Obama aprobó acusar a Rusia de hackeo al DNC antes de que el FBI recibiera imágenes de servidores

Por Ivan Pentchoukov
07 de Junio de 2022 11:55 AM Actualizado: 07 de Junio de 2022 11:55 AM

El presidente Barack Obama aprobó una declaración de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos en octubre de 2016 en la que se acusaba a Rusia de robar correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC), a pesar de que el gobierno de Estados Unidos no había obtenido las imágenes de los servidores del DNC, cruciales para determinar si Moscú estaba involucrado en el robo.

Los correos electrónicos del FBI hechos públicos recientemente durante el juicio contra el abogado del DNC, ahora absuelto, Michael Sussmann, muestran que la oficina todavía estaba en proceso de solicitar imágenes de los servidores del DNC el 13 de octubre de 2016. Las imágenes de los servidores, que equivalen a una copia virtual de la presunta escena del crimen, fueron tomadas por la empresa privada de ciberseguridad CrowdStrike.

El 7 de octubre, seis días antes de que CrowdStrike aceptara enviar por correo las imágenes de los servidores al FBI, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI, por sus siglas en inglés) publicaron una declaración en la que acusaban a Rusia de hackear organizaciones políticas estadounidenses y de difundir los correos electrónicos que presuntamente habían sido robados mediante el hackeo. La declaración fue aprobada y alentada por Obama, según el entonces secretario del DHS, Jeh Johnson.

“El presidente aprobó la declaración. Sé que quería que hiciéramos la declaración. Así que definitivamente fue una declaración del gobierno de los Estados Unidos, no solo de Jim Clapper y mía”, dijo Johnson al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes en junio de 2017, refiriéndose al entonces director de Inteligencia Nacional James Clapper.

El DHS, el ODNI y la oficina de Barack Obama no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El comunicado del 7 de octubre de 2016 decía que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, compuesta por más de una docena de agencias, incluido el FBI, estaba “segura de que el gobierno ruso dirigió los recientes compromisos de correos electrónicos de personas e instituciones estadounidenses, incluyendo de organizaciones políticas de Estados Unidos”.

“Las recientes revelaciones de presuntos correos electrónicos hackeados en sitios como DCLeaks.com y WikiLeaks y por la imagen pública online Guccifer 2.0 son consistentes con los métodos y motivaciones de los esfuerzos dirigidos por Rusia”, dice el comunicado.

El hecho de que no hubiera imágenes de los servidores en el momento en que se publicó el comunicado pone de manifiesto la cuestión de qué utilizó la comunidad de inteligencia para establecer la participación de Rusia.

El 31 de agosto de 2016, CrowdStrike proporcionó un informe sobre el hackeo del DNC al FBI. El agente especial del FBI que revisó el informe lo calificó de “tener muchas partes no desclasificadas”, según el informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la investigación de Rusia. El director adjunto del FBI, James Trainor, estaba tan frustrado con las partes tachadas que “dudaba de su integridad porque sabía que un abogado externo lo había revisado”.

El “abogado externo” al que se refería Trainor es, casi con toda seguridad, Michael Sussmann, que sirvió como punto de contacto del DNC para todos los asuntos relacionados con la intrusión. Sussmann fue absuelto el mes pasado de un cargo de mentir al FBI sobre si representaba al DNC cuando llevó al FBI documentación técnica que alegaba una conexión entre el entonces candidato presidencial Donald Trump y Rusia. Los agentes del FBI que revisaron el documento encontraron en 24 horas que las afirmaciones que contenía eran infundadas.

El 30 de septiembre de 2016, una semana antes de la publicación del comunicado que acusaba a Rusia del hackeo, el FBI seguía buscando copias desclasificadas de los informes de CrowdStrike. Ese día, el agente del FBI Adrian Hawkins enumeró las copias desclasificadas de los informes de CrowdStrike como la solicitud prioritaria número uno al DNC, según otro correo electrónico hecho público como prueba del juicio en el caso Sussman.

El FBI nunca recibió los informes desclasificados, según una presentación judicial del gobierno en el caso contra Roger Stone. Según la presentación, los abogados del DNC dijeron a los fiscales que “ninguna información no desclasificada” en los informes de CrowdStrike “se refería a la atribución del ataque a actores rusos”.

El abogado especial Robert Mueller alegó que el hackeo del DNC durante el cual se robaron los correos electrónicos tuvo lugar entre el 25 de mayo y el 1 de junio de 2016 o en torno a esa fecha. Ese marco temporal es significativo porque CrowdStrike ha dicho desde entonces a The Epoch Times que los sistemas del DNC no fueron hackeados durante ese periodo de tiempo. Crowdstrike había desplegado 200 sensores y otras tecnologías contra la intrusión en la red del comité en la primera semana de su intervención, que comenzó el 1 de mayo de 2016.

“No hay indicios de que se hayan producido violaciones posteriores en la red corporativa del DNC ni en ninguna de las máquinas protegidas por CrowdStrike Falcon”, dijo la empresa a The Epoch Times en agosto de 2020.

El presidente de CrowdStrike, Shawn Henry, que estuvo a cargo del trabajo de la firma en la infiltración del DNC, ha dicho a los investigadores del Congreso que su compañía no tenía pruebas concretas de que los correos electrónicos habían sido robados del DNC.

“Tenemos indicadores de que se exfiltraron datos. No tenemos pruebas concretas de que los datos fueron exfiltrados del DNC, pero tenemos indicadores de que fueron exfiltrados”, dijo Henry a los legisladores el 5 de diciembre de 2017.

El presunto hackeo del DNC y la posterior publicación de los correos electrónicos del comité fue el nexo de las acusaciones de colusión con Rusia que afectaron a la administración del presidente Donald Trump.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.