Observan en vivo evolución de un cáncer desde la primera célula

29 de Enero de 2016 Actualizado: 29 de Enero de 2016

Investigadores observaron en vivo el nacimiento de un cáncer en un animal, desde la primera célula afectada, y prosiguieron durante su propagación, una novedad que podría ayudar a entender mejor el melanoma, un cáncer agresivo de la piel.

El trabajo, publicado el jueves en la revista estadounidense Science, puede abrir la vía a nuevos tratamientos orientados al tumor antes de que empiece a desarrollarse.

“El gran misterio es el hecho de por qué las células en el organismo tienen ya mutaciones observadas en el cáncer, pero no se comportan como tal”, indica el doctor Charles Kaufman, investigador del Laboratorio Zon en el Hospital de Niños de Boston, autor principal de la investigación.

“Descubrimos que el cáncer se desencadena tras la activación de un agente carcinógeno o la pérdida de un gen supresor de tumores, lo que puede ocurrir cuando una sola célula vuelve al estado de célula madre”, detalla.

 

En este proceso intervienen varios genes, a los que se podría apuntar para prevenir el cáncer cuando comienza a desarrollarse, explican los investigadores.

Para esta investigación, utilizaron al pez cebra, un importante modelo de estudio debido a que sus embriones son transparentes, para rastrear el nacimiento de un melanoma.

Todos los peces usados en este trabajo fueron manipulados genéticamente para ser portadores de una mutación cancerígena humana que se encuentra en la mayoría de los lunares. Además carecían del gen supresor de tumores denominado p53.

Los autores modificaron estos peces cebra para que las células se iluminaran verde fluorescente si un gen llamado “crestin” se activaba. Lo que indica la activación de un programa genético característico de las células madre. Estas células, de alguna manera vírgenes, pueden crear todos los tejidos y órganos del organismo.

Normalmente, el programa deja de funcionar luego del desarrollo del embrión, pero puede a veces, por razones desconocidas, activarse de nuevo en algunas células.

“Vimos los puntos fluorescentes verdes en algunos de estos peces, y todos a los que seguimos luego se convirtieron en un 100% en casos de tumores cancerosos”, afirmó Leonard Zon, director de laboratorio de investigación de células madre en el Hospital de Niños de Boston, otro de los autores de este descubrimiento.

Los investigadores constataron que estas primeras células cancerígenas son parecidas a las que en las células madre forman los melanocitos que pigmentan la piel.

Una célula entre las decenas de millones que se encuentran en un lunar se convertirá en un melanoma, estima Kaufman. Por lo que los investigadores consideran que su descubrimiento podría posibilitar el desarrollo de nuevas pruebas genéticas para determinar si los lunares sospechosos pueden convertirse en cancerígenas y producir además tratamientos para evitar que evolucionen como cáncer.

TE RECOMENDAMOS