Nuevo funcionario chino a cargo de asuntos de Hong Kong busca integrarla con China continental, dicen analistas

Por Nicole Hao
11 de Enero de 2020 Actualizado: 11 de Enero de 2020

El nuevo representante de Beijing en Hong Kong se reunió recientemente con Carrie Lam, líder del gobierno de la ciudad el 9 de enero.

El día anterior, visitó Shenzhen, la ciudad del sur de China que limita con Hong Kong, lo cual llevó a los analistas a creer que se le había encomendado la tarea de promover el proyecto del Área de la Gran Bahía (GBA) en Hong Kong.

Lanzado en julio de 2017 por el gobierno central chino, el proyecto GBA tiene como objetivo conectar las economías de la provincia china de Guangdong, Hong Kong y Macao. Las dos antiguas colonias europeas, junto con nueve ciudades de China continental en Guangdong, se convertirían en parte de un nuevo centro tecnológico y de fabricación similar al área de la Bahía de San Francisco.

Encuentro de Luo con Lam

En la tarde del 9 de enero, Luo Huining, el nuevo jefe de la Oficina de Enlace de Hong Kong, se reunió con Carrie Lam, la directora ejecutiva de Hong Kong, en su residencia oficial en el distrito central.

La Oficina de Enlace emitió un comunicado de prensa sobre la reunión. Luo y Lam no hablaron directamente con los medios.

Según el comunicado, Luo respaldó los esfuerzos de Lam para “mantener la estabilidad social” durante estos últimos meses, y agregó que la oficina prestará su apoyo a Lam. Ese cambio de frase es un eufemismo de uso frecuente por parte del régimen chino que significa aplastar la disidencia.

Durante más de seis meses, los hongkoneses han organizado protestas masivas contra la intrusión de Beijing en los asuntos de la ciudad, acusando a Beijing de violar su promesa de preservar las libertades y la autonomía del territorio tras su transferencia de soberanía de Gran Bretaña a China en 1997.

El comunicado de prensa también mencionó que acordaron “restaurar el orden social y detener la violencia”, una frase que la policía de Hong Kong ha utilizado para describir sus esfuerzos para sofocar las protestas, y desarrollar el GBA. Muchos manifestantes se oponen al GBA, ya que consideran el intento de Beijing de integrar Hong Kong con China continental.

Esa misma tarde, Luo también visitó a Tung Chee-hwa, el primer director ejecutivo de Hong Kong después de la entrega de 1997. También es uno de los 24 vicepresidentes de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, un órgano asesor político del Partido Comunista Chino (PCCh).

Según otro comunicado de prensa oficial de la Oficina de Enlace, Tung habló con Luo sobre “la situación social actual de Hong Kong y los conflictos profundamente arraigados”.

La directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, habla durante su conferencia de prensa semanal en Hong Kong el 7 de enero de 2020. (PHILIP FONG/AFP a través de Getty Images)

Viaje a Shenzhen

Mientras tanto, el medio estatal Shenzhen News informó el 9 de enero que Luo dirigió a cinco de los siete subdirectores de la Oficina de Enlace para visitar Shenzhen el 8 de enero.

Entre los funcionarios del PCCh que se reunieron con el séquito estuvieron: el jefe del partido de la ciudad de Shenzhen, Wang Weizhong, y el alcalde de Shenzhen, Chen Rugui.

Durante la reunión, ambas partes discutieron la cooperación entre los dos gobiernos y el proyecto GBA, especialmente promoviendo la juventud para establecer negocios en la otra ciudad y mejorando el comercio, según Shenzhen News.

Wang había trabajado para Luo desde junio de 2016 hasta febrero de 2017, cuando Luo era el jefe provincial del partido en Shanxi.

Tarea principal

Tang Jingyuan, comentarista estadounidense de asuntos de China, cree que la visita de Luo a Shenzhen sugiere que “la tarea principal de Luo debería ser el proyecto GBA”, en una entrevista el 9 de enero.

En el pasado, el líder chino Xi Jinping elogió a Macao como un modelo de una región donde “un país, dos sistemas” ha tenido éxito.

Tang señaló que si bien las inversiones de Beijing en Macao produjeron más riqueza para el territorio, sus libertades se han visto cada vez más erosionadas.

“La teoría del PCCh está guiando a las personas a buscar dinero, para que las personas no tengán ambiciones políticas”, dijo Tang.

De acuerdo con cifras del gobierno de Macao publicados en Macauhub, el PBI de Macao era de USD 55.000 millones en 2018, con un PBI per cápita de USD 81.600, la cuarta región más rica del mundo y 8,5 veces del PBI per cápita de China, UAS 9633, de acuerdo con el FMI (Monetario Internacional Fondo).

Mientras tanto, la última vez que el grupo de derechos humanos Freedom House clasificó la libertad de Macao por separado de China continental fue en 2004, cuando fue calificada como “parcialmente libre” debido a la falta de derechos políticos y libertad de prensa.

El régimen chino espera que el proyecto GBA pueda beneficiar de manera similar a Hong Kong financieramente, dijo Tang, “pensando que los habitantes de Hong Kong no buscarán el sufragio universal si tienen más dinero”.

Entre las demandas de los manifestantes de Hong Kong se encuentran el sufragio universal en las elecciones para el jefe ejecutivo y para los representantes ante la legislatura de la ciudad. El presidente ejecutivo es votado actualmente por un comité electoral compuesto principalmente por élites pro Beijing.

A juzgar por el primer discurso público de Luo el 6 de enero, que dio un tono más conciliador similar al discurso de Año Nuevo de Xi, Tang predijo que Luo no detendría las protestas en este momento.

Las protestas se han calmado después de que los candidatos políticos a favor de la democracia obtuvieron una victoria aplastante en las elecciones del consejo de distrito a fines de noviembre. Casi al mismo tiempo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también promulgó dos proyectos de ley de derechos humanos en apoyo de los manifestantes.

“Si el PCCh quiere desarrollar la economía de Hong Kong, no puede continuar la represión [de las protestas]”, predijo Tang.

Pero Shi Shi, otro comentarista de China con sede en Estados Unidos, le dijo al Epoch Times en idioma chino que la adopción de Luo del proyecto GBA significa que Beijing no ha cambiado sus políticas represivas en Hong Kong y querrá eventualmente “convertir a Hong Kong en una ciudad continental”, dijo Shi.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS