Otro estudio revela que inflamación del corazón es mayor tras vacunación con Moderna que con Pfizer

Por Zachary Stieber
24 de Noviembre de 2022 1:32 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2022 1:32 PM

Los casos de inflamación del corazón tras la vacunación contra el COVID-19 fueron más frecuentes entre los receptores de Moderna que entre los que recibieron la vacuna de Pfizer, según un nuevo estudio.

Los investigadores canadienses analizaron una base de datos e identificaron 141 casos de miocarditis, una forma de inflamación del corazón, en los 21 días siguientes a una dosis de la vacuna de Pfizer o de Moderna, que utilizan la tecnología del ARN mensajero (ARNm).

En comparación con el número esperado de solo 20 casos.

Los casos fueron mucho más elevados en el caso de los varones jóvenes, como ya habían constatado estudios anteriores, pero se elevaron aún más tras recibir una segunda dosis de la vacuna de Moderna en comparación con una segunda dosis de la inyección de Pfizer.

La incidencia, sin embargo, fue mayor tras la recepción de una tercera dosis de la vacuna de Pfizer.

“En este estudio de grupos basado en la población, las tasas observadas de ingresos hospitalarios o visitas a urgencias por miocarditis tras la vacunación con ARNm contra el SRAS-CoV-2 fueron más altas de lo esperado en función de las tasas históricas originales, sobre todo después de la segunda dosis, entre los que recibieron la vacuna de ARNm-1273 (Moderna), entre los varones y entre los pacientes más jóvenes (18-29 años)”, escribieron el Dr. Zaeema Naveed y otros investigadores de la Universidad de Columbia Británica y el Centro de Control de Enfermedades de Columbia Británica.

El artículo se publicó en la revista Canadian Medical Association Journal el 21 de noviembre.

Moderna y Pfizer no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Lo último en encontrar que Moderna presenta tasas más elevadas

Las investigaciones que se remontan a mediados de 2021 muestran que la incidencia de la inflamación del corazón es mayor después de una segunda dosis de Moderna para los hombres jóvenes en comparación con una segunda dosis de Pfizer.

Ambas vacunas se recomiendan como series primarias de dos dosis.

El Dr. Anish Koka, cardiólogo radicado en Estados Unidos, dijo en Twitter que el nuevo estudio pone de manifiesto la falta de acción de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que siguen recomendando que los varones jóvenes reciban cualquiera de las dos vacunas.

“Las tasas de Moderna son realmente mucho más altas para la dosis 2 en hombres jóvenes”, dijo el Dr. Walid Gellad, profesor de medicina de la Universidad de Pittsburgh. “Sigo perplejo por qué EE. UU. no ha actuado sobre esta información, que se conoce desde hace un año”.

Algunos otros países han suspendido la administración de la vacuna de Moderna —o de ambas— a los jóvenes, basándose en los efectos secundarios de la vacuna y en el hecho de que los jóvenes sanos corren poco riesgo con el COVID-19.

Los CDC también han detectado más casos de miocarditis (pdf) tras recibir la segunda dosis de Moderna en las poblaciones de mayor riesgo, utilizando datos de vigilancia.

Las autoridades estadounidenses añadieron la miocarditis como posible efecto secundario de ambas vacunas en 2021, pero no han cambiado sus recomendaciones, que exigen que prácticamente todas las personas reciban no solo una serie primaria, sino también al menos una dosis de refuerzo.

Las autoridades estadounidenses han afirmado que los beneficios de las vacunas —principalmente la protección contra enfermedades graves— superan los riesgos.

Los investigadores canadienses así lo afirmaron, aunque su única cita fue un documento de los CDC de junio de 2021 no revisado por expertos.

Otros estudios realizados desde entonces han concluido que los riesgos son mayores que los beneficios para una o más poblaciones, en particular los hombres jóvenes. El cálculo se ha inclinado debido a la creciente evidencia de efectos secundarios como la miocarditis y la menor eficacia de las vacunas contra la variante del virus ómicron y sus subvariantes, dicen algunos expertos.

Más información sobre el nuevo documento

Los investigadores canadienses analizaron la información de una plataforma de vigilancia de la Columbia Británica que cuenta con datos como pruebas de laboratorio e ingresos hospitalarios. Examinaron los datos del 15 de diciembre de 2020 al 10 de marzo de 2022.

Encontraron que 105 hombres y 36 mujeres experimentaron miocarditis y acudieron a un hospital o a una sala de emergencias dentro de los 21 días posteriores a una vacuna.

Aproximadamente el 60 por ciento de los casos se produjeron después de una vacuna de Pfizer, pero el conjunto de datos global incluía un nivel más alto de administración de Pfizer que de Moderna.

Los investigadores calcularon una tasa global de 137 casos de miocarditis por cada 100,000 dosis de la vacuna ARNm, por encima de la tasa esperada de 0.39 casos por cada 100,000 habitantes. La tasa esperada se extrajo de la incidencia de miocarditis en la población general de antes de la pandemia.

Las tasas fueron mucho más altas después de una segunda dosis y entre los varones jóvenes.

Para los hombres de 30 a 39 años después de una segunda dosis, la tasa fue de 7 por 100,000 después de una inyección de Moderna y de 1.3 por 100,000 después de una inyección de Pfizer.

En el caso de los varones de 18 a 29 años tras una segunda dosis, la tasa fue de 23 por 100,000 después de una inyección de Moderna y de 5.8 por 100,000 después de una vacuna de Pfizer.

Los investigadores calcularon la tasa dentro de los 21 días como 6.7 por cada 100,000 segundas dosis de la vacuna de Pfizer para los varones de 12 a 17 años, pero no pudieron calcular la cifra para ese grupo de edad para la vacuna de Moderna porque la vacuna no estaba disponible en Canadá para ese grupo durante el periodo de tiempo que se analizó.

Dependiendo de la dosis, las tasas fueron más altas para la vacuna de Pfizer.

Mientras que las tasas fueron más altas después de la segunda inyección de Moderna para hombres y mujeres de 18 a 39 años, por ejemplo, las tasas fueron más altas después de la primera vacuna de Pfizer para hombres y mujeres de 29 a 40 años.

Las tasas también fueron más altas después de recibir una tercera dosis de Pfizer que una tercera dosis de Moderna para algunos de los grupos de edad, incluidos los varones de 18 a 29 años. Este fue también el caso de los datos de vigilancia de los CDC. Una tercera dosis, o un refuerzo, se ha convertido en algo ampliamente aceptado porque las vacunas no son tan eficaces contra las nuevas variantes y la protección que confieren disminuye rápidamente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.