OPINIÓN: Sr. Presidente, divulgue el memorándum en su discurso sobre el Estado de la Unión

29 de Enero de 2018 Actualizado: 30 de Enero de 2018

El Presidente Donald Trump pronunciará su primer discurso sobre el Estado de la Unión el 30 de enero. Según altos funcionarios de la administración, Trump destacará muchos logros en su primer año en el cargo y compartirá su visión para construir “una América segura, fuerte y orgullosa”.

Trump ciertamente se ha ganado derechos de vanagloriarse. Según el Fondo Monetario Internacional, el PIB de Estados Unidos crecerá 2.7 por ciento en 2018, eliminando el mito del “estancamiento secular” de los años de Obama. La tasa de desempleo es de 4.1 por ciento, un nivel no visto en 17 años. El desempleo de los negros e hispanos se encuentra en su punto más bajo en la historia. La confianza de los consumidores en Estados Unidos está cerca de su nivel más alto y el optimismo económico se ha disparado. La gente cree que estará mejor en los próximos años.

Sin embargo, una década después de que comenzara la Gran Recesión, un tercio de los estadounidenses todavía no se ha recuperado financieramente del todo. Por un lado, una revisión del éxito económico de este año es bienvenida: todos podemos aprovechar algunas buenas noticias. Por otro lado, la rugiente economía de Trump ha demostrado que la sobrerregulación, el estatismo y la intervención gubernamental de la era Obama fueron un fracaso total. A Estados Unidos se le ha dado una poderosa lección sobre la naturaleza de las cosas que uno espera que no se olviden pronto.

No obstante, sugiero que hay algo más urgente, de lo que Trump debería hablar en su discurso sobre el Estado de la Unión: el memorándum de cuatro páginas preparado por el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. El memorándum presuntamente documenta sobre el abuso de poderes de vigilancia del FBI y del Departamento de Justicia (DOJ) y la corrupción de funcionarios de alto nivel del FBI en la administración Obama. Según las primeras filtraciones, el subdirector del FBI, Andrew McCabe, el secretario de Justicia adjunto, Rod Rosenstein, y el ex director del FBI, James Comey, son nombrados específicamente en el memorándum.

¿Por qué es tan importante el memorándum?

La comunidad de inteligencia es responsable de recopilar, analizar y producir información para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos. Nadie debería utilizar las agencias de inteligencia como arma para vigilar a los ciudadanos estadounidenses o para tratar de interferir con la política interna. Pero esto es exactamente lo que dice el memorándum. Muchos representantes de la Cámara de Representantes que han leído el memorándum han expresado su conmoción y consternación. Si sus afirmaciones son ciertas, el abuso de la vigilancia podría fácilmente ser el mayor escándalo político desde la fundación de la república.

Mientras que los demócratas han acusado a Trump de conspirar con Rusia para ganar las elecciones presidenciales de 2016, el memorándum supuestamente describe una imagen muy diferente. Las personas que vieron el informe insinuaron que el FBI utilizó el dossier del ex espía británico Christopher Steele, que había sido parcialmente financiado por la campaña de Hillary Clinton, para obtener una orden de vigilancia contra el equipo Trump.

Los funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia también tomaron decisiones tendenciosas y políticamente motivadas, lo que finalmente llevó a la investigación rusa del asesor especial Robert Mueller. Si se demuestra, el memorándum podría deletrear el final de la caza de brujas de Mueller. Las acusaciones contra los ex lugartenientes de Trump, Flynn y Manafort podrían ser desestimadas porque son el fruto del árbol venenoso.

Se dice que la evidencia en el informe es tan dañina que los demócratas están luchando con uñas y dientes para detener su publicación. Lo han llamado “distorsionado”, “temas de discusión”, “engañoso” o lo describieron de alguna manera como “mentiras”.

Pero lo curioso es que, si el memorándum es tan falso como los demócratas dicen que lo es, ¿no deberían los demócratas apoyar la publicación y dejar que los republicanos hagan el ridículo? La única explicación razonable es que la administración Obama, el Comité Nacional Demócrata y la campaña de Clinton estuvieron inextricablemente involucrados en el abuso de la vigilancia; la actual resistencia de los demócratas no es más que una táctica para la auto preservación.

El presidente Trump es asesorado entre bastidores para presionar a favor de la divulgación del memorándum. Pero tiene la autoridad para desclasificar no solo el informe, sino también los documentos subyacentes en los que se basa la investigación. En un momento en que el FBI se enfrenta a una crisis de confianza pública, el presidente Trump tiene la responsabilidad de decir la verdad al pueblo estadounidense y restaurar la confianza en el gobierno. Sr. Presidente, divulgue el memorándum en su discurso sobre el Estado de la Unión. Léalo en voz alta.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

 Por favor compartí este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS