Oncólogo vuelve a la fe al tratar pacientes con cáncer: Ciencia demuestra existencia de un poder superior

Por MARINA ZHANG
28 de Septiembre de 2022 5:15 PM Actualizado: 28 de Septiembre de 2022 5:15 PM

El Dr. Stephen Iacoboni forma parte de la generación del baby boom. Nacido en 1952, llegó a la mayoría de edad durante la década de 1960, cuando el país estaba sumergido en la burbuja del sueño americano ideal.

“Fui criado como católico romano, y fui muy fiel”, dijo Iacoboni, “pero hay algunas contradicciones inherentes con el cristianismo, y cuando es joven e idealista, no entiende que los humanos son imperfectos, y entonces los culpa por cosas que son solo parte de ser un humano frágil con defectos”.

La desilusión de Iacoboni llegó a principios de los años 70, cuando los problemas sociales que supuraban los centros urbanos de Estados Unidos salieron a la superficie con las protestas por los derechos civiles y los movimientos antibelicistas contra la guerra de Vietnam.

Manifestantes contra la guerra, con brazaletes negros, llenan las escaleras del edificio del Capitolio de los Estados Unidos y se toman de las manos el día de la Moratoria Nacional en Washington D.C., para protestar contra la continuación de la guerra en Vietnam, el 15 de octubre de 1969. (AFP/Getty Images)
Manifestantes contra la guerra, con brazaletes negros, llenan las escaleras del edificio del Capitolio de los Estados Unidos y se toman de las manos el día de la Moratoria Nacional en Washington D.C., para protestar contra la continuación de la guerra en Vietnam, el 15 de octubre de 1969. (AFP/Getty Images)

“Me criaron como un patriota y creía que todo el mundo era igual. Me convertí en un joven adulto y me di cuenta que la gente de color no tiene los mismos derechos y estamos masacrando a gente inocente en el sudeste asiático (en la guerra de Vietnam)”, dijo Iacoboni a The Epoch Times durante una llamada telefónica.

Estados Unidos se retiró de Vietnam cuando las bajas fueron demasiado para el país.

Tras la guerra perdida, se culpó a los cristianos, que en su mayoría tenían opiniones conservadoras, de las políticas anticomunistas que condujeron a la intervención de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, que duró ocho años y provocó un aumento de las bajas, veteranos traumatizados e historias de brutales asesinatos de civiles vietnamitas por parte del ejército estadounidense.

Mientras los cristianos se enfrentaban a los ataques en el foro público por impulsar la agenda de la guerra, la ciencia moderna estaba lanzando nuevos y emocionantes descubrimientos, enmarcados en narrativas que negaban la existencia de un ser superior.

“La ciencia de los años 60 y 70 había salido a decir, ‘bueno, resolvimos el enigma de la vida: el enigma de la vida es divisible a la bioquímica, que todo lo que hace, cada pensamiento que tiene, cada emoción que tiene, se basa en el ADN y solo es una máquina química'”.

Desde finales de los 50 hasta los 70, los descubrimientos en biología molecular del ADN se dispararon.

En 1953, James Watson y Francis Crick descubrieron que la estructura del ADN era una estructura de doble hélice. Jérôme Lejeune demostró en 1959 que las enfermedades son genéticas con un estudio que demostraba que el síndrome de Down se atribuye a haber nacido con un cromosoma 21 de más en cada célula.

En 1965 se secuenció el primer ARN de transferencia (ARNt) y se descubrió que las secuencias de ARN en conjuntos de tres correspondían a aminoácidos específicos que se enlazan para formar proteínas.

“Yo era químico en aquella época y… era joven, bien educado y tonto, es decir, no era sabio. No fui capaz de ver la falacia de ese argumento, y el argumento llegó hasta decir que no hay razón para creer en el Dios de Abraham”.

Iacoboni recibió un libro en la facultad de medicina que marcó sus años de juventud e influyó en muchos estudiantes de medicina de la época. El libro era “El azar y la necesidad”, escrito por el bioquímico Jacques Monod, premio Nobel y ateo.

Monod compartió el premio con François Jacob y André Lwoff en 1968. Los tres demostraron que la información transportada en el ADN se traduce en proteínas mediante un mensajero, que hoy conocemos como ARN mensajero (ARNm).

También demostraron, utilizando el operón lac (necesario para el transporte y el metabolismo de la lactosa) de Escherichia coli, que la activación o supresión de las acciones de las enzimas (proteínas que aceleran las reacciones químicas) estaba autorregulada por el ADN.

Monod utilizó este hallazgo para consolidar su argumento de que las acciones biomoleculares están controladas únicamente por nuestro ADN y, por tanto, no había ninguna entidad superior.

A pesar de que, más de 30 años después, otro científico ateo desacreditó su argumento con el descubrimiento de la epigenética, el argumento de Monod contra la existencia de Dios persistió, y el legado de desesperación que dejó para el hombre permaneció.

“El hombre sabe por fin que está solo en la inmensidad insensible del universo, del que solo salió por casualidad. Su destino no está definido en ninguna parte, ni tampoco su deber. El reino de arriba o las tinieblas de abajo, es él quien debe elegir”.

Como joven adulto impresionable de la época, Iacoboni tomó los argumentos de Monod como un hecho. Desilusionado con el mundo, la narrativa antirreligiosa tanto de la política como de la ciencia tenía sentido para él.

“Porque ‘los cristianos son hipócritas'”, dijo Iacoboni, “su religión se basa en un cuento de hadas sobre algo que ocurrió hace mucho tiempo, y ahora tenemos pruebas en la ciencia de que no hay Dios”.

Para Iacoboni, en aquel momento, era fácil y probablemente más cómodo dejar de creer en Dios que en algo que los respetados mayores en ciencias negaban de todo corazón.

“Cuando tiene 20 años, no es tan difícil dejar de creer en Dios porque creer en Dios requiere ciertas limitaciones”.

“Los años 70 fueron la época del amor libre. Había control de la natalidad. Todo el mundo buscaba el cambio”.

Sin embargo, Iacoboni pronto descubriría que su alejamiento de la fe a principios de los 20 años acabaría requiriendo un largo y emotivo camino de vuelta a donde todo empezó.

Volver a la fe tratando a pacientes de cáncer

“En la primera década del siglo XXI, en algún momento entre el 2000 y el 2010, muy lentamente volví en mí y regresé a la fe”.

El libro de Iacoboni “The Undying Soul” (El alma imperecedera), publicado en 2010, relata su viaje emocional de vuelta a la fe al tratar a pacientes con cáncer, documentando sus primeros pacientes cuando aún era becario, hasta cuando se convirtió en oncólogo especializado en ejercicio.

Iacoboni ejerció su beca en el MD Anderson, que sigue siendo, a día de hoy, un hospital universitario de renombre mundial y uno de los principales centros de investigación del cáncer del mundo.

“Yo pertenecía al Anderson, es decir, desde el punto de vista filosófico. Como joven intelectual ateo, recién salido de la facultad de medicina y lleno de arrogancia, elegí la oncología porque quería demostrar que la ciencia y la lógica podían triunfar sobre cualquier cosa, incluso sobre el cáncer”, escribió Iacoboni en su libro.

El Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, el 1 de octubre del 2018. (Timothy A. Clary/AFP/Getty Images)
El Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas, el 1 de octubre del 2018. (Timothy A. Clary/AFP/Getty Images)

Sin embargo, pronto se daría cuenta, a partir del primer paciente que trató en Anderson, de que la mayoría de las veces la ciencia moderna no podía impedir que el cáncer se llevara la vida de sus pacientes.

Peor aún, Iacoboni no tardó en darse cuenta de que, si bien tratar a los pacientes era la parte difícil, lo que se le planteaba y para lo que no estaba preparado era que sus pacientes querían un sanador y un guía emocional, querían que les ayudara a afrontar su muerte.

“Siendo ateo, por supuesto, no tenía respuestas”.

“Como médico ateo que trata con pacientes mayoritariamente agnósticos, la muerte es muy dura para todos”, dijo Iacoboni, “mis pacientes que no se permitían tener fe estaban muy, muy atormentados en su lecho de muerte”.

Esta realidad agonizaba a Iacoboni. Sabía que le faltaba algo y en medio de su carrera empezó a buscar respuestas para ayudar a sus pacientes en el viaje emocional.

Las cosas empezaron a cambiar para él cuando empezó a ejercer en una pequeña ciudad rural, un lugar donde casi todos sus pacientes pertenecían a una fe.

El primer paciente que le llevó en su viaje de vuelta a la fe fue un hombre de Ucrania llamado Pavel. Pavel era un simple agricultor. Cuidaba el ganado y los cultivos cerca del reactor nuclear de Chernóbil, en Ucrania. Cuando ocurrió la catástrofe de Chernóbil en 1986, la radiación hizo que sus tomates se volvieran amarillos, sus judías verdes rojas y su trigo se marchitara.

Sin embargo, la mujer de Pavel y las demás mujeres molían los granos para hacer pan y se comían las verduras de colores extraños. Pavel y su familia no tenían elección. O comían lo que habían plantado o se morían de hambre.

Por lo tanto, no es de extrañar que Pavel desarrollara una leucemia inducida por la radiación a causa de los alimentos contaminados que comía.

El hospital local de Pavel en Ucrania estaba mal equipado para tratar su cáncer, pero tenía parientes rusos en Washington. Después de contar su historia en su iglesia, ésta lo transmitió al Estado y a su congresista, que era Tom Foley, en aquel momento presidente de la Cámara. Foley consiguió una dispensa compasiva y un pasaporte para Pavel, que fue trasladado a Washington para recibir tratamiento.

Iacoboni era el médico de Pavel, y aunque su familia no podía aportar dinero para su tratamiento, conociendo todos los sacrificios realizados para llevar al hombre a su despacho, Iacoboni estaba decidido a hacer todo lo posible para ayudar a Pavel.

Sin embargo, Pavel ya estaba en una fase avanzada y pronto tendría que pedir tiempo prestado. Su primer análisis de sangre mostró que estaba gravemente anémico, con un volumen de glóbulos rojos del 10 por ciento, mientras que lo normal es un 38-45 por ciento.

Sin embargo, al conocer al hombre, Iacoboni se sorprendió de lo feliz que estaba, sin ningún signo evidente de enfermedad.

En su encuentro en la habitación del hospital, Pavel saltó de la cama y estrechó la mano de Iacoboni con tanta fuerza que pudo sentir los callos en la palma.

Como recuerda Iacoboni en su libro:

“Y entonces, lenta y ceremoniosamente, inclinó la cabeza.

“Me sorprendió esa deferencia tan formal. Le aseguré de palabra, y luego, al descubrir que casi no hablaba inglés, con el lenguaje corporal, que no era necesario hacer ninguna reverencia.

“Pavel sonrió ligeramente, ofreciéndome una expresión que hablaba lo más clara y llanamente posible: no se trata de lo que es formal o necesario, se trata del aprecio.

“Y, en una palabra, de gracia”.

Iacoboni sometió a Pavel a transfusiones de sangre para la anemia y luego comenzó la quimioterapia. Pavel consiguió la remisión, pero solo durante 9 meses, ya que los fármacos fueron perdiendo eficacia.

Pronto la leucemia tomó el control y se extendió por todo su cuerpo. El bazo de Pavel pasó del tamaño normal de una papa a una sandía.

Pavel se estaba muriendo.

Sin embargo, a lo largo de los 9 meses que Iacoboni trató a Pavel, se asombró al comprobar que no solo no le preocupaba la muerte, sino que la esperaba con ilusión y asombro.

Pavel era cristiano, como mucha gente del pueblo. Iacoboni trató a muchos cristianos que, en su muerte, no encontraron consuelo en su fe. La fe de Pavel, sin embargo, le sirvió de mucho.

“Incapaz de hablarme con palabras, se comunicaba a través de la luz de sus ojos, su sonrisa fácil y su actitud contenta. Se relacionaba así con todos, no solo conmigo”.

En su propio viaje espiritual y mientras buscaba respuestas, Iacoboni se sintió atraído por la gracia y la fuerza de Pavel. Iacoboni sabía que su optimismo y sus sonrisas no eran una fachada. El cáncer despoja de todo tipo de barnices, y él vío todo tipo de pacientes.

Incluso cuando los daños de la leucemia se hicieron evidentes, Pavel siguió siendo amable y no se quejó del dolor que sufría. Mientras que muchos pacientes pueden poner un frente valiente y actuar con más fuerza y salud en la clínica para que Iacoboni les apoye en su negación de la muerte, Pavel no lo hizo.

“Su optimismo nunca se sintió forzado de ninguna manera. Cuando su cuerpo moribundo se hundió y su energía empezó a decaer, no luchó contra ello. Dejó que sucediera”, escribió en su libro.

Los últimos días de Pavel llegaron y Iacoboni tuvo que hospitalizarlo. Incluso en su lecho de muerte, Iacoboni se sorprendió al ver que Pavel sonreía y consolaba a sus amigos y familiares.

Le resultaba difícil comunicarse con Pavel, dada la barrera del idioma, así que se quedó con él durante las últimas tres o cuatro horas junto a la cama, tratando de entender a este pequeño y sencillo hombre tan lleno de gracia y fuerza.

“Durante esa vigilia observé por primera vez en mi carrera la rara y sobrecogedora belleza de una muerte espiritualmente satisfecha”, escribió.

A diferencia de todos los pacientes que Iacoboni había tratado durante los últimos 15 años, Pavel eligió morir de forma natural, sin sedantes.

Esto permitió a Iacoboni permanecer emocionalmente conectado a Pavel hasta el final. Pavel mantenía los ojos abiertos y Iacoboni le observaba atentamente.

Entonces, en los últimos minutos, la mirada de Pavel cambió, parecía “ajena al mundo”: una mirada de serenidad y abnegación que Iacoboni nunca había visto.

Al principio, Iacoboni pensó que Pavel estaba entrando en coma, pero su pulso era fuerte y su respiración no era dificultosa.

Entonces, la expresión “ajena al mundo” de Pavel cambió ligeramente, y lo suficiente como para sobresaltar a Iacoboni con la convicción de que estaba siendo observado por otra entidad sensible.

“Alguien que no es Pavel el hombre, su ego o su persona. ¿Pero quién… o qué… podría ser?” preguntó Iacoboni en su libro.

La verdad parecía estar saltando hacia él, pero le resultaba difícil aceptarla.

Iacobini miró fijamente y contuvo la respiración. No supo cuánto tiempo le tomó hasta que se relajó y finalmente admitió. Escribió:

“Sí, amigo mío, veo… ‘eso’…”

“…veo tu alma”.

“En ese momento de epifanía, de reconocimiento y actualización, Pavel se dejó llevar. Sus ojos se cerraron, su respiración se detuvo y la habitación se quedó quieta”.

Aquella noche, Iacoboni aprendió con convicción una respuesta a la pregunta que le perseguía tras cada muerte de sus pacientes.

“Nunca más me preguntaría si había algo más”.

"El alma imperecedera", de Stephen Iacononi. (Cortesía del Dr. Iacoboni)
“El alma imperecedera”, de Stephen Iacononi. (Cortesía del Dr. Iacoboni)

Pavel fue la primera e importante pieza en el viaje de regreso a la fe de Iacoboni.

“Ahora, cuando les digo a los pacientes que van a morir, ya no pienso que los estoy enviando al infierno. Solo les explico el proceso natural del mundo en el que vivimos, y que debemos fluir con él y enfrentarnos a la propia muerte”, dijo Iacoboni.

Telos: cómo la ciencia demuestra la existencia de un diseñador

En 2010 Iacoboni comenzó a trabajar su libro “TELOS: La base científica para una vida con propósito”. El libro se publicó finalmente en 2022.

Él esperaba que si hubiera dedicado todo su tiempo a escribir el libro, “Telos” le habría llevado 6 meses, pero como oncólogo en ejercicio, le llevó 10 años.

Mientras Iacoboni volvía a la fe emocionalmente, como se documenta en “El alma imperecedera”, también investigaba intelectualmente, tratando de entender por qué lo que le habían enseñado se oponía completamente a lo que estaba experimentando.

Pronto descubrió que la ciencia en la que creía firmemente era defectuosa y que le faltaban pruebas clave para sus teorías, aunque éstas se promovieran como hechos.

A lo largo del libro, sigue las teorías de la vida de varios grandes filósofos y científicos, como Aristóteles, Isaac Newton, Charles Darwin y muchos más, hasta que los lectores llegan a comprender la actualidad.

Los pioneros de la ciencia moderna, como Monod y Bertrand Russell, sostenían que la vida era accidental y que el ser humano estaba solo en el mundo, sin ninguna entidad superior.

“El hombre es el producto de causas que no tenían ninguna previsión del fin que alcanzaban, su origen, sus esperanzas, sus amores y sus creencias, no son más que el resultado de una co-ubicación accidental de átomos”, escribió Russell.

Aunque estos argumentos hacían que los creyentes de su doctrina se sintieran liberados, también les llevaba a la “desesperación irreductible” a la que se enfrentaba Russell, al igual que muchos de los primeros pacientes de Iacoboni.

Porque, si sus cuerpos y vidas eran sucesos accidentales, eso eliminaba su sentido de propósito, el sentido de vivir.

“El conocido ateo Bertrand Russell dijo en un tono similar cuando era joven: ‘Consideré el suicidio, que habría hecho, si no fuera porque las matemáticas me parecían muy interesantes'”, escribió Iacoboni.

En contra de lo que le habían enseñado, Iacoboni observó la naturaleza y se dio cuenta de que la vida rebosaba de propósito e intención.

Estaba llena de telos, que significa fin o propósito último.

"Telos: La base científica de una vida con propósito". (Cortesía del Dr. Iacoboni)
“Telos: La base científica de una vida con propósito”. (Cortesía del Dr. Iacoboni)

“El mejor ejemplo de esto (la vida con propósito) en el mundo son los pingüinos emperador. Caminan 100 kilómetros sobre el hielo para conseguir comida, llenan sus estómagos y vuelven a caminar 100 kilómetros y regurgitan la comida para el polluelo”, dijo Iacoboni.

“¿Por qué lo hacen? ¿Por qué no dice este pingüino que no voy a caminar 60 millas para alimentar a un estúpido polluelo. Solo voy a llenarme y luego me voy a relajar, no hacen eso”.

Los pingüinos emperador no solo soportan este trabajo físico para criar a sus crías, sino que el libro de Iacoboni también demostró que tienen una comprensión innata de la termodinámica en la incubación:

“Los pingüinos emperador, que se acurrucan juntos en una ventisca antártica, cada uno gira a su vez desde el centro hasta el otro borde del círculo y de vuelta, compartiendo el frío y protegiéndose mutuamente en el entorno más hostil de la Tierra. Nadie entrenó a los pingüinos para realizar esta compleja maniobra ni les explicó que, cooperando de esta manera, podrían sobrevivir mejor que si lo hicieran solos. El conocimiento interno para actuar con ese propósito ya estaba dentro de ellos, inherente a su comportamiento”.

Su impulso inherente para criar a sus hijos supera con creces su deseo natural de sobrevivir. Esta comprensión de su propio físico, y de cómo deben funcionar, les vino completamente innata.

Pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri) en la Antártida. (Fundación Nacional de la Ciencia)
Pingüinos emperador (Aptenodytes forsteri) en la Antártida. (Fundación Nacional de la Ciencia)

Iacoboni dio muchos ejemplos de estos impulsos innatos en su libro. Observó cómo las jirafas recién nacidas, a los 10 minutos de haber nacido, se ponen de pie y maman de su madre, realizando una tarea innata para ellas.

¿De dónde procede esta comprensión innata?

Iacoboni sostiene que fue “diseñada” en el organismo.

Cuando diseñamos algo, le imprimimos un propósito y una intención específicos, y al ver que la vida está llena de un impulso natural que supera la mera supervivencia, Iacoboni argumentó que debe haber un diseñador superior, independientemente de que podamos ver a este individuo o no.

“Si camina por la playa, y encuentra un castillo de arena y no hay nadie alrededor. Tendría que hacerse la pregunta, ¿qué hace esta cosa aquí? ¿La arena, el viento y el agua hicieron esta cosa? ¿Se autoorganizaron con fuerzas ciegas? ¿O alguien con un intelecto diseñador lo armó?”, preguntó Iacoboni.

“Esas son las dos únicas posibilidades, ¿verdad? Y no creo que haya casi nadie que no esté discapacitado que diga ‘la arena y el viento construyeron un castillo de arena’. Dirían ‘no, un padre y sus hijos construyeron un castillo de arena, jugaron y se fueron a casa'”.

Esa es la misma mentalidad que Iacoboni estableció en su forma de ver la vida. Aunque no veamos al padre y a los niños construyendo el castillo de arena, vemos el intelecto y el diseño en la construcción temporal de arena, y en los seres vivos, Iacoboni también puede ver el diseño y la inteligencia.

Los tiburones tienen una estructura llamada ampolla de Lorizini que no tienen otros animales. Se trata de una red única de poros llenos de mucosidad que atraviesan su frente y sus lados y que permiten al tiburón atrapar a sus presas. La mayoría de los tiburones tienen un sentido de la vista muy pobre, y tampoco pueden nadar tan rápido, así que lo que quiere es poder atrapar a una presa en apuros. Eso es lo que hace su ampolla, puede detectar las turbulencias a distancia.

Uno puede, como Charles Darwin, argumentar que surgió de la evolución, lo que significa que los tiburones no tenían antes ampollas, pero luego las adquirieron por mutación (cambio aleatorio en el ADN).

Eso puede sonar muy bien en teoría, pero la realidad suele contar una historia diferente.

“El problema es que si tiene mutaciones aleatorias no va a ningún sitio de forma constructiva. Todo es destructivo”, dice Iacoboni. “En el campo de la medicina, sabemos lo que hacen las mutaciones, lo matan”.

En los humanos, las mutaciones son la base de las enfermedades hereditarias y del cáncer. Aparte de crear bacterias y virus resistentes a los medicamentos, la mayoría de las mutaciones de animales y plantas conducen a la enfermedad.

Además, los tiburones tienen 16,000 billones de pares de ADN, por lo que también es una cuestión de azar no solo que las mutaciones sean útiles, sino también que haya combinaciones de mutaciones en la zona adecuada, dado que las otras mutaciones en otros lugares no maten al tiburón primero.

Incluso en el hipotético caso de que las ampollas procedieran de mutaciones, se plantea la cuestión de la supervivencia del tiburón sin ampollas, con una vista pobre y una capacidad media para nadar. ¿Cómo habría sobrevivido a lo largo de muchas generaciones para conseguir las ampollas?

Si el tiburón tenía buena vista y podía capturar presas sin las ámpulas, entonces los tiburones que viven ahora deberían ser agudos de vista y con ámpulas, hacer que los tiburones pierdan gradualmente la vista contradice la teoría de la supervivencia del más apto, donde el que tiene los rasgos más beneficiosos sobrevive y transmite sus rasgos.

Por ello, Iacoboni argumentó que la otra razón plausible es que todo fue diseñado, con todas las funciones y propósitos fundidos naturalmente en el modelo final de la vida.

“Los organismos están organizados”, escribió Iacoboni, e incluso la propia etimología de la palabra organismo tiene sus raíces en el orden y el diseño.

Como un torbellino de copos brillantes que centellean en un globo de nieve, el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA capta una visión instantánea de muchos cientos de miles de estrellas que se mueven en el cúmulo globular M13, uno de los cúmulos globulares más brillantes y conocidos del cielo boreal. Esta brillante metrópolis de estrellas se encuentra fácilmente en el cielo invernal de la constelación de Hércules y puede incluso vislumbrarse a simple vista en cielos oscuros. M13 alberga más de 100 000 estrellas y se encuentra a una distancia de 25 000 años luz. (NASA)
Como un torbellino de copos brillantes que centellean en un globo de nieve, el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA capta una visión instantánea de muchos cientos de miles de estrellas que se mueven en el cúmulo globular M13, uno de los cúmulos globulares más brillantes y conocidos del cielo boreal. Esta brillante metrópolis de estrellas se encuentra fácilmente en el cielo invernal de la constelación de Hércules y puede incluso vislumbrarse a simple vista en cielos oscuros. M13 alberga más de 100 000 estrellas y se encuentra a una distancia de 25 000 años luz. (NASA)

Un “llamado a las armas”

TELOS es una “llamada a las armas”, dijo Iacoboni. No es un simple ejercicio, ni una lectura, sino el reconocimiento de que existe un creador superior. Los individuos sin fe están condenados a la misma miseria y caos que experimentaron Monod, Russell y otros científicos ateos citados en su libro.

“No me interesa nombrar a Dios, no soy un teólogo”, dijo Iacoboni.

“Solo quiero que crea en un diseñador supremo y que entienda que hay un propósito mayor que impregna la vida y con el que tiene que ponerse en contacto si quiere tener una vida que valga la pena”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.