Orden ejecutiva transgénero privilegia a los hombres sobre las mujeres y a los niños sobre las niñas

Por Jennifer Lahl
26 de Enero de 2021
Actualizado: 26 de Enero de 2021

Opinión

El presidente Joe Biden firmó 17 órdenes ejecutivas (OE) en su primer día en la Casa Blanca. Según lo prometido, firmó la OE sobre prevención y lucha contra la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual. Esto no debería sorprendernos, ya que hizo campaña para aprobar la Ley de Igualdad dentro de sus primeros 100 días en el cargo.

No perdió el tiempo.

Esta Ley de Igualdad me está causando a mí y a muchas de mis colegas femeninas un gran enfado, sobre todo porque se nos está imponiendo por decreto de autoridad. Olvida el proceso democrático. Olvida las conquistas por las que las mujeres han luchado y ganado en las últimas décadas. Ganancias como la igualdad de oportunidades en el empleo y los logros del Título IX para la igualdad de oportunidades en la educación y en el deporte. Esta OE dice:

“Los niños deberían poder aprender sin preocuparse por si se les niega el acceso al baño, a los vestuarios o a los deportes escolares. Los adultos deben poder ganarse la vida y ejercer una profesión sabiendo que no serán despedidos, degradados o maltratados por la persona con la que van a casa o porque su forma de vestir no se ajusta a los estereotipos basados en el sexo. Las personas deben poder acceder a la asistencia sanitaria y asegurarse un techo sin ser objeto de discriminación por razón de sexo. Todas las personas deben recibir el mismo trato ante la ley, sin importar su identidad de género u orientación sexual”.

A pesar de toda su charla sobre nuestra necesidad de seguir la ciencia, Biden falla en su propio estándar al combinar género y sexo. El sexo es la realidad material del hombre o la mujer. Los seres humanos son criaturas sexualmente dimórficas y el sexo es una característica fija; no se puede cambiar.

Por supuesto, hay algunos pequeños matices, como cuando un niño nace con desviaciones raras como genitales ambiguos, el síndrome de Turner o el síndrome de Klinefelter, pero esas son mutaciones dentro del ámbito binario hombre-mujer; no constituyen un sexo adicional.

Por otro lado, el género no tiene nada que ver con la ciencia. Es una forma socialmente construida para categorizar la forma en que las personas representan su sexo a través de la moda, los gestos y las actividades. Tendemos a comprar muñecas a las niñas y camiones a los niños. Muchos de nosotros conocemos a niñas que serían consideradas marimachos si las vemos trepar a los árboles, jugar al ejército o preferir el fútbol al ballet. Del mismo modo, hay niños pequeños que prefieren las cosas de chicas y no están muy interesados en los deportes de contacto.

En el lenguaje de la OE sobre igualdad, Biden argumenta que los varones biológicos deberían poder usar el baño de las niñas y jugar en los equipos deportivos de las niñas si se identifican como niñas pequeñas. Y los varones biológicos, si se identifican como mujeres, deberían poder buscar oportunidades de empleo históricamente limitadas por el sexo a las mujeres.

Entonces, por ejemplo, si dirige un centro de salud para mujeres o un refugio para mujeres que son víctimas de violencia doméstica, podría verse obligada a emplear a un hombre que se identifique como mujer. También podría verse obligada a cuidar a mujeres trans en el centro de salud para mujeres y en los refugios de violencia doméstica.

Puede imaginar lo inseguros que se sentirían sus pacientes o clientes al ser atendidos por alguien que claramente es un hombre, sin importar cómo se vistan o cómo se llamen. Si ha sufrido violencia a manos de un compañero o cónyuge masculino, puede imaginar cuán temerosas pueden estar las mujeres al irse a dormir por la noche sabiendo que un hombre vive entre ellas.

Biden va en serio con esta OE:

“Es política de mi Administración prevenir y combatir la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual, y hacer cumplir plenamente el Título VII y otras leyes que prohíben la discriminación por motivos de identidad de género u orientación sexual. También es política de mi Administración abordar las formas superpuestas de discriminación”.

El Título VII, también conocido como la Ley de Derechos Civiles de 1964, fue aprobado para prohibir la discriminación laboral por motivos de raza, color, religión, sexo y origen nacional. Todas cosas increíblemente buenas y necesarias en un momento importante de la historia de Estados Unidos.

Pero la adición de género o identidad de género es enormemente problemática ya que necesariamente privilegiará a los hombres sobre las mujeres y a los niños sobre las niñas. La identidad de género hace que las protecciones basadas en el sexo sean nulas y sin efecto, reemplazándolas con lo que esencialmente no son más que protecciones para los estereotipos de roles sexuales.

Esto no es igualdad. Se trata de legislar la discriminación de los hombres a las mujeres, hombres que quieren obligarte a tratarlos como mujeres. Puedo pronosticar que muchas demandas se emitirán en el futuro debido a esto.

Jennifer Lahl es la fundadora y presidenta del Centro de Bioética y Cultura. Es productora de los documentales “Eggsploitation”, “Anonymous Father’s Day”, “Breeders: A Subclass of Women?” y “Maggie’s Story” y “#BigFertility”, que fue una selección oficial en el Festival Internacional de Cine de Silicon Valley. Ella está de nuevo detrás de cámaras, produciendo una película sobre la ética de permitir la transición médica y quirúrgica de los niños.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS