Otra consecuencia de la crisis en Venezuela: no hay papel en Cuba

Por La Gran Época
04 de Abril de 2019 Actualizado: 04 de Abril de 2019

En Cuba, la debacle de su principal aliado y benefactor, Venezuela, se empieza a sentir. La escasez de papel ha provocado la reducción del número de páginas y la frecuencia con que se publicarán Granma y Juventud Rebelde, los diarios más importantes del país, una medida que también afecta a otros cuatro medios estatales.

“Debido a dificultades con la disponibilidad de papel gaceta en el país, las ediciones del periódico Granma de los miércoles y viernes, así como de los semanarios Granma Internacional, Trabajadores, Orbe y Opciones, se reducirán de 16 a ocho páginas”, indica un escueto comunicado oficial difundido este jueves.

La reestructuración comenzará a partir de este viernes y también incluirá la eliminación de la tirada de los sábados del periódico Juventud Rebelde, diario de la Juventud Comunista cubana, que mantendrá la circulación habitual de su edición dominical, la única que se publica en Cuba ese día.

“Otras publicaciones seriadas que se imprimen en papel gaceta verán afectada igualmente su circulación”, concluye la comunicación.

Granma, órgano del Partido Comunista (único legal) donde se dan a conocer los grandes anuncios y las disposiciones del régimen en el país, perderá el espacio que dedicaba a grandes reportajes y entrevistas, generalmente dedicados a temas económicos y sociales.

Los viernes, el diario más importante de la isla publicaba a dos páginas una sección llamada “Cartas”, utilizada por los lectores como tribuna controlada para quejas y denuncias, que usualmente son respondidas por las instituciones y organismos estatales correspondientes.

El desabastecimiento de papel gaceta es el capítulo más reciente de la escasez crónica que sufre desde hace décadas la isla, donde ya es habitual la falta de alimentos básicos como el aceite, la leche y la harina de trigo, y de productos de higiene como el papel sanitario, el detergente y las frazadas de piso (trapos para fregar suelos).

Durante la intensa crisis económica de principios de los años 90, conocida en la isla como “periodo especial”, la industria editorial cubana redujo sus publicaciones a mínimos.

En esos años muchos diarios desaparecieron y otros pasaron a tener circulación semanal. Granma y Juventud Rebelde mantuvieron sus tiradas diarias pero redujeron el tamaño y el número de sus páginas.

Con la llegada de Chávez al poder en Venezuela, la isla consiguió un estrecho aliado que subsidió la gradual recuperación de la isla en las últimas dos décadas. La mejora económica ayudó a relanzar muchas publicaciones y a retomar la edición de libros.

Pero en la actual crisis venezolana, donde el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, está cada vez más acorralado por la comunidad internacional y un gobierno interino que intenta recuperar sus funciones, se suspendió el envío de unos 50.000 barriles diarios de crudo a Cuba, agitando el fantasma de la escasez de los años 90.

(Con información de EFE)

 

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS