Rayos al centro de la Vía Láctea pueden ser de estrellas moribundas

30 de Abril de 2015 Actualizado: 02 de Mayo de 2015

Un grupo de astrónomos descubrieron resplandores más intensos en el centro de la Vía Láctea al usar el telescopio NuSTAR de la NASA, y sugieren que se trata de grupo unas estrellas moribundas.

“La misteriosa luz de rayos X de alta energía podría corresponder a los “aullidos” de las estrellas que mueren mientras sirven de alimento para sus estrellas compañeras”, dijo Kerstin Pérez, de la Universidad de Columbia en Nueva York.

En el centro de la Vía Láctea, según el investigador, alrededor del gran agujero negro supermasivo llamado Sagitario A*, del cual ya se conoce su existencia, hay muchas estrellas jóvenes y viejas, además de agujeros negros más pequeños y otras variedades de “cadáveres” estelares.

La nueva región detectada alrededor del agujero negro supermasivo tiene unos 40 años luz de diámetro, y se destaca por las inesperadas intensas emisiones.

“Casi todo lo que puede emitir rayos X está en el centro de la galaxia”, dijo Pérez. “La zona está llena de fuentes de rayos X de baja energía, de emisión muy débil cuando se las examina con el telescopio NuSTAR, por esta razón la nueva señal sobresale”, señalan el informe.

Los astrónomos creen que cuando las estrellas mueren, y pertenecen a pares binarios, puede que una se alimente de su compañera. Y en este proceso puede haber una erupción de rayos-X.

Como segunda teoría, proponen que se trate de una estrella púlsar, que corresponde a restos colapsados ​​de estrellas que explotaron en explosiones de supernovas. Estas pueden girar muy rápido y enviar intensos haces de radiación. A medida que los pulsares giran, los haces barren a través del cielo, y a veces los intercepta la Tierra, como si fueran faros.

“Podríamos estar presenciando los faros de una población hasta ahora oculta de púlsares en el centro de la galaxia”, dijo Fiona Harrison, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, investigador principal del NuSTAR. “Esto significa que hay algo especial en el ambiente en el centro de nuestra galaxia”.

Otra opción es que sean cadáveres estelares más pesados ​​llamados enanas blancas, que son los restos derrumbados, quemados de las estrellas masivas que no lograron estallar como supernovas.

“Nuestro Sol es una estrella de este tipo, y está destinado a convertirse en una enana blanca en unos cinco millones de años”, indica el documento.

Al transformarse en enanas blancas, cómo estas son mucho más densas que cuando eran estrellas comunes, la gravedad se hace más fuerte, permitiéndoles producir rayos X de alta energía.

Una tercera teoría es que las luces corresponden a pequeños agujeros negros que poco a poco se alimentan de las estrellas cercanas irradiando rayos X.

Una cuarta opción es que no sean ni estrellas ni agujeros negros, sino una neblina difusa de partículas cargadas de los llamados rayos cósmicos, originados en el agujero negro supermasivo al estar devorando material.

“Cuando los rayos cósmicos interactúan con el gas denso circundante emiten rayos-X.

Al referirse a las nuevas observaciones Chuck Hailey de la Universidad de Columbia no duda en revelar que el centro de la galaxia es en realidad “un lugar extraño”,concluye el equipo de NuSTAR.

La Via Láctea es más grande y con ondas, atravesada por otra galaxia o materia oscura

Dos teorias en las explosiones extremas vistas en el agujero negro

Enigma en torno al centro de la Vía Láctea

NASA revela el entorno del agujero negro de la Vía Láctea

TE RECOMENDAMOS