Oficina 610: De “grupo directivo” todopoderoso a zona cero de campaña anticorrupción de Beijing

Por Leo Timm
10 de Noviembre de 2021
Actualizado: 10 de Noviembre de 2021

Análisis de noticia

Detenido formalmente el 5 de noviembre, los cargos a los que se enfrenta el exviceministro de Seguridad Pública chino Sun Lijun van más allá de las habituales acusaciones de malversación de fondos, obtención de sobornos y otras “violaciones de la disciplina” por las que los funcionarios del régimen comunista suelen pagar el precio en la campaña anticorrupción del líder Xi Jinping.

Sun, que perdió su puesto y su pertenencia al Partido Comunista Chino, tal y como se anunció en una mordaz notificación del 30 de septiembre emitida por la agencia disciplinaria central del PCCh, se dijo que “nunca se mantuvo fiel a los ideales y la fe del Partido” y que engañó a Beijing mientras albergaba peligrosas “ambiciones políticas”. Su abuso de poder como funcionario “socavó gravemente la unidad del Partido y puso en peligro la seguridad política”.

El 2 de octubre, la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI) anunció una investigación sobre Fu Zhenghua por “graves violaciones de la disciplina del Partido”. Fu, que había sido viceministro de Seguridad Pública antes de Sun, fue ascendido en 2018 a director del Ministerio de Justicia de China, cargo que ocupó hasta el pasado abril.

Semanas antes, el 26 de agosto, la CCDI ordenó la detención del exviceministro de ciberseguridad Peng Bo; una investigación iniciada este marzo determinó que sus “ideales y creencias se derrumbaron” y que, además de desviarse “de las decisiones del Comité Central del Partido”, visitó clubes privados y se dedicó a “transacciones ilegales de poder y dinero”.

Hilos comunes

La campaña anticorrupción de Beijing, que comenzó hace más de ocho años, ha sido una característica casi constante de la era de Xi Jinping. Ha afectado a millones de personas en las organizaciones del Partido y del Estado, y a menudo se ha extendido a las filas de los funcionarios retirados, así como a la comunidad empresarial.

Los oficiales de alto rango que manejan el vasto estado de seguridad del PCCh —Sun, Fu y Peng son los ejemplos más recientes— se han destacado como objetivos frecuentes en las purgas de Xi desde que comenzó la campaña.

Ya en 2013, el subjefe de seguridad pública de China, Li Dongsheng, fue investigado; le siguió en 2014 un “tigre” aún mayor, Zhou Yongkang, miembro retirado del máximo órgano de decisión del Partido, el Comité Permanente del Politburó, compuesto por 7 miembros, y presidente de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos del Partido (PLAC), un poderoso órgano que supervisa el aparato de seguridad y jurídico del país.

Desde entonces, decenas de otros dirigentes activos y retirados del aparato político y jurídico, la policía y el sistema judicial han sido igualmente investigados y condenados.

Un vínculo común entre muchos de estos hombres es su participación en un órgano del Partido Comunista ya desaparecido, el Grupo Directivo Central sobre Prevención y Tratamiento de las Religiones Heréticas, conocido informalmente como la “Oficina 610” por la fecha de su fundación, el 10 de junio de 1999.

La Oficina 610 en sí misma —una organización de alto nivel del Partido cuyos líderes alguna vez disfrutaron de la autoridad para movilizar a la policía y a las unidades de propaganda a escala nacional— estaba inextricablemente vinculada con su fundador, el exsecretario general del PCCh Jiang Zemin, y su misión principal: la persecución de Falun Gong.

Un policía chino se acerca a un practicante de Falun Dafa en la Plaza de Tiananmen en Beijing mientras sostiene una pancarta con los caracteres chinos de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”, los principios básicos de Falun Dafa. (vía Minghui.org)

Empoderados para la persecución

En la década de 1990, decenas de millones de chinos empezaron a practicar  Falun Gong, por mucho la más popular de las muchas prácticas de meditación tradicionales que estaban ganando importancia en ese momento. Sin embargo, aunque el gobierno la apoyó en un principio, la comunidad se vio sometida a presiones.

En una serie de reuniones celebradas en 1999, Jiang —el líder del régimen en ese momento— mencionó el gran número de practicantes de Falun Gong y sus creencias espirituales como un desafío al PCCh y a su ideología marxista atea. Según los expertos citados en el libro de 2012 “The Real Jiang Zemin”, Jiang veía a Falun Gong como una amenaza que debía ser eliminada para asegurar la supervivencia del Partido.

El 7 de junio de ese año, Jiang ordenó la creación del grupo dirigente central encargado de coordinar la próxima campaña anti-Falun Gong. Según el profesor de la UCLA James Tong, para llevar a cabo su misión, la Oficina 610 fue autorizada “a tratar con las agencias centrales y locales, del partido y del estado, que fueron llamadas a actuar en estrecha coordinación” con el Grupo Directivo.

La persecución de Falun Gong comenzó el 20 de julio, con decenas de miles de practicantes detenidos en pocos meses. En las décadas siguientes, millones serían detenidos, puestos en centros de lavado de cerebro, en campos de trabajo o fallecerían a causa de las golpizas, torturas o por la sustracción de sus órganos para la venta.

Jiang, que ahora tiene 95 años, permaneció como líder del PCCh y jefe de Estado de China hasta principios de la década de 2000, cuando renunció en favor de Hu Jintao. Sin embargo, muchos de los asociados a Jiang a través de su participación en la campaña contra Falun Gong —y de puestos en organismos como la Oficina 610— llegaron a ocupar puestos de poder en el régimen chino.

Según Xin Ziling, presidente retirado de la editorial respaldada por el Estado Chinese Military Academy Press, Jiang se vio obligado a establecer la Oficina 610 debido a la ambivalencia de sus compañeros del Politburó del PCCh respecto a la demanda del líder de una campaña contra Falun Gong. La creación de esta organización ilegal, según Xin, permitió a Jiang y a sus aliados eludir al Politburó y al gobierno civil de China para llevar a cabo la persecución.

Durante y después del periodo oficial de Jiang, los funcionarios asociados a la Oficina 610 ejercieron un inmenso poder. Luo Gan, jefe de la Oficina de 2003 a 2007, era un confidente cercano de Jiang que abogó desde el principio por la prohibición de Falun Gong.

Zhou Yongkang, el exjefe del PLAC que ahora cumple cadena perpetua en prisión, dirigió la Oficina 610 entre 2007 y 2012, paralelamente a su puesto en el máximo órgano de dirección del Partido Comunista, el Comité Permanente del Politburó. También formaban parte del Comité Permanente del Politburó en ese momento Luo y el jefe de propaganda Li Changchun, que había trabajado estrechamente con la Oficina 610 mientras era secretario del PCCh en la provincia de Guangdong, en el sur de China.

Como jefe del sistema de asuntos políticos y legales, Zhou supervisaba no solo la seguridad pública y los tribunales de China, sino también la Policía Armada Popular, una organización paramilitar que contaba con más de un millón de efectivos y disfrutaba de una financiación que rivalizaba con el presupuesto del ejército del Partido, el Ejército Popular de Liberación.

Epoch Times Photo
Wang Lijun, Jefe de la Oficina de Seguridad Pública de Chongqing, asiste a una reunión durante el Congreso Nacional del Pueblo anual en el Gran Salón del Pueblo el 6 de marzo de 2011 en Beijing, China. (Feng Li/Getty Images)

Desmantelamiento

Muchos observadores y comentaristas de China han identificado una correlación entre los objetivos de la campaña anticorrupción de Xi Jinping y aquellos cuyas carreras los vinculan a Jiang Zemin.

Antes de la llegada al poder de Xi, en noviembre de 2012, el régimen chino se vio sacudido por el intento de deserción del funcionario policial Wang Lijun al consulado de Estados Unidos en Chengdu, al suroeste de China. Wang, que ocupaba el cargo de jefe de seguridad pública en la megalópolis de Chongqing, tuvo un desencuentro con su superior, el jefe del PCCh de Chongqing, Bo Xilai.

En colaboración con figuras como Zhou y miembros destacados del ejército chino, Bo y Wang desempeñaron un papel en la expansión del comercio de sustracción de órganos en China, que, según los investigadores, se dirigía principalmente a los practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia.

Cuando él y Bo estaban asignados en el noreste de China, Wang había elogiado públicamente la técnica de sustracción de órganos de presos ejecutados. Mientras tanto, a puerta cerrada, pedía a sus subordinados que “mataran y erradicaran” a los practicantes de Falun Gong, según un policía militar que trabajaba bajo las órdenes de Wang en la ciudad de Jinzhou. El policía también contó que fue testigo del asesinato de una practicante de Falun Gong “de buen aspecto”, a la que violaron y humillaron sexualmente antes de extraerle los órganos.

Wang y Bo fueron juzgados y condenados en 2013, dando inicio a la campaña anticorrupción de Xi. Hasta la fecha, la mayoría de los altos funcionarios sancionados en la campaña han tenido vínculos similares con Jiang, a menudo a través de organizaciones como la Oficina 610, o la persecución de Falun Gong.

El singular lugar que ocupa la Oficina 610 en la política china ha atraído la atención de Beijing. Antes de la caída en 2013 de Li Dongsheng, el vicejefe de policía y propaganda que sirvió como jefe de la Oficina después de Zhou, las autoridades del Partido no habían reconocido oficialmente la existencia del Grupo Directivo. Al día de hoy, el PCCh aún no ha aclarado la base legal para la creación de la Oficina 610, ni tampoco se ha dado ninguna explicación clara sobre su misión.

Sin embargo, ya en 2016 la Oficina comenzó a ser objeto de críticas. Ese octubre, el CCDI criticó a la Oficina 610 por carecer de “sensibilidad política” y no adherirse al “espíritu del Estado de Derecho”.

En marzo de 2018, las autoridades centrales del Partido anunciaron una amplia reforma del PCCh y de las instituciones del Estado. La Oficina 610 fue uno de los departamentos de seguridad afectados por la reestructuración, fue disuelta y sus funciones fueron asumidas por el PLAC y el Ministerio de Seguridad Pública.

A pesar del cambio, Beijing sigue apuntando al que fuera personal de la Oficina 610. El pasado marzo, cuando el CCDI anunció su investigación sobre Peng Bo, reveló que había sido jefe adjunto de la Oficina 610 desde que dejó su puesto en la administración de ciberseguridad en 2015, la primera vez que se publicaba información sobre ese punto de su carrera.

Fu Zhenghua y Sun Lijun, los ex subdirectores purgados del Ministerio de Seguridad Pública, también fueron jefe y subdirector de la Oficina 610 antes de la reestructuración de la organización.

Represión en curso

Heng He, comentarista de temas de actualidad de China, dijo a la edición en chino de The Epoch Times que la disolución de la Oficina 610 probablemente tiene poco que ver con sus abusos de los derechos humanos o la corrupción que permitió entre los aliados de Jiang Zemin.

La Oficina 610, dijo, fue disuelta “no porque [sus funcionarios] sean corruptos, sino porque después de tener este poder, no escuchan a Xi”, dijo.

Los investigadores de derechos humanos han señalado que la disolución de la organización central de la Oficina 610 no ha supuesto un gran respiro para las religiones perseguidas: las unidades anti “religiones heréticas” a nivel local siguen acosando y abusando de los practicantes de Falun Gong, los cristianos de las iglesias clandestinas y otros grupos religiosos.

Además, aunque Xi tomó algunas medidas, como la abolición del sistema de campos de trabajo forzado en 2013, ha presidido una intensificación de la represión autoritaria del Partido Comunista. Esto es quizá más visible en la región noroccidental de Xinjiang, donde se cree que más de un millón de personas pertenecientes a minorías étnicas musulmanas están recluidas en campos de concentración y centros de reeducación.

Sarah Cook, una investigadora de China de la organización estadounidense de derechos humanos Freedom House, señaló a finales de 2019 que el PCCh ha seguido el “manual de estrategia contra Falun Gong” en la persecución de los uigures y otros grupos étnicos en Xinjiang.

En un comentario del 2 de noviembre, la analista de China Chen Simin señaló que la decisión de Xi de apuntar a la Oficina 610 y a funcionarios conocidos por la persecución a Falun Gong puede sugerir que el líder chino desea distanciarse del legado político de Jiang Zemin.

Esto es especialmente crítico, escribió, ya que Xi se prepara para asumir un tercer periodo que rompe las normas como secretario general del PCCh, aunque todavía se enfrenta a una considerable presión de los rivales en el régimen. “Como Xi busca la reelección el año que viene, quiere asegurarse de que sus rivales políticos no se interpongan en su camino hacia el 20º Congreso Nacional”.

Junto con el propio Jiang, muchos funcionarios retirados, conocidos coloquialmente como “viejos líderes” en chino, que sirvieron con o bajo el exlíder siguen en libertad. Entre ellos están el exvicepresidente Zeng Qinghong, el exjefe de la Oficina 610, Luo Gan, y varios exmiembros del Comité Permanente del Politburó que los observadores de China consideran cercanos a Jiang.

Entre los actuales afiliados a la facción de Jiang se encuentran Guo Shengkun, que actualmente dirige el PLAC, y Zhou Qiang, presidente del Tribunal Popular Supremo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS