Nueva tripulación de ISS avanza sobre Marte como destino

22 de Marzo de 2016 Actualizado: 22 de Marzo de 2016

A las 3:10 GMT de este sábado, la tripulación del Soyuz ingresó a la Estación Espacial Internacional (International Space Station: ISS) luego de su despegue de la base Baikonur el viernes y del acoplamiento. El estadounidense Jeff Williams  y los rusos Alexey Ovchinin y Oleg Skripochka de Roscosmos, son los tres astronautas que ingresaron a la Estación Espacial y permanecerán en ella cinco meses y medio, anunció la NASA.

Los seis astronautas que actualmente ocupan la Estación e integran la Misión 47, realizarán investigaciones musculo-esqueléticas, químicas y demostraciones tecnológicas: investigarán los efectos del vuelo espacial en el sistema músculo-esquelético y la capacidad de los comprimidos para disolverse en microgravedad.

Asimismo probarán cómo la robótica puede hacer un equipo más pequeño para reducir al mínimo el espacio dedicado a los equipos y dejar más espacio para la tripulación durante una misión de larga duración.

Estas investigaciones mostrarán cómo la tripulación de la estación espacial podría ayudar al avance del viaje de la NASA a Marte, a la vez que genera descubrimientos que pueden beneficiar a la humanidad.

Los recién llegados se unen al astronauta de la NASA y comandante de la estación Tim Kopra, a Tim Peake astronauta británico de la Estación Espacial Europea y al cosmonauta ruso Yuri Malenchenko, quienes han realizado durante los días previos al arribo de los nuevos ocupantes, “una amplia variedad de experimentos científicos” de microgravedad, biología, biotecnología, ciencia física y geofísica, informó la Nasa el pasado 9 de marzo.

Esta misión está encargada de estudiar la microgravedad y la radiación. Peake ha trabajado “preparando la caja científica de microgravedad Glovebox para una investigación con ratones… Los científicos usarán la investigación para aprender a prevenir la atrofia muscular y la pérdida de masa ósea en el espacio”, aunque esto será “después de la llegada de la siguiente misión de SpaceX prevista para la primavera”.

El comandante Kopra usó Glovebox con “el estudio OASIS, que explora el comportamiento único de los cristales líquidos en condiciones de microgravedad con potenciales beneficios para los dispositivos de visualización en la Tierra y en naves espaciales”, y participa en el análisis de los efectos de vivir en el espacio en el rendimiento cognitivo, mediante pruebas cortas por ordenador.

Por su parte, el cosmonauta Malenchenko estudia la exposición a la radiación en el lado ruso de la Estación Espacial Internacional usando tejido simulado, además de transferir la carga de la nueva nave de reabastecimiento 62P acoplada en el compartimiento de acoplamiento Pirs.

A estos estudios se suman las investigaciones de los cambios que experimenta el cuerpo humano al permanecer en el espacio durante periodos prolongados de tiempo.

Kopra y Peake han participado en “controles de la vista para el estudio de la Salud Ocular”, así como en los estudios de “los efectos secundarios y la dosis de medicamentos en el cuerpo humano” al vivir en el espacio. Malenchenko por su parte participa en el estudio que investiga cómo las tripulaciones internacionales y los controladores de la misión se relacionan entre sí durante las misiones.

Algunos de los efectos físicos del ser humano en el espacio fueron divulgados recientemente por la profesora Naomi Brook (Universidad de Stirling, Reino Unido).

La propia estación “es un laboratorio de microgravedad en el que un equipo internacional de seis personas viven y trabajan mientras viajan a una velocidad de cinco millas por segundo, en órbita alrededor de la Tierra cada 90 minutos”, considerado por ello un lugar excepcional donde convergen la ciencia y la innovación tecnológica al servicio de avances en investigaciones que no serían posibles en la Tierra.

Y más aún, la ISS es vista como “el trampolín para el próximo gran salto de la NASA en la exploración, al permitir desarrollos tecnológicos y de investigación que beneficiarían a la exploración humana y robótica en destinos más allá de la órbita terrestre baja, que incluyen a los asteroides y a Marte”.

Por ello en esta última zaga, la nueva tripulación no será la única en llegar a la Estación Internacional, este martes 22 también recibirá a la nave espacial Cygnus que le suministrará equipo y materiales de investigación para realizar estudios de fuego, meteoritos, regolito, adhesión e impresión en 3D en condiciones de microgravedad.

TE RECOMENDAMOS