Nueva Silverado 1500: Más grande y potente, pero sin factor “wow”

Por Roger Rivero
22 de Abril de 2019 Actualizado: 22 de Abril de 2019

Nadie disputa la importancia a de las camionetas en el mercado automovilístico de Norte América. Los “tres grandes de Detroit” –Ford, Chevrolet y RAM– vendieron 2.2 millones de unidades el pasado año, y hablamos solo de camionetas de tamaño completo o “full size”, a las que debemos sumar poco menos de 200,000 comercializadas por Toyota y Nissan. Cada nuevo modelo se espera con gran excitación, como es el caso de la totalmente rediseñada Chevy Silverado 1500, que llega más grande y liviana que el modelo que sustituye.

El hecho de que la Chevrolet Silverado 1500 del 2019 sea una camioneta más capaz que la que reemplaza no debería ser una sorpresa. Chevy sabe que los compradores exigen mejoras continuas para optimizar el servicio de remolque y transporte a lugares de trabajo de contratistas o alrededor de granjas en el corazón de América. Sin embargo, el trabajo de la camioneta de media tonelada ya no termina allí. Ahora tiene que ser más eficiente, andar mejor en la carretera, tener un interior adecuado para familias y ser lo suficientemente elegante como para acumular cierta credibilidad en la calle. Apropiadamente, esas son todas las cosas que Chevy abordó en la última versión de Silverado.

Los cambios son sustanciales en el tren de poder.  V-6 de 4.3 litros de nivel de entrada no ha cambiado, pero hay dos nuevos motores: un turbodiésel de 3.0 litros, que estará disponible en poco tiempo, y un turbo de 2.7 litros de 310 caballos de 4 cilindros en línea. Los dos motores de V-8 existentes ahora cuentan con la nueva tecnología de Administración dinámica de combustible (DFM) de Chevy, que mejora el sistema de desactivación de cilindros al emplear 17 modos de disparo diferentes y apagar hasta seis cilindros, según la demanda de torque que reclame el conductor. La Silverado con transmisión de ocho velocidades y motor de V-8 de 5.3 litros puede lograr 16 millas por galón en manejo combinado, un empate con la Ford F-150 de 10 velocidades y un numero de consumo estimable si se considera el tamaño de este vehículo.

Cambiar por completo la apariencia de una camioneta es un desafío que no muchas veces los fabricantes están dispuestos a afrontar. Chevrolet merece mérito por tratar de animar un poco las cosas en un vehículo que ha sido siempre caracterizado por sus formas cuadradas y poco aerodinámicas. La parte delantera está ocupada con una gran parrilla, luces divididas que aportan modernidad y elementos Aero mezclados para una apariencia interesante. El aspecto necesario de hombros anchos y aspecto “macho” de la camioneta Norteamericana se mantiene y ¿de qué otra forma podría ser?

En el interior comienzan a mostrarse algunas debilidades en la Silverado. Tanto el diseño como la selección de materiales está distante de siquiera alcanzar a sus dos más encarnizados rivales, la Ford F-150 a la RAM 1500. Es cierto que en los acabados superiores como el High Country se puede encontrar mejor compostura, pero en sentido general, los interiores de la Silverado se quedan cortos.  Otra área donde Chevrolet ha sorprendido y no de forma grata con la nueva Silverado es la de seguridad. Mientras que muchos fabricantes están entregando las prestaciones más importantes como advertencia de colisión con frenado de emergencia de forma estándar, GM ha rehusado hacerlo en esta ocasión, dejando a los niveles básicos de la Silverado desprovistos de ellas.

En cambio, Chevrolet se empeña en agradar al comprador tradicional de su gran caballo de batalla, mejorándola en aspectos estrechamente observado por ellos. La Silverado 2019 tiene casi 7 pulgadas más de ancho de cama sobre la camioneta que sustituye. El número de amarres para atar carga en la cama aumenta a 21, y hay 3 pulgadas más de espacio para las piernas en la parte trasera.

En el frente de capacidad, la de remolque se mejoró en un 5 por ciento para llegar hasta las 12,200 libras, mientras que la capacidad de carga útil máxima aumentó un 11 por ciento a 2,500 libras. Es fácil entender entonces que en la Silverado se ha dado prioridad a la usabilidad y en algún sentido a complacer a quienes busquen familiaridad en la popular camioneta. A fin de cuentas, Silverado tiene la tasa más alta de lealtad por parte de sus dueños según la firma de investigación de la industria Auto Pacific. Más del 76 por ciento de los compradores de Silverado 1500 han sido dueños de una en el pasado, números solo comparables con los de la Toyota Tundra con un 73 por ciento.

El futuro comprador tendrá que hacer algún “trabajo de campo” antes de decidir qué Silverado comprar, sobre todo si es comprador por primera vez. Hay mucho para elegir, con ocho terminados, cada uno con diferencias marcadas y capacidades distintas. La más barata sería una Work Truck que con motor de V6 y cabina regular comienza en los $28,300. Le sigue la Custom, Custom Trail Boss, LT, RST, LT Trail Boss, LTZ y la más cara de todas, una High Country comienza en los $53,000, pero agregando “pitos y flautas’ se puede llegar a los $70,000 dólares sin darse cuenta.

Antes de sumergirse en la elección de un acabado, le recomendamos primero determinar qué estilo de cabina necesita -cabina regular, doble o de tripulación- también la longitud de cama y el motor que desea. Elegir esas tres cosas reducirá sus opciones y le brindará más paz mental, pues no todos los acabados ofrecen todas las combinaciones.

Para muchos compradores, una LT sería una gran elección. Está justo en el medio de la alineación, por lo que obtienes muchas funciones estándar y una buena variedad de funciones disponibles. Tampoco te costará tanto como los recortes superiores.

Los compradores que deseen las características más posibles, especialmente aquellos interesados ​​en la tecnología de asistencia al conductor querrán uno de los dos ajustes más altos, el LTZ y el High Country. Ofrecen varias características que no se encuentran en ningún recorte inferior.

Como consideración final, aquellos que aman aventurarse en el fango y la terracería querrán uno de los dos adornos Trail Boss, que vienen con características adicionales fuera de la carretera. General Motors juega con cautela y evita el factor “wow” en la nueva Silverado 2019. Mejora los parámetros de los cuales el consumidor de este tipo de autos está pendiente, y deja al margen -quizás para incrementar ganancias- otros detalles que para algunos son pura cosmética.

TE RECOMENDAMOS