Ola de calor oceánica en el Pacífico amenaza con ser devastadora como en 2014, dicen científicos

Por Jesús de León
10 de Septiembre de 2019 Actualizado: 10 de Septiembre de 2019

Una ola de calor oceánica formada en el Pacífico frente a la costa oeste de Estados Unidos amenaza con repetir los devastadores efectos de un fenómeno similar que se registró hace cinco años.

En 2014, una anomalía térmica similar se extendió desde las latitudes de la península de Baja California hasta el extremo sur de Alaska. Se le conoció como ‘La mancha’ (del inglés, The Blob).

Ahora, esta nueva extensión de agua inusualmente caliente creció rápidamente de la misma manera, en la misma área, y hasta casi del mismo tamaño, según informó la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Una cuestión clave es si la nueva ola de calor durará lo suficiente para afectar al ecosistema marino. Los biólogos dicen que su gran tamaño significa que probablemente ya lo ha hecho.

Los mapas de anomalías en la temperatura de la superficie del mar muestran las temperaturas por encima de lo normal en color naranja y rojo. NOAA.

La Mancha de 2014 provocó un mayor florecimiento de algas nocivas registrado en la costa oeste, que paralizó el avence del cangrejo y las almejas durante meses.

Las algas tóxicas también provocaron la muerte de más de 100 millones de ejemplares de bacalao del Pacífico, así como de medio millón de aves marinas.

Los cambios en la cadena alimenticia marina durante la ola de calor marina de 2014-2015 obligó a las madres de los leones marinos a buscar alimento más allá de sus colonias en las Islas del Canal, en el sur de California. Las crías hambrientas partieron solas, y muchas quedaron varados en las playas.

La población de ballenas jorobadas se vio mermada en un 30 % en tan solo un año.

El salmón, los leones marinos, el krill y otros animales marinos también desaparecieron en cantidades asombrosas, a medida que florecían las algas tóxicas, de acuerdo con Science Alert. También miles de jóvenes lobos marinos de California quedaron varados en las playas.

“Dada la magnitud de lo que vimos la última vez, queremos saber si esto evoluciona por un camino similar”, dijo Chris Harvey, científico investigador del Centro de Ciencias Pesqueras del Noroeste.

La mancha causó inmensas pérdidas tanto a los ecosistemas como a las industrias, hasta el punto de que los investigadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) están ahora siguiendo de cerca estos eventos.

“Está camino de convertirse en igualmente fuerte que el evento anterior”, expresó Andrew Leising, el autor de la metodología empleada por el NOAA para medir la intensidad de las olas de calor oceánicas.

Los científicos detallan que la mancha actualmente supera en unos 2,8 grados centígrados a la temperatura normal para la región, y que se encuentra entre medio grado y un grado por debajo de la predecesora.

No obstante, como todas las olas son diferentes no se descarta que pueda disiparse con la misma velocidad con la que surgió, dependiendo de los complejos factores climáticos.

***

Un camino de regreso a casa:

El viaje al despertar del corazón de esta mamá de 59 años te inspirará

TE RECOMENDAMOS