Organización sin fines de lucro demandará a los CDC porque afirmaron que las vacunas no causan autismo

Por MEILING LEE
21 de Febrero de 2021
Actualizado: 21 de Febrero de 2021

Del Bigtree, fundador de Informed Consent Action Network (ICAN) dijo que su organización presentará una demanda contra los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La demanda busca que se retire la declaración de que las vacunas no causan autismo de una página web, de los CDC, que habla sobre el autismo y las vacunas.

“No hay ciencia que respalde la afirmación, con respecto a lo que proporcionaron los CDC, para decir que las vacunas, en plural, no causan autismo”, dijo Bigtree a The Epoch Times. “Esa es una declaración falsa”.

“Presentaremos un caso contra los CDC para que retiren eso del sitio web, porque realmente es inexacto”, agregó.

Bigtree dice que los CDC no han podido proporcionar a su organización estudios que muestren concretamente que las vacunas no les causan autismo a los bebés en los primeros seis meses de vida, un trastorno neurológico y del desarrollo que puede diagnosticarse desde los seis a los 12 meses.

“Si las vacunas contribuyen al problema, ciertamente podemos suspender la aplicación de vacunas en los primeros seis meses de vida porque el autismo aparece a los seis meses”, dijo Bigtree.

En Estados Unidos se ha experimentado un aumento de niños diagnosticados con autismo. En el 2000, solo 1 de cada 150 niños tenía autismo. Para 2016, los CDC estimaron que 1 de cada 45 niños tenía autismo y 1 de cada 32 niños fue diagnosticado con el trastorno en Nueva Jersey.

Una vista general del campus Edward R. Roybal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta, Georgia, el 23 de abril de 2020. (TAMI CHAPPELL/AFP vía Getty Images)

Un portavoz de los CDC dijo que la agencia de salud siempre ha sido franca sobre su posición sobre las vacunas y el autismo. “Los CDC son y siempre han sido claros sobre este tema: las vacunas no causan autismo”, dijo un portavoz a The Epoch Times en un correo electrónico.

En agosto de 2020, la agencia federal dijo que estaba actualizando su sitio web y eliminó temporalmente la declaración, lo que provocó un malentendido de que los CDC podrían haber cambiado su postura sobre el tema.

“En cuanto a la declaración a la que hace referencia, en el otoño de 2020, como parte de las actualizaciones de rutina del sitio web para garantizar un formato coherente del sitio web, los CDC actualizaron su página sobre vacunas y autismo”, dijo el portavoz. “Recientemente, este cambio ha sido malinterpretado en las redes sociales y por algunas organizaciones como un cambio en la posición de los CDC”.

“El titular [sobre el autismo] se ha vuelto a agregar a nuestro sitio web para garantizar que no haya confusión sobre la posición de los CDC”, agregó.

Mark Sadaka, un abogado de lesiones por vacunas que ha manejado más de 180 casos de vacunación, dijo que los CDC “nunca” eliminarán la declaración ya que la agencia de salud está haciendo esa afirmación basada en su propia investigación y la recomendación del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP ) que “se reúnen periódicamente y votan sobre todo tipo de cuestiones, incluidas cuestiones de seguridad y recomendaciones sobre quién debe vacunarse y cuándo”.

“El CDC es la principal agencia de salud pública de EE.UU. y, al igual que hizo el ACIP, puede tomar la información disponible actualmente y emitir declaraciones relacionadas con la salud pública”, dijo Sadaka a The Epoch Times en un correo electrónico. “Eso es lo que se le encarga a los CDC y eso es lo que hicieron aquí”.

Sadaka dijo que la demanda de ICAN debería centrarse, en cambio, en que los CDC “agreguen un lenguaje calificativo a la información presentada al público”.

“Lo mejor que podría suceder [para la demanda de ICAN] es la adición de un lenguaje calificativo que diga ‘no se han estudiado seis efectos de las vacunas en las primeras seis semanas de vida’ o algo así”, dijo Sadaka.

“Como abogado de las personas lesionadas por las vacunas, puedo decir que las vacunas pueden dañar y matar. Pero cuando se trata específicamente del autismo, no hay un respaldo científico en este momento. Puede que llegue algún día”, agregó.

Falta de estudios para respaldar la afirmación

Logotipo de ICAN. La organización sin fines de lucro dijo que presentará una demanda contra los CDC con respecto a la afirmación de que las vacunas no causan autismo. (Cortesía de icandecide.org)

En 2019, ICAN y el Instituto de Ciencias del Autismo presentaron una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) a los CDC solicitando que la agencia de salud proporcione todos los estudios en los que se basó para determinar que las cinco vacunas, administradas durante los primeros seis meses de vida, no causan autismo.

Las vacunas: difteria, tétanos y tos ferina acelular (DTaP), hepatitis B, polio (IPV), Haemophilus Influenzae tipo B (Hib) y neumocócica conjugada (PCV13), se inyectan a los bebés tres veces cada una durante los primeras seis meses de vida”, se lee en la denuncia [pdf] presentada contra los CDC en diciembre de 2019.

Los CDC finalmente proporcionaron a ICAN 20 estudios en marzo de 2020 [pdf] después de que se vieron obligados a someterse a la solicitud de FOIA.

De los 20 ensayos proporcionados por los CDC, 18 no abordaron ninguna de las cinco vacunas sobre las que ICAN pidió información.

En cambio, estaban relacionados con la MMR (sarampión, paperas y rubéola), timerosal o ambos. El timerosal es un conservante que contiene mercurio y que se usaba ampliamente para prevenir el crecimiento de bacterias y hongos en las vacunas hasta 2001, cuando “se eliminó o redujo en todas las vacunas para niños de 6 años de edad”, excepto en la vacuna contra la gripe, según los CDC.

Bigtree dijo que dos de los estudios restantes, el informe de 2012 del Instituto de Medicina (IOM) y el ensayo de exposición a antígenos de 2013, ambos financiados por los CDC, aún no respondían si las vacunas administradas desde el nacimiento hasta los seis meses causan autismo.

El estudio de antígenos [pdf] publicado en el Journal of Pediatrics analizó específicamente la cantidad de antígenos, una sustancia que puede inducir una respuesta inmunitaria, en las vacunas administradas en los primeros dos años de vida en niños con trastorno del espectro autista y en los que no. No examinó los efectos de otras sustancias en las vacunas, como adyuvantes y otras sustancias químicas.

El CDC dice que los adyuvantes son ingredientes en las vacunas que “ayudan a crear una respuesta inmune más fuerte” o ayudan a que “las vacunas funcionen mejor” pero “pueden causar más reacciones locales (como enrojecimiento, hinchazón y dolor en el lugar de la inyección) y más reacciones sistémicas (como fiebre, escalofríos y dolores corporales) en comparación con las vacunas sin adyuvante”. Un adyuvante común utilizado en muchas vacunas es el aluminio.

Los autores del estudio no encontraron evidencia que indique una asociación entre la exposición a los antígenos en las vacunas y el autismo, o en el trastorno del espectro autista (TEA) con regresión, aunque “se puede argumentar que el TEA con regresión, en el que los niños generalmente pierden habilidades de desarrollo durante el segundo año de vida, podrían estar relacionadas con exposiciones en la infancia, en las que se incluyen las vacunas”.

El informe del IOM fue el único estudio que abordó una de las vacunas, la DTaP, sobre la que ICAN preguntó. El estudio analizó más de 12,000 ensayos revisados por pares para examinar si ciertas vacunas causaron los 158 efectos adversos que han sido reconocidos.

Según la literatura científica disponible, el IOM encontró que solo cinco de los 158 eventos adversos no estaban asociados con las vacunas, 18 estaban asociados con las vacunas y, para los 135 efectos adversos restantes, no había evidencia adecuada para “aceptar o rechazar una relación causal”.

Para la vacuna DTaP, el informe concluyó que “la evidencia es inadecuada para aceptar o rechazar una relación causal entre la vacuna con toxoide diftérico, toxoide tetánico o tos ferina acelular y el autismo”.

El único estudio relevante revisado por el IOM, pero que “no fue considerado en el peso de la evidencia epidemiológica” encontró una asociación entre el autismo y la DTaP. El estudio fue rechazado porque “proporcionaba datos de un sistema de vigilancia pasiva y carecía de una población no vacunada”.

Hasta la fecha, no se ha realizado ningún estudio sobre los efectos generales en la salud entre un grupo vacunado y un placebo o un grupo no vacunado debido a preocupaciones éticas sobre la retención de vacunas a los niños del grupo placebo.

Pero Bigtree dice que los CDC aún pueden realizar un estudio retrospectivo y comparativo entre niños vacunados y no vacunados utilizando datos de su Vaccine Safety Datalink, que monitorea la “seguridad de las vacunas y realiza estudios sobre eventos adversos raros y graves luego de la inmunización”.

Bigtree alega que las agencias federales de salud se niegan a realizar este tipo de estudios.

“Eso es todo lo que pedimos, simplemente hacer un estudio comparativo con su base de datos, vacunados frente a no vacunados”, dijo Bigtree. Pero “esencialmente nos dijeron: ‘Nunca haremos ese estudio'”.

El NIH no respondió a un correo electrónico de The Epoch Times para recibir sus comentarios.

“Ese estudio podría responder a esta pregunta de una vez por todas”, dijo Bigtree. “Lo que significa que, si supieran que tienen razón y si supieran que las vacunas hacen que las personas sean más saludables, harían ese estudio”.

El IOM también ha sugerido que se realice un estudio entre “aquellos que no reciben vacunas y aquellos que reciben el calendario de vacunación completo recomendado actualmente” para abordar “todos los resultados de salud y preocupaciones de seguridad” en su informe de 2013 sobre la seguridad del calendario de vacunas.

El programa de vacunación recomendado por los CDC incluye entre 50 y 54 dosis de 13 vacunas cuando la vacuna contra la gripe se administra anualmente a partir del año de edad y si las vacunas combinadas (DTaP y MMR) no se cuentan por separado.

Estados Unidos recomienda la mayoría de las vacunas para niños y adolescentes en comparación con otros países occidentales. En Suecia, las vacunas son voluntarias y la primera dosis se ofrece a las seis semanas, en lugar de inmediatamente después del nacimiento, como en Estados Unidos. Suecia ofrece 22 dosis de siete vacunas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS