siendo utilizado como una manera efectiva de obtener acceso a Estados Unidos y desaparecer, una vez dentro del país.

Trump trató de impedir que los solicitantes de asilo de la caravana de finales de 2018 entraran ilegalmente a Estados Unidos emitiendo el 9 de noviembre una proclama en la que declaraba que las personas que cruzaran la frontera ilegalmente no tendrían derecho a recibir asilo.

El juez de distrito estadounidense Jon Tigar bloqueó la proclamación de Trump el 20 de noviembre, y el 19 de diciembre la Corte Suprema se negó a intervenir hasta que el caso termine su recorrido por los tribunales inferiores.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inspecciona prototipos de muros fronterizos en San Diego, California, el 13 de marzo de 2018. (MANDEL NGAN/AFP/Getty Images)

En mayo, la administración reintrodujo la política de tolerancia cero de la era Bush, que significa que todos los adultos que cruzan ilegalmente la frontera deben ser procesados. La política causó un alboroto cuando algunos niños fueron separados temporalmente de sus padres o de los adultos que los acompañaban, y Trump se retractó de la decisión.

Trump también instó al Congreso a cerrar las lagunas en el sistema de asilo que permiten miles de solicitudes sin mérito inunden el sistema.

En junio, el entonces procurador general Jeff Sessions reajustó los criterios para el asilo a lo que era antes de Obama, pero el juez de distrito Emmet Sullivan bloqueó ese fallo el 19 de diciembre.

***************************************

Video relacionado:

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS