Oda de Roosevelt a la vida extenuante

Por Ryan Moffatt
25 de Septiembre de 2021
Actualizado: 27 de Septiembre de 2021

Figura casi mítica de la historia de Estados Unidos, Theodore Roosevelt encarnó la esencia misma de las virtudes masculinas. “La vida extenuante”, su gran discurso sobre el esfuerzo y el vigor, es una llamada a la acción intemporal. Este apreciado y a menudo citado discurso es una de las expresiones más elocuentes del idealismo estadounidense, tan relevante hoy como lo fue en la época de Roosevelt.

Pronunciado en Chicago en 1899, cuando Roosevelt era gobernador de Nueva York, el discurso combinaba la sabiduría estoica con un llamamiento a la industria y al esfuerzo individual para fomentar la prosperidad estadounidense. El discurso inicial resume la esencia de la visión de Roosevelt sobre Estados Unidos, que llegaría a definir su presidencia.

Dijo: “Deseo predicar, no la doctrina de la facilidad innoble, sino la doctrina de la vida extenuante, la vida de trabajo y esfuerzo, de trabajo y lucha; predicar la forma más elevada de éxito que llega, no al hombre que desea la mera paz fácil, sino al hombre que no rehuye del peligro, la adversidad o el amargo trabajo, y que de ellos obtiene el espléndido triunfo final”.

Roosevelt sabía que el ideal americano no solo estaba contenido en la Constitución escrita, sino en la constitución de sus ciudadanos y en su afán de trabajar por un propósito noble y una causa justa.

No era una mera apelación a la garra y la tenacidad americanas, sino un respaldo al esfuerzo supremo como clave de la transformación personal y nacional. Débil en su juventud, Roosevelt trabajó sin descanso para convertirse en un hombre capaz de liderar tanto un ejército como un país.

Podría decirse que el presidente más viril de la historia de Estados Unidos, era un niño frágil, que no destacaba por su fuerza ni por su estatura. Era un niño enfermizo y asmático que tenía que dormir apoyado en la cama. Lejos de ser un faro de vitalidad, a Roosevelt le aconsejaron que un trabajo de oficina le vendría bien a su débil semblante.

Pero el padre de Roosevelt, al ver que su hijo sufría la ira de la mala salud y de los acosadores de la infancia, lo llevó aparte y le imploró que se rehiciera mediante un ejercicio vigoroso, concretamente el boxeo. Siguiendo el consejo de su padre, Roosevelt se comprometió a fortalecer su frágil cuerpo mediante la fortaleza mental y el esfuerzo. De forma casi milagrosa, lo consiguió, reinventándose como un deportista experto en senderismo, remo, boxeo y jiu-jitsu, actividades que disfrutaría durante toda su vida.

La encarnación personal de Roosevelt de la lucha y el triunfo dotó a su discurso sobre la “La vida extenuante” de una fuerza poco común, incluso en los discursos presidenciales más conmovedores.

“No admiramos al hombre de la paz tímida”, dijo. “Admiramos el hombre que encarna el esfuerzo, el hombre que nunca engaña a su vecino, que está listo para ayudar a un amigo, pero que tiene las cualidades necesarias para ganar en la dura contienda de la vida real.

Un edicto para el hombre moderno

El hombre moderno puede animarse a pensar que los principios propugnados por Roosevelt tienen una potencia excepcional en el mundo actual, donde la comodidad y la seguridad han sustituido a la libertad.

El trabajo y el esfuerzo de las generaciones pasadas pueden habernos concedido una vida de paz, pero la comodidad y la conveniencia han hecho que la “innoble facilidad” sea el resultado de las trampas y tentaciones del mundo moderno. Pero la fuerza del cuerpo y la agudeza de la mente son nuestras si podemos superar el obstáculo de las limitaciones autoimpuestas.

No es necesario revivir las penurias de nuestros antepasados, pero debemos honrar su sacrificio recordando que la comodidad no es una virtud, y que trabajar por una causa noble moldea tanto el carácter como la fortuna. El hombre dispuesto a adoptar la responsabilidad y abrazar la vida extenuante se encontrará avanzando rápidamente hacia lugares de poder y prestigio indignos del hombre mediocre contento con la comodidad y la facilidad. Aquellos que aplican un esfuerzo supremo a su oficio elegido y se deshacen de hábitos indignos ascenderán rápidamente y con seguridad a través de las filas de los hombres comunes que aún no se han dado cuenta que su destino es de su propia hechura.

Puede ser tentador sentarse y esperar a que los llamados expertos resuelvan las crisis existenciales de nuestro tiempo, pero el ideal americano nos obliga a cada uno de nosotros a esforzarnos con un espíritu de vigor y autosuficiencia, no con fines egoístas, sino con moralidad y responsabilidad. Roosevelt articula perfectamente este sentimiento con sucinta sabiduría en sus observaciones finales:

“Enfrentemos, pues, con valentía la vida de lucha, decididos a cumplir nuestro deber bien y con hombría; decididos a defender la justicia con hechos y con palabras; decididos a ser honestos y valientes, a servir a altos ideales, pero a utilizar métodos prácticos. Por encima de todo, no rehuyamos de ninguna lucha, moral o física, dentro o fuera de la nación, siempre que estemos seguros de que la lucha está justificada, porque solo a través de la lucha, a través de un esfuerzo duro y arriesgado, ganaremos finalmente la meta de la verdadera grandeza nacional”.

Ryan Moffatt es un periodista residente en Vancouver.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS