Ocio, pantallas y trabajo: Encontrando un equilibrio en nuestras vidas

Por JEFF MINICK
07 de Noviembre de 2020
Actualizado: 07 de Noviembre de 2020

Una amiga —la llamaré Maggie— y yo recientemente estábamos hablando por teléfono cuando surgió el tema del ocio, y preguntas como: Cuando terminamos nuestro trabajo, que a menudo parece interminable, ¿qué hacemos? ¿Y hay alguna diferencia entre la recreación y el ocio? Pasar una tarde en las sociales, ver un partido de fútbol en la televisión, pasear al atardecer por la playa, tallar juguetes de madera para los nietos: todo estos ofrecen un descanso del trabajo, pero ¿los beneficios son equivalentes?

Para Maggie, esposa, madre y profesional ocupada, cocinar y hornear ofrecen un respiro al trabajo. Sus recetas de cocina la alejan de la pantalla del computador y del teléfono, y le dan la satisfacción de crear sabrosos platos con sus propias manos.

Para mí, aparte de la lectura, que se sitúa por debajo de la respiración como una de las necesidades de la vida, no tengo verdaderos hobbies. No dibujo o pinto, no colecciono monedas o sellos, y no tomo fotografías de la naturaleza o paso los fines de semana recorriendo los senderos de mi condado.

Sin embargo, después de hablar con mi amiga, me di cuente que mi recreación favorita son las conversaciones con la familia o los amigos durante una comida o un vaso de vino. A diferencia de Maggie, que pasa horas al día en contacto con otros, yo vivo una vida de soledad, y es un placer pasar una tarde con los demás, hablando de política o literatura o simplemente de cosas cotidianas.

Pero las preguntas planteadas por Maggie persistieron, así que me dispuse a explorar lo que entendemos por ocio y entretenimiento, y sus beneficios.

En “Minimalismo Digital”, el profesor Cal Newport anima a la gente a retomar el ocio a través de actividades que “prioricen la actividad exigente sobre el consumo pasivo”. Imagen ilustrativa. (Adriano_Gadini/Pixabay)

Distracción digital

Como mucha gente, paso horas al día en el computador. La mayor parte de ese tiempo lo dedico a escribir artículos, pero también navego por ciertos sitios web para obtener noticias y temas para mis artículos, y respondo a los correos electrónicos.

Según el profesor de informática Cal Newport, el tiempo que pasa en una pantalla, incluso en las redes sociales, no se califica como una forma de ocio.

En “Minimalismo Digital: Eligiendo una vida enfocada en medio de un mundo ruidoso”, Newport señala que pocos de nosotros querríamos renunciar a nuestros dispositivos electrónicos, “pero al mismo tiempo, la gente está cansada de sentirse como si se hubieran convertido en esclavos de sus dispositivos”. Esta realidad crea un paisaje emocional desordenado donde se puede apreciar simultáneamente la capacidad de descubrir fotos inspiradoras en Instagram mientras reflexiona sobre la capacidad de esta aplicación para invadir las horas nocturnas que solía pasar hablando con amigos o leyendo”.

Entonces, ¿qué es el ocio?

Mi diccionario online da tres definiciones de ocio: “tiempo libre”, “tiempo libre para disfrutar” y “oportunidad que ofrece el tiempo libre para hacer algo”.

Las tres son descripciones precisas de cómo vemos el ocio. El “tiempo libre”, por ejemplo, podría describir las horas de la noche en las que los niños duermen y mamá y papá tienen una o dos horas preciosas para ellos. “Tiempo libre para disfrutar” podría incluir ver “Jane Austen” o un partido de fútbol en la televisión, tomar una siesta o examinar el último catálogo de Land’s End en busca de ropa escolar para los niños.

Pero es esa definición final, “la oportunidad que brinda el tiempo libre para hacer algo”, nos acerca más a un significado clásico de ocio.

Deténgase y huela las flores

Hace mucho tiempo, un profesor hizo que nuestra clase de filosofía leyera el libro: “El ocio: la base de la cultura” de Josef Pieper. Mis recuerdos del libro son vagos, y poco de su tema permanece conmigo hasta hoy.

Afortunadamente, María Popova de Brain Pickings ofrece un excelente análisis de este importante trabajo. Escrito en 1948, “solo un año después de que la palabra adicto al trabajo fuera acuñada”, el libro de Pieper es “un magnífico manifiesto para reclamar la dignidad humana en una cultura de adicción al trabajo compulsivo, triplemente oportuno hoy en día, en una época en la que hemos mercantilizado nuestra vida hasta el punto de confundir ganarse la vida con tener una vida”.

En su examen de la distinción de Pieper entre la holgazanería —él usó la acedia latina, o “desesperación de la languidez”, para describir este tipo de tiempo libre— y el ocio, Popova cita un pasaje de Pieper que resume mejor la idea central de su posición:

“El ocio no es la actitud de quien interviene sino de quien es abierto; no de quien se agarra sino de quien se deja llevar, de quien se deja llevar, y ‘se hunde’, casi como quien se duerme debe dejarse llevar. (…) La oleada de nueva vida que fluye hacia nosotros cuando nos entregamos a la contemplación de una rosa, de un niño dormido o de un misterio divino, ¿no es como la oleada de vida que proviene de un sueño profundo y sin sueños?”.

Citando el trabajo de otros cuatro autores al final de su artículo, Popova resume las ideas de Pieper sobre el ocio de la siguiente manera: “la paradoja del equilibrio entre trabajo y vida”, “el arte de la quietud”, “las recompensas espirituales de la soledad” y “recuperar nuestra capacidad diaria de alegría y asombro”.

Alegría más profunda

A la luz de estas cuatro cualidades, vemos que ciertas actividades cuentan como recreación o relajación sin calificar como ocio en su sentido más significativo. Bill juega videojuegos en su dormitorio todas las noches porque le alivian el estrés de sus estudios universitarios. Katie trabaja largas horas como abogada y pasa sus tardes bebiendo vino y viendo viejos programas como “Cheers” en Netflix. Como Bill, ella practica la quietud y la soledad, en cierto sentido, pero estas no le dan a ninguna de las dos una capacidad de alegría y asombro.

“Quietud” no significa necesariamente asumir una posición de loto o sentarse inmóvil en una silla. La quietud es una calma del interior, del alma si se quiere, donde en lugar de dar golpecitos en una pantalla o hacer planes para el día siguiente, simplemente nos damos un tiempo de reflexión interior, dejando a un lado los pesos de nuestro mundo y dejando que la tranquilidad y la reflexión tomen su lugar.

De la misma manera, la soledad no significa que debamos alejarnos de los demás. Incluso en medio de las distracciones de una cafetería, por ejemplo, podemos encontrar la soledad y la quietud que la acompaña. Con un poco de fuerza de voluntad, podemos alejarnos de nuestro entorno, y buscar esa “capacidad cotidiana de alegría y asombro” mencionada por Popova.

¿Recreación versus ocio?

A diferencia de Popova y Pieper, en “Minimalismo Digital” Newport hace del ocio sinónimo de recreación, siempre y cuando la actividad tenga lugar lejos de una pantalla. En su capítulo “Reclamar el Ocio”, anima a los lectores a “priorizar la actividad exigente sobre el consumo pasivo”, a “utilizar las habilidades para producir cosas valiosas en el mundo físico” y a “buscar actividades que requieran interacciones sociales estructuradas en el mundo real”. Estas actividades pueden ir desde hornear hasta participar en juegos de mesa, desde unirse a un grupo de ejercicio hasta poner una huerta en el jardín.

Tal vez la mejor distinción entre ocio y recreación es ésta: la recreación —un juego de voleibol con los amigos, una película especial de vacaciones con la familia, unas vacaciones en la playa— nos permite escapar del trabajo y, en cierto sentido, de nosotros mismos. A veces necesitamos ese tiempo libre, ese descanso del deber y la obligación.

El ocio, o “recreación profunda” si se quiere, no solo nos aleja del trabajo y del deber, sino también nos da un nuevo par de gafas para ver el mundo. El ocio nos invita a volver a ser como niños, mirando con asombro una puesta de sol sobre el océano, deleitándonos con la exploración de un arenero por parte de un niño pequeño, encontrando consuelo y amor al estar de pie sobre la tumba de un ser querido.

Necesitamos tanto la recreación como el ocio.

Recuperar nuestra humanidad

Los tres autores, Newport, Popova y Pieper, abogan por un equilibrio entre el trabajo y la vida fuera del trabajo, y en el caso de Newport, la vida fuera de nuestras pantallas.

Newport comienza “Minimalismo Digital” citando el título de un ensayo de la revista New York 2016 de Andrew Sullivan: “Yo solía ser un ser humano: El bombardeo interminable de noticias y chismes e imágenes nos ha convertido en usuarios maniáticos de la información. Me quebró. Podría romperlo a usted también”.

La recreación y el ocio nos permiten arreglar esos descansos, alejarnos de nuestro trabajo y conectarnos más plenamente con nuestro yo interior y con el mundo que nos rodea.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en casa en Asheville, N.C. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS