Otra presidencia de Lula da Silva sería un desastre para la democracia y la prensa brasileña

Por Augusto Zimmermann
15 de Agosto de 2022 2:28 PM Actualizado: 15 de Agosto de 2022 7:43 PM

Luiz Inácio Lula da Silva, el candidato de extrema izquierda para las elecciones presidenciales del presente año en Brasil, volvió a atacar la libertad de expresión exigiendo el “control social de los medios de comunicación”.

“El control social de los medios de comunicación” puede definirse cómo un “eufemismo para subordinar el libre flujo de información a la interferencia encubierta del gobierno”.

Conocido como Lula, el expresidente prometió que si resultaba elegido en las próximas elecciones presidenciales su gobierno aplicaría definitivamente la censura estatal de las redes sociales.

“Tendremos que regular las redes sociales, regular Internet, establecer un parámetro”, dijo Lula en una entrevista realizada el 19 de noviembre de 2021 en Bruselas, Bélgica.

En esta entrevista, Lula acusó falsamente al actual mandatario de ser “un presidente que cada día dice mentiras a través de las redes sociales”.

Según él, la proliferación de las supuestas “fake news” está motivada por el ascenso y la elección de políticos de “extrema derecha” como el presidente Jair Bolsonaro en Brasil y el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Sin embargo, esta declaración revela más sobre el propio Lula que sobre sus adversarios políticos. Se trata de un antiguo líder sindical que fue el 35º presidente de Brasil entre 2003 y 2010. Durante ese período, intentó consolidar los poderes dictatoriales mediante una serie de órganos externos de “control social” sobre la prensa, la televisión y el cine.

Afortunadamente, los constantes escándalos que sacudieron su administración, notoriamente corrupta, tuvieron al menos el efecto beneficioso de desmoralizar a un gobierno empeñado en establecer un régimen dictatorial duradero.

Lula y la prensa

El 23 de julio de 2003, durante el gobierno de Lula, Brasil apoyó la petición de la Cuba de Fidel Castro de suspender el estatus consultivo de Reporteros sin Fronteras (RSF) en las Comisiones de Derechos Humanos de la ONU.

Lula apoyó la suspensión de RSF porque esta organización se atrevió a criticar la elección de Libia, de Muhammar Gaddafi como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (pdf). Al unirse a Libia y a otros países con un pésimo historial en materia de derechos humanos (China, Cuba, Qatar y Arabia Saudí), el Brasil de Lula votó a favor de la suspensión de una de las pocas ONG que representan la libertad de prensa y que tienen estatus consultivo en esta rama del Consejo Económico y Social de la ONU.

El ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva habla durante una manifestación con partidarios del Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, Sao Paulo, Brasil, Brasil, Lula, Partido de los Trabajadores, PT, juzgado, condenado, corrupción, lavado de dinero , el 24 de enero de 2018 (Miguel Schincariol / AFP / Getty Images)

El 11 de mayo de 2004, el gobierno de Lula revocó arbitrariamente la visa del corresponsal del New York Times, Larry Rohter, que se encontraba fuera de Brasil en ese momento, después de que escribiera un artículo sobre los notorios hábitos de consumo de alcohol de Lula.

La acción fue totalmente ilegal porque la ley en Brasil prohíbe explícitamente la expulsión de extranjeros casados con una brasileña o que tengan un hijo brasileño. Rohter no solo vivía en Brasil, sino que estaba casado con una brasileña y tenía dos hijos brasileños.

“El incidente causó un gran revuelo e incluso los periodistas que cuestionaron el artículo de Rohter criticaron al gobierno por su intolerancia”, dice un informe del Comité para la Protección de los Periodistas.

Incluso apenas unos días después de la decisión ilegal de expulsar a ese periodista, Lula dijo que “no corresponde a un presidente responder a una idiotez como ésta. Esto no merece ninguna respuesta. Merece una acción. Creo que él debería estar mucho más preocupado que yo”.

“Este periodista no seguirá en este país. Esto servirá de ejemplo a otros. Si no tomara esta medida, cualquier otro periodista de cualquier otro país podría hacer lo mismo sin temor a ser castigado”, añadió Lula.

Proyecto de ley como amenaza a la libertad de expresión

En agosto de 2004, el gobierno de Lula presentó un proyecto de ley que pretendía abolir la libertad de prensa mediante la creación del Consejo Federal de Periodismo (CFJ). Este organismo habría adquirido poderes extraordinarios para “orientar, disciplinar y controlar” a todos los periodistas que trabajaran en Brasil. Ellos tendrían que registrarse en esa entidad para tener derecho a trabajar como periodistas. El entonces presidente tendría la facultad de nombrar libremente a los miembros del consejo de administración de esta agencia federal reguladora para un mandato de cuatro años.

En esa ocasión, Alberto Dines, profesor de periodismo de la Universidad de Campinas, explicó que el proyecto de ley del CFJ socavaría “la indispensable separación entre gobierno y prensa”.

Un simpatizante sostiene la bandera de Brasil antes de la esperada llegada del presidente brasileño Jair Bolsonaro en Anguillara Veneta, Italia, el 1 de noviembre de 2021. (Piero Cruciatti/AFP vía Gett

Ese proyecto de ley fue “una amenaza al principio de libertad de expresión establecido constitucionalmente”, según la Asociación Brasileña de Prensa.

Afortunadamente, la Câmara dos Deputados (Cámara de Representantes) decidió votar en contra de esa propuesta en 2005.

Sin embargo, en 2009, hubo un segundo intento por parte del gobierno de Lula de establecer el control gubernamental sobre los medios de comunicación a través de una “Conferencia Nacional de Comunicaciones” encargada de redactar un marco normativo que impusiera el “control social” de la prensa y de sus contenidos.

Control social o prensa libre

Muchas organizaciones de medios de comunicación se negaron a participar y varios de los principales periódicos del país criticaron duramente la iniciativa.

Según el entonces presidente de los Editores Nacionales de Revistas, Roberto Muylaert, su organización no participaría en este proceso porque la idea del “control social” de los medios de comunicación “es incompatible con la libertad de expresión y la libertad de prensa”.

“La propuesta de crear un ‘consejo social’ para auditar los contenidos de la prensa implica modificaciones en la Constitución que garantizan la libre iniciativa y la libertad de expresión”, dijo Muylaert.

En efecto, la Constitución brasileña es claramente clara en su artículo 5, que prohíbe toda forma de censura o de obstaculización de la libertad de prensa.

La Constitución brasileña va más allá y establece en su artículo 220 una protección formal de la libertad de expresión para las actividades intelectuales, artísticas, científicas y de los medios de comunicación. La disposición establece que toda manifestación de pensamiento, expresión e información no podrá ser objeto de ninguna forma de restricción gubernamental por razones políticas, ideológicas o artísticas.

Espero que el ganador de las próximas elecciones presidenciales en Brasil sea respetuoso con los derechos humanos básicos y la Constitución brasileña. Por ello, la candidatura de Lula da Silva representa una grave amenaza para el futuro de la democracia y el Estado de Derecho en Brasil. De hecho, si Lula fuera elegido para otro mandato presidencial, podría suponer un desastre absoluto para la democracia brasileña.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.