OMS publica guía para “combatir la desinformación”

Por Joseph Mercola
24 de Noviembre de 2022 3:38 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2022 3:38 PM

En una medida escalofriante que recuerda a la obra “1984” de George Orwell, la OMS ha anunciado las medidas que está adoptando para cambiar la política y las directrices de las redes sociales para que se ajusten a su narrativa, junto con consejos sobre cómo denunciar las violaciones.

La historia en resumen

– La Organización Mundial de la Salud anunció que está trabajando con las grandes empresas tecnológicas para combatir la desinformación en línea.

– Como resultado de las “actualizaciones de la política” de la OMS, se eliminaron de la plataforma 850,000 videos de YouTube relacionados con la “desinformación perjudicial o engañosa de COVID-19” desde febrero de 2020 hasta enero de 2021.

– Para que no vea todos los lados de un asunto y se forme una opinión propia y educada, la OMS pretende controlar cuidadosamente internet para que solo vea lo que considera como la “verdad”.

– Para lograrlo, la OMS está trabajando estrechamente con maestros manipuladores por derecho propio, como YouTube, Google, Facebook y NewsGuard.

– La OMS ha dedicado una página web a denunciar la desinformación en línea, con enlaces directos a las plataformas de las redes sociales, lo que facilita la denuncia de quienes van en contra del statu quo.

– Una parte importante de los presupuestos de las agencias reguladoras de todo el mundo procede de la industria farmacéutica que estas agencias deben regular.

Puede dormir tranquilo esta noche. La Organización Mundial de la Salud anunció que está trabajando con las grandes empresas tecnológicas para combatir la desinformación en internet. No definió qué “desinformación” es el objetivo, ni siquiera qué es la “desinformación”, pero si ve algo que parece sospechoso, la OMS quiere que lo denuncie de inmediato para que las plataformas de redes sociales lo marquen o lo retiren.1

¿Suena inquietante? Más bien parece una pesadilla, pero es una que, por desgracia, no es un sueño. Como dijo John Campbell, un enfermero y profesor jubilado residente en Inglaterra, en el video de arriba: “Es casi como si quisieran tener una influencia sobre todas las partes de las redes sociales”.2 Sí, en efecto, y además son bastante abiertos al respecto. La OMS afirma que está “cambiando la política y las directrices de las redes sociales”, y:3

“La OMS trabaja con los departamentos de política de las redes sociales para garantizar que la política y las directrices de las empresas para los proveedores de contenidos se ajusten a su propósito. Por ejemplo, la OMS ha trabajado con YouTube para mejorar su política de desinformación sobre COVID-19 y proporcionar directrices para los proveedores de contenidos con el fin de garantizar que no prolifere la desinformación médica relacionada con el virus en su plataforma”.

Casi un millón de videos de YouTube retirados

Como resultado de las “actualizaciones de la política” de la OMS, 850,000 videos de YouTube relacionados con la “desinformación dañina o engañosa sobre COVID-19” fueron eliminados de la plataforma desde febrero de 2020 hasta enero de 2021.4 Como justificación de su censura desenfrenada, la OMS explica:5

“La OMS y sus socios reconocen que la desinformación en línea tiene el potencial de viajar más lejos, más rápido y a veces más profundo que la verdad: en algunas plataformas de redes sociales, las falsedades tienen un 70 por ciento más de probabilidades de ser compartidas que las noticias precisas. Para contrarrestar esto, la OMS ha adoptado una serie de medidas con las empresas tecnológicas para ir un paso por delante”.

Para que no vea todos los lados de un asunto y se forme una opinión propia, la OMS pretende controlar cuidadosamente internet para que solo vea lo que ella considera la “verdad”. Y está trabajando estrechamente, “semanalmente”, de hecho, con maestros manipuladores por derecho propio, incluyendo YouTube, Google, Facebook y “varios otros socios como NewsGuard … ” 6

Ah, sí, NewsGuard, otro autodenominado guardián de internet que vende un plugin para el navegador que califica los sitios web según nueve criterios de credibilidad y transparencia. NewsGuard recibió gran parte de sus fondos iniciales de Publicis Groupe, un gigantesco grupo de comunicación mundial con divisiones de imagen de marca, diseño de plataformas comerciales digitales, relaciones con los medios de comunicación y atención sanitaria.

La filial sanitaria de Publicis Groupe, Publicis Health, tiene como clientes a Lilly, Abbot, Roche, Amgen, Genentech, Celgene, Gilead, Biogen, Astra Zeneca, Sanofi, Bayer y otros gigantes de las Grandes Farmacéuticas. De hecho, la empresa de relaciones públicas que creó y dirigió las campañas de marketing engañosas de Purdue Pharma para el opioide Oxycontin no es otra que Publicis.

A principios de mayo de 2021, el fiscal general de Massachusetts presentó una demanda7 contra Publicis Health, acusando a la filial de Publicis de ayudar a Purdue a crear los materiales de marketing engañosos utilizados para inducir a los médicos a recetar OxyContin. Nos estamos metiendo en una madriguera, pero ya se sabe que se puede saber mucho de una organización por quiénes son sus amigos.

Protéjase y proteja a los demás: denuncie la “desinformación”

La OMS también está solicitando la ayuda de cualquier persona que quiera escuchar y se deje engañar por su flagrante propaganda para denunciar la “información errónea” sobre COVID-19 y las inyecciones de COVID-19 que va en contra de sus políticas. Según la OMS:8

“Las plataformas de redes sociales han (…) concedido a la OMS acceso a sistemas de notificación rápida, lo que nos permite señalar la desinformación en sus plataformas, acelerando la notificación y la eliminación de los contenidos que incumplen la política. La OMS también colabora con Estados miembros como el Gobierno del Reino Unido para concienciar sobre la desinformación en torno a COVID-19 y las vacunas, y animar a las personas a denunciar contenidos falsos o engañosos en línea”.

Convenientemente, la OMS ha eliminado las conjeturas sobre cómo denunciar dicha desinformación. Ha dedicado una página web a la denuncia de la desinformación en línea, con enlaces directos a las siguientes plataformas de redes sociales, lo que facilita la denuncia de quienes van en contra del statu quo:9

La OMS quiere crear una superpotencia mundial

La OMS no se limita a controlar internet. También pretende “salvar al mundo” de las enfermedades infecciosas, de los fallos del sistema alimentario y de otras cosas, creando una organización globalista con planes sincronizados, y con el potencial de control y poder definitivos.

Esto fue revelado en octubre de 2022, cuando la OMS anunció una nueva iniciativa llamada Plan de Acción Conjunta “Una Salud”. El plan fue lanzado por el cuatripartito que, además de la OMS, está formado por:10

– La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
– El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
– La Organización Mundial de Sanidad Animal (OMA, fundada como OIE)

La OMS ya tiene demasiado poder. Esta nueva iniciativa solo le dará más. Es importante entender que Bill Gates es el financiador número uno de la OMS, y que contribuye más al presupuesto bienal de la OMS de 4840 millones de dólares11  —a través de múltiples vías, como la Fundación Bill y Melinda Gates y la GAVI, fundada por la Fundación Gates en colaboración con la OMS, el Banco Mundial y varios fabricantes de vacunas — que cualquier gobierno de los Estados miembros. En resumen, Bill Gates es esencialmente el dueño de la OMS.

Agencias reguladoras capturadas por la industria

En 1992, se creó la Ley de Tasas para los Usuarios de Medicamentos Recetados (PDUFA), que permite a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos cobrar tasas a la industria farmacéutica. “Con esta ley, la FDA pasó de ser una entidad financiada en su totalidad por los contribuyentes a una entidad complementada por el dinero de la industria”, explica un artículo del BMJ escrito por la periodista de investigación Maryanne Demasi.12

Ahora, una parte importante de los presupuestos de las agencias reguladoras procede de la industria farmacéutica que estas agencias deben regular. En 1993, tras la aprobación de la PDUFA, la FDA recaudó unos 29 millones de dólares en concepto de tasas netas de la PDUFA. Esta cifra se multiplicó por 30, hasta los 884 millones de dólares, en 2016.13

También es revelador, como señaló Campbell, que en la FDA, 9 de cada 10 de sus ex comisionados entre 2006 y 2019 pasaron a trabajar para las compañías farmacéuticas.14 Pero no solo los reguladores estadounidenses son capturados por la industria; una tendencia similar ocurrió en Europa. En 1995, los honorarios de la industria financiaban el 20 por ciento de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Esto aumentó al 75 por ciento en 2010 y ahora, en 2022, es el 89 por ciento. Según Demasi:15

“En 2005, en el Reino Unido, el comité de salud de la Cámara de los Comunes evaluó la influencia de la industria farmacéutica en la política sanitaria, incluida la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA).

Al comité le preocupaba que la financiación de la industria pudiera llevar a la agencia a ‘perder de vista la necesidad de proteger y promover la salud pública por encima de todo, ya que busca obtener ingresos por honorarios de las empresas’. Pero casi dos décadas después, poco ha cambiado, y la financiación de los reguladores de medicamentos por parte de la industria se ha convertido en la norma internacional”.

¿Cómo se comparan los reguladores de los distintos países? “El dinero de la industria impregna a los principales reguladores del mundo”, escribió Demasi, demostrando lo siguiente:16

“¿Son estos los organismos oficiales que queremos que decidan sobre la información sanitaria que se nos da, sobre qué medicamentos son buenos para nosotros y cuáles son malos?” dijo Campbell. “¿Son estos los que realmente queremos que tomen estas decisiones, dada la cantidad de fondos que reciben de lo que algunos podrían considerar como intereses creados? “17

“Estamos hablando de grandes cantidades de dinero, que no influyen en la toma de decisiones”, dice con sarcasmo. “Y sin embargo, estos organismos oficiales van a decidir qué información sanitaria vamos a recibir usted y yo”. 18

¿Estamos viviendo una realidad orwelliana?

El acceso a la información, tal y como era antes, ha cambiado radicalmente. La OMS y otros líderes mundiales trabajan ahora juntos para silenciar la información que no se corresponde con su agenda común. Incluso la información que antes era un hecho, como las definiciones en los diccionarios y en los sitios web oficiales del gobierno, han sido alteradas en tiempo real.

Entre los ejemplos de definiciones que se han cambiado se encuentran las de pandemia, inmunidad colectiva, vacunas y antivacunas. La periodista de investigación Sharyl Attkisson es una de las personas que han explicado que prácticamente todo lo que se ve y se oye en internet ha sido cooptado o asumido para servir a una agenda mayor. Attkisson reitera:19

“Prácticamente todas las formas de información y fuentes que pueden ser cooptadas lo han sido. Eso incluye las definiciones de los diccionarios, eso incluye todo porque son formas importantes de influir en el pensamiento. El lenguaje es muy poderoso. La gente no quiere estar afiliada a ciertos nombres y etiquetas.

Me recuerda a 1984, la historia de George Orwell sobre la sociedad futurista, en la que la historia se reescribía en tiempo real para que coincidiera con la versión que el gobierno o el partido querían que fuera. Ahora las definiciones se reescriben y cambian en tiempo real para que encajen con la visión que el establishment quiere que la gente piense”.

Campbell también cita “1984”, que decía: “Se esperaba que la Neolengua hubiera sustituido finalmente a la Vieja Lengua (o al inglés estándar, como deberíamos llamarlo) hacia el año 2050”.20 “Esperemos que no llegue antes”, dijo Campbell. “Me gusta la vieja lengua. Es con la que me criaron”.

Orwell escribió: “El propósito de la Neolengua no era solo proporcionar un medio de expresión para la visión del mundo y los hábitos mentales propios de los devotos de Ingsoc [el partido gobernante], sino hacer imposible cualquier otro modo de pensamiento”.21

“El vocabulario C [un componente de la Neolengua] era complementario a los demás y consistía enteramente en términos científicos y técnicos. Estos se parecían a los términos científicos que se utilizan hoy en día, y se construyeron a partir de las mismas raíces, pero se tuvo el cuidado habitual de definirlos rígidamente y despojarlos de significados indeseables”.22

Y luego están los tres eslóganes, “La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza”, que son contradictorios pero ampliamente aceptados por el pueblo. Es para reflexionar, ya que la OMS y otros organismos reguladores son cada vez más descarados en su censura y supresión de la libertad. “Hagan con esto lo que ustedes deseen”, dice Campbell.

Publicado originalmente el 23 de noviembre de 2022 en Mercola.com

Fuentes y referencias

1, 3, 4, 5, 6, 8 OMS, Combatir la desinformación en línea

2 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 2:48

7 Mancomunidad de Massachusetts Demanda ante el Tribunal Superior CA No. 21-1055 (PDF)

9 OMS, Cómo denunciar la desinformación en línea

10 OMS Octubre 17, 2022

11 KFF Enero 25, 2021

12, 13, 15 BMJ 2022;377:o1538

14 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 9:15

16 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022 10:34

17 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 10:01

18 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 10:45

19 The Epoch Times, video de American Thought Leaders, Enero 18, 2022, 25:31

20 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 13:28

21 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 14:04

22 YouTube, Dr. John Campbell, OMS, YouTube y financiación 7 de noviembre de 2022, 14:27

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la opinión de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.