OMS enciende sus alarmas: hepatitis causa más muertes que HIV-Sida

08 de Mayo de 2017 Actualizado: 08 de Mayo de 2017

Casi 325 millones de personas están infectadas con el virus de la hepatitis B (VHB) y C (VHC). La mayoría carece de posibilidades de acceso a las pruebas de detección del mal y del tratamiento adecuado para salvar su vida o evitar un cuadro que derive a una insuficiencia hepática o cáncer de hígado, según el último informe 2017 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las hepatitis víricas fueron responsables de 1,34 millones de muertes en 2015, y alarmante es que va en aumento en comparación con el VIH y la tuberculosis, que están reduciendo su mortalidad. Actualmente alrededor del mundo hay 71 millones de infectados con el virus de la hepatitis C. Desde el año 2000 al 2015 las muertes aumentaron un 22%.

La mayoría de las muertes se deben a que la mayoría desconocen que se encuentran infectados, por lo tanto no acuden por un tratamiento. Según la OMS, solo el 9% de los infectados con el virus de la hepatitis B (22 millones) es consciente de ello y solo el 20% de los contagiados con el virus de la hepatitis C (14 millones) saben que lo están.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado, al evolucionar la afección conduce hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis o un cáncer al hígado.

La infestación por virus es la causa más frecuente de hepatitis, son 5 tipos de virus que se les ha denominado de los tipos A, B, C, D y E.

Los más peligrosos son del tipo B y C, ya que son los responsables del 96% de las muertes. La B cuenta con una vacuna y la C con tratamiento, la A y E tienen una vacuna, se contrae por ingestión de agua y comida contaminada.

La B se contrae por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos, también de la madre infectada a la criatura durante el parto o de un miembro de la familia infectado al bebé.

La C se transmite casi siempre por exposición a sangre contaminada, mediante transfusiones de sangre o inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones quirúrgicas y el consumo de drogas inyectables.

La D solo ocurre en las personas infectadas por hepatitis B produciéndose una infección por ambos virus llevando a desenlaces fatales y la E, igual que la A por alimentos y agua contaminada.

Los síntomas pueden ser fiebre, ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), dolor abdominal, orina oscura, heces blanquecinas, nauseas, vómitos y pérdida del apetito.

[insert page=’medidas-preventivas-ante-el-desastre-sanitario-provocado-por-huaicos’ display=’template-relacionadas.php’]

Las regiones más afectados

En cuanto a la hepatitis de tipo B, en la región del Pacifico Occidental el 6,2% de la población  (115 millones) son los más afectados juntamente con el África con 6,1% de la población (60 millones).

Con respecto a la hepatitis C las regiones más vulnerables son el Mediterráneo Oriental: el 2,3 % de la población (15 millones) y Europa el 1,5% de la población (14 millones).

Todavía no se dispone de vacunas contra la hepatitis C y el acceso a los tratamientos de ambas infecciones (B y C) todavía siguen siendo deficientes.

El Doctor Gottfried Himschall, Director de la OMS del Departamento de VIH-SIDA y del Programa Mundial contra la Hepatitis dice: “nos encontramos todavía en la fase inicial de la respuesta a las hepatitis víricas, pero el horizonte es prometedor. Cada vez son más los países que ponen los servicios de lucha contra estas infecciones a disposición de los afectados. El precio de una prueba diagnóstica es inferior de un dólar y un tratamiento curativo de la hepatitis C puede costar menos de 200 dólares. Sin embargo, los datos ponen claramente de manifiesto la urgencia con la que debemos subsanar las deficiencias en materia de detección y tratamientos”.

En marzo de este año la OMS precalificó por primera vez un principio activo genérico, el sofosbuvir, contra la hepatitis C, abriéndose la oportunidad a otros países de fabricar nuevos productos contra esta enfermedad.

La Asamblea Mundial de la Salud aprobó en el mes de mayo de 2016 la Estrategia Global para la Hepatitis que tiene como objetivo eliminar la enfermedad antes del 2030, definiéndola como una amenaza de salud pública. La mortalidad deberá reducirse en 65 puntos.

La OMS y asociados organizarán dos eventos importantes este año para instar a actuar urgentemente sobre las hepatitis víricas, el primero es el Día Mundial contra la Hepatitis que se celebrará el 28 de julio bajo el lema “eliminemos la hepatitis” y el otro es la Cumbre Mundial sobre la Hepatitis 2017, que se desarrollará del 1 al 3 de noviembre en Sao Paulo, Brasil.

TE RECOMENDAMOS