Nueva York fiscaliza el acuerdo sobre la nueva sede de Amazon

Por EFE
14 de Diciembre de 2018 Actualizado: 14 de Diciembre de 2018

El ayuntamiento de Nueva York está fiscalizando a través de una serie de audiencias el acuerdo entre Amazon y los gobiernos local y estatal para instalar la nueva sede de la compañía en Long Island City (Queens), que ha causado polémica por la opacidad de su negociación y el impacto sobre sus habitantes.

“Esta audiencia es bastante atípica. Para un proyecto de uso de terreno de semejante tamaño, el Concejo suele estar muy involucrado en las negociaciones y tiene un asiento real en la mesa. Eso no ocurrió en este caso”, denunció anoche el portavoz municipal, Corey Johnson, en la primera de las sesiones de investigación.

Johnson y otros concejales recogieron mediante una campaña en Twitter preguntas de los ciudadanos para dos ejecutivos de Amazon presentes en la audiencia, entre ellas “por qué deberíamos dar casi 3.000 millones de dinero público a la firma más rica del mundo en lugar de centrarnos en problemas” como el transporte o la vivienda.

La ciudad y el estado de Nueva York ofrecerán unos 3.000 millones de dólares en beneficios fiscales para Amazon, cifra que han protestado vecinos y representantes locales, que denuncian un sistema de metro y de vivienda pública en estado de dejadez, escuelas abarrotadas y alquileres cada vez más caros en la zona.

En la audiencia acogida por el Comité de Desarrollo Económico del consistorio, Johnson reclamó que “se debe escuchar a la gente” y remitió a la falta de transparencia de la negociación sobre la sede, para la que dijo que el Concejo tenía competencia, ya que aborda el uso de terreno.

Siguiendo el proceso adecuado, reivindicó, la comunidad podría defender los cambios que considere “porque sabe lo que supone añadir 25.000 trabajadores o un ruidoso helipuerto a un área”, en referencia al helipuerto supuestamente solicitado por Amazon.

“¿Por qué necesitan un helipuerto como parte del acuerdo? ¿Se dan cuenta de cómo de alejado de la realidad les parece eso a los neoyorquinos?”, preguntó Johnson al vicepresidente de políticas públicas Brian Huseman y la jefa de desarrollo económico global, Holly Sullivan, que respondieron que lo pagará la empresa.

Medios locales señalan que los ejecutivos mantuvieron un tono corporativo, que no concretaron cuántos empleos se iban a ofrecer a los vecinos frente al talento importado, y que mantener privados los detalles del acuerdo es una práctica habitual. Habrá una segunda audiencia durante el mes de enero, aunque no se concretó la fecha.

Esta semana causó polémica también una información publicada por The Wall Street Journal sobre la propuesta con la que entes públicos de la ciudad y el estado atrajeron a Amazon a Nueva York.

Según el WSJ, los entes ofrecieron docenas de espacios en el área, incluido un edificio histórico, y la estatal Empire State Development (ESD), incluso ofreció ayuda para obtener propiedades mediante “expropiación”, sujeta a aprobación pública.

El secretario de prensa del alcalde Bill de Blasio, Eric Phillips, rechazó lo expuesto por el diario y aseguró que la expropiación es un poder más que tiene ESD y que “nunca fue parte del acuerdo, ni lo será”.

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, crítica con la llegada de Amazon a Nueva York, escribió en Twitter que la compañía ha contratado a exconcejales “para que le hagan lobby” y que se está construyendo el “pueblo digital de una compañía” con el dinero pero sin el consentimiento del público.

 

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación>

TE RECOMENDAMOS