Nunca pidas una rodaja de limón para tu bebida en los restaurantes, esta es la impactante razón

Por Robert Jay Watson
03 de Agosto de 2019 Actualizado: 03 de Agosto de 2019

Una de las cosas favoritas para hacer en verano es ir a un restaurante y tomar un vaso de agua con hielo y llenarlo tantas veces como quieras.

Para mejorar aún más estas sesiones de hidratación, es habitual pedir una rodaja de limón para acompañar al agua. ¿Qué podría ser mejor que el sabor ácido y cítrico, y la gran cantidad de vitamina C que obtienes del limón?

Pues aparentemente, también obtienes otras cosas en esa rodaja de limón, que no son las que quieres.

Todos sabemos que los limones, junto con sus primos cítricos, las naranjas y toronjas, tienen increíbles propiedades antibacterianas e incluso antifúngicas. El citrón, el ancestro genético de nuestro moderno limón amarillo, tiene un nombre oficial que explica todo: citrus medica.

Imagen ilustrativa (marijana1/Pixabay)

De hecho, un estudio reciente demostró que el jugo de limón se puede usar como agente de limpieza para matar algunos de los patógenos que causan diarrea. Entonces, dadas las maravillosas propiedades de los cítricos, deberíamos querer esa rodaja de limón en nuestras bebidas más que nunca, ¿verdad?…¡No tan rápido!

El problema definitivamente no tiene nada que ver con el limón en sí. Como de costumbre, el error humano es el culpable, ¡no la naturaleza! Un estudio realizado hace varios años llamado Flora microbiana en las rodajas de limón de restaurante adoptó un enfoque muy básico a la pregunta “¿Qué hay en las rodajas de limón que los restaurantes ponen en nuestras bebidas?”

Su método fue simple. Usaron un hisopo para quitar cualquier cultivo de la cáscara y pulpa de limón colocada en vasos de agua o refrescos de los comensales y lo llevaron al laboratorio. Como escribieron los autores del estudio: “las muestras se recolectaron subrepticiamente, sin el conocimiento del personal del restaurante”, así como “antes de tomar un sorbo y antes de que el patrón tocara la rodaja de limón”.

Luego observaron qué cultivos crecieron y florecieron a partir de las muestras. ¡Los resultados fueron nada menos que impactantes!

Imagen ilustrativa (Eagle_/Pixabay)

De los 76 limones probados en casi dos docenas de restaurantes diferentes, un 70 por ciento “produjo un crecimiento microbiano, ya sea de la cáscara, la pulpa o ambos”. Cuando el estudio reveló la lista de bacterias que estaban presentes en la cáscara y la pulpa, incluyó varias formas de e.coli, que pueden producir toxinas que causan enfermedades e incluso pueden causar la muerte.

Quizás lo más inquietante fue la presencia de enterococos faecalis (también conocido como streptoccocus faecalis). El nombre lo dice todo. Estas bacterias solo pueden ser el resultado de la contaminación fecal de humanos u otros animales como ratones o ratas. Piensa en esto por un segundo mientras contemplas la rodaja de limón en tu té helado.

Imagen ilustrativa (Free-Photos/Pixabay)

Los investigadores que escribieron el estudio escribieron que estos “podrían provenir de la punta de los dedos de un empleado de un restaurante a través de la contaminación humana de heces o carne cruda o aves de corral. Podrían haber contaminado los limones incluso antes de llegar al restaurante”.

Mientras tanto, el estudio también encontró evidencia extensa de levaduras en los limones. Si bien las cocinas de los restaurantes pueden tener muchas levaduras en el aire a partir de todos los ingredientes diferentes y muchos limones se cortan al comienzo del día y luego se quedan ahí durante muchas horas, existe otra posibilidad más inquietante.

“Las levaduras podrían haberse originado a partir de secreciones orales, fecales o vaginales que contaminan las yemas de los dedos de un empleado de un restaurante u otro manipulador de alimentos”. Bueno, eso no es realmente lo que quieres escuchar.

Si bien el estudio no analizó las bebidas alcohólicas, que con frecuencia también incluyen cítricos en rodajas como guarnición, los mismos procesos probablemente estén funcionando, es decir, el personal del restaurante no limpia adecuadamente sus superficies de trabajo o utensilios de cocina o simplemente no se lava las manos luego de ir al baño.

En cuanto a mí, creo que pediré mis bebidas sin limón en el futuro, ¡a menos que sea en un restaurante que tenga un alto nivel de higiene!

Mira a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

[/epoch_video][/epoch_video]

TE RECOMENDAMOS