Oficial de defensa hace rara declaración contra informes anónimos sobre inteligencia hecha al virus

Por Zachary Stieber
09 de Abril de 2020 3:21 PM Actualizado: 09 de Abril de 2020 3:21 PM

Un alto funcionario de defensa estadounidense emitió una rara declaración rechazando informes anónimos donde se afirma que los funcionarios de inteligencia publicaron orientación sobre la pandemia de COVID-19 a principios de noviembre de 2019.

“Como práctica, el Centro Nacional de Inteligencia Médica no hace comentarios públicos sobre asuntos de inteligencia específicos. Sin embargo, en aras de la transparencia durante esta actual crisis de salud pública, podemos confirmar que no son correctos los informes de los medios sobre la existencia / lanzamiento de un producto / evaluación del Centro Nacional de Inteligencia Médica relacionado con el coronavirus en noviembre de 2019″, dijo en un comunicado el Coronel R. Shane Day, el jefe del Centro Nacional de Inteligencia Médica.

“No existe tal producto NCMI”.

ABC fue el primer medio en informar sobre el supuesto documento. Sus fuentes eran todas anónimas.

Los medios de comunicación han recurrido cada vez más a fuentes anónimas durante la administración de Trump, lo que resultó en un número creciente de informes que luego se cambian o se retiran.

Micrografía electrónica de transmisión del virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus o SARS-CoV-2, aislado de un paciente. Foto publicada el 10 de marzo de 2020. (NIAID)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


ABC citó a “dos funcionarios familiarizados con el contenido del documento”. La forma en que se retrata la historia, en un marco muy general, sugiere que los dos reporteros no leyeron el presunto informe. ABC no respondió de inmediato una solicitud de comentarios.

Otros medios publicaron más tarde artículos sobre el presunto documento. Todos también citaron fuentes sin nombre.

El Centro Nacional de Inteligencia Médica tiene su sede en Fort Detrick, Maryland, y forma parte de la Agencia de Inteligencia de Defensa, que forma parte del Departamento de Defensa.

Cuando se le preguntó si el Pentágono recibió una evaluación del NCMI en noviembre, el Secretario de Defensa Mark Esper dijo el domingo: “No puedo recordarlo”.

“Pero tenemos muchas personas que observan esto de cerca. Tenemos el principal instituto de investigación de enfermedades infecciosas en Estados Unidos dentro del ejército de los Estados Unidos. Entonces, nuestra gente que trabaja en estos temas lo ve directamente todo el tiempo”, agregó, hablando durante una aparición en “This Week” de ABC.

El secretario de defensa Mark Esper habla durante la sesión informativa diaria sobre el virus del PCCh en la sala de reuniones Brady de la Casa Blanca, en Washington, el 1 de abril de 2020. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

Esper dijo que lo habría sabido si hubiera habido información para el Consejo de Seguridad Nacional y dijo que no estaba al tanto de ninguna reunión informativa.

COVID-19 es una enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus. El virus surgió en China, donde los funcionarios del Partido Comunista chino trabajaron arduamente para manipular la verdadera situación, ocultar hechos de otros países y castigar a los chinos que hablaron sobre el brote.

La primera persona presuntamente infectada fue un hombre de 55 años de la provincia de Hubei. El primer paciente documentado fue un hombre de unos 70 años.

El primer paciente confirmado en Estados Unidos se descubrió finalizando febrero.

Eva Fu contribuyó a este informe.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

La cronología del encubrimiento del COVID-19 por el régimen chino

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.