Nueva regla de Trump permite denegar las “green card” a los inmigrantes que usan asistencia social

Por Zachary Stieber
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

El gobierno de Trump emitió una regla el 12 de agosto la cual permite que los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos denieguen las green cards a los inmigrantes que tengan más probabilidad de usar asistencia social.

El plan de 837 páginas se aplica a las solicitudes presentadas después del 15 de octubre de este año y se espera que afecte aproximadamente a 400.000 solicitudes anuales.

La regla significa que un oficial de servicios que revisa una solicitud examinará el historial de uso de asistencia social del solicitante, como cupones de alimentos, asistencia de vivienda pública y el Medicaid.

“El principio que lo impulsa es un viejo valor estadounidense, y esa es la autosuficiencia”, dijo a Fox News el Director Interino de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), Ken Cuccinelli. “Es un principio básico, el sueño americano en sí mismo, y es una de las cosas que nos distingue, y es fundamental para la historia legal en los Estados Unidos desde el siglo XIX”.

Un oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos en el Aeropuerto Internacional de Miami el 4 de marzo de 2015 en Miami, Florida. (Joe Raedle/Getty Images)

“También tendrá el beneficio a largo plazo de proteger a los contribuyentes al garantizar que las personas que emigran a este país no se conviertan en una carga pública, que puedan mantenerse por sí mismos, como lo han hecho los inmigrantes en el pasado”, agregó. “No es solo una receta para su propio éxito, sino también para el éxito de Estados Unidos que surge de nuestro sistema de inmigración”.

La regla cambia la orientación de 1999, que aconseja a los funcionarios de inmigración que no tengan en cuenta la dependencia de los beneficios públicos al evaluar las solicitudes de la green card.

“La dificultad que hemos tenido durante los últimos 20 años bajo la guía de 1999 es que anticipaba una regla que nunca se introdujo y era una guía bastante minimalista y no ha sido particularmente útil en el trabajo que hacemos en la USCIS”, dijo Cuccinelli, llamando a la nueva regla un “intento mejor y más completo”.

Una persona que utiliza beneficios públicos no será descalificada automáticamente, pero será un “factor que pesará mucho”, dijo el director interino al Washington Times.

“No hay una fórmula”, dijo. “Se pretende que sea una determinación caso por caso”.

Si a alguien se le niega una green card, no serán deportados, sino que permanecerán en el estado migratorio que tenían.

Algunos activistas por los derechos de inmigración criticaron la nueva regla, alegando que es antiinmigrante.

“La llamada ‘regla de carga pública’ de la administración Trump es un pretexto endeble para cerrar la puerta de Estados Unidos a los inmigrantes de clase media y trabajadora”, dijo David Leopold, un destacado abogado de inmigración, al Times. “En pocas palabras, no hay problema que solucionar”.

La agente supervisora de la Patrulla Fronteriza, Marlene Castro, habla con un grupo de extranjeros ilegales que acaban de cruzar el Río Grande desde México hacia los Estados Unidos en el Condado de Hidalgo, Texas, el 26 de mayo de 2017. (Benjamin Chasteen/La Gran Época)

El 63 por ciento de hogares de ciudadanos no estadounidenses utilizan la asistencia social

Un informe a fines del año pasado dijo que el 63 por ciento de los hogares de ciudadanos no estadounidenses utilizan programas de asistencia social, en comparación con el 35 por ciento de los hogares de ciudadanos estadounidenses.

El Centro de Estudios de Inmigración dijo que analizó los datos de la Oficina del Censo para el informe. Los no ciudadanos incluían a inmigrantes ilegales.

“En el 2014, el 63 por ciento de los hogares encabezados por un no ciudadano informaron que utilizaron al menos un programa de asistencia social, en comparación con el 35 por ciento de los hogares encabezados por nativos”, dijo el centro.

“El uso de la asistencia social se reduce al 58 por ciento para los hogares no ciudadanos y al 30 por ciento para los hogares nativos si los pagos en efectivo del Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo (EITC) no se cuentan como asistencia social. Los beneficiarios del EITC no pagan impuestos federales sobre la renta. Al igual que otros servicios de asistencia social, el EITC es un programa contra la pobreza y con recursos probados, pero a diferencia de otros programas, uno tiene que trabajar para recibirlo. En comparación con los hogares nativos, los hogares no ciudadanos tienen un uso mucho mayor de los programas de alimentos (45 por ciento frente al 21 por ciento para los nativos) y Medicaid (50 por ciento frente al 23 por ciento para los nativos)”.

“Incluyendo el EITC, el 31 por ciento de los hogares dirigidos por no ciudadanos reciben asistencia monetaria, en comparación con el 19 por ciento de los hogares nativos. Si el EITC no está incluido, el recibo de efectivo de los hogares no ciudadanos es ligeramente inferior al de los nativos (6 por ciento frente a 8 por ciento)”, agregó.

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS