Otto Yuen: pintando el espíritu de Hong Kong

El artista del muro de Lennon en el exilio
Por LILY ZHOU
04 de Octubre de 2020
Actualizado: 04 de Octubre de 2020

El activista y fotógrafo prodemocracia, Otto Yuen, es ampliamente conocido en Hong Kong por sus grandes gráficos pintados a mano en los “muros de Lennon”.

Actualmente exiliado en el Reino Unido, Yuen le dijo a The Epoch Times que quiere usar sus pinturas para contarle al mundo occidental lo que está sucediendo en Hong Kong.

“Quiero resaltar el espíritu de Hong Kong”, dijo Yuen, quien profundizó en su significado del espíritu hongkonés: “No vamos a ceder, incluso frente a la muerte”.

Muros de Lennon

El Muro de Lennon original comenzó en Praga como un lugar donde los jóvenes podían hacer grafitis con mensajes e imágenes para expresar sus quejas políticas. Despegó tras el asesinato del cantante John Lennon en 1980, con una imagen de su rostro en la pared, y se convirtió en un símbolo del sentimiento anticomunista en la entonces Checoslovaquia.

Los muros de Lennon de Hong Kong, que comenzaron durante el movimiento de los paraguas de 2014 como paredes cubiertas con mosaicos de mensajes escritos en coloridas notas adhesivas, se volvieron omnipresentes después de reaparecer en 2019.

Los peatones toman fotos en un improvisado “Muro de Lennon” cubierto con mensajes escritos a mano para mostrar su apoyo a los manifestantes a favor de la democracia, dentro de un túnel subterráneo en el distrito de Tai Po en Hong Kong, China, el 20 de julio de 2019. (Anthony Kwan/Getty Images)

Junto a las notas hay ilustraciones más grandes, a menudo con mensajes inspiradores. Mucha gente está creando imágenes de diseño gráfico en el movimiento a favor de la democracia, pero “nueve de cada diez [carteles] eran dibujos digitales impresos”, dijo Yuen.

Desde medio metro (1,6 pies) hasta 4 metros (13 pies) de largo, las pinturas hechas a mano de Yuen son un espectáculo único en el movimiento.

“Muy pocas personas harían dibujos a mano en los muros de Lennon, porque la policía los daña o los retira muy rápidamente, por lo que muy pocas personas piensan que vale la pena el esfuerzo”, dijo Yuen.

Pero Yuen lo ve de otra manera.

“Trazo a trazo, las pinturas a mano darían a los espectadores una sensación única”, dijo.

Yuen tomó lo que esperaba que fuera “el primer paso” para inspirar a más artistas a expresar su deseo de libertad de esta manera. Pero hasta ahora, sigue siendo único en su clase.

Una pintura de Otto Yuen, conocido como el pintor del muro de Lennon, se ve en un muro de Lennon en Hong Kong. (Cortesía de Otto Yuen)
Manifestantes marchando con una pancarta pintada a mano por Otto Yuen, conocido como el pintor del muro de Lennon, en Hong Kong. (Cortesía de Otto Yuen)

“Esta es la razón por la que luchamos por Hong Kong”

Conocimos a Yuen en un evento de encuentro de artistas en Hackney Wick, al este de Londres, donde mostró una pintura de 10 metros de largo (33 pies) a los habitantes de Hong Kong que admiran su trabajo y que lo conocieron personalmente por primera vez.

El artista lució tranquilo, con los pies en la tierra, mezclándose bien entre los habitantes de Hong Kong en el evento, que fue pequeño e íntimo, debido a las restricciones del gobierno para frenar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Otto Yuen, conocido en Hong Kong como el pintor de paredes de Lennon (cuarto a la izquierda), monta una exhibición de su pintura con la ayuda de sus amigos, en Londres, el 20 de septiembre de 2020 (Lily Zhou/The Epoch Times).

La pintura que mostró era para un evento en Manchester, que marcaba el primer aniversario del ataque a la estación de metro del 31 de agosto, durante el cual la policía de Hong Kong irrumpió en estaciones de metro en un intento de arrestar a los manifestantes, hiriendo a pasajeros desarmados.

A la izquierda del cuadro, está escrito en inglés: “Esta es la razón por la que luchamos por Hong Kong”, y la respuesta, escrita en japonés, marcó el tono del cuadro.

Otto Yuen cuenta historias detrás de su pintura de 10 metros. Las historias hablan sobre el movimiento a favor de la democracia de Hong Kong, en Trafalgar Square, Londres, el 21 de septiembre de 2020. (Lily Zhou/The Epoch Times).

La respuesta escrita en japonés es el lema popular “Libera Hong Kong, la revolución de nuestro tiempo”. Yuen lo escribió en japonés, con la esperanza de proteger a las personas que comparten fotos de la pintura de ser acusadas en virtud de la ley de seguridad nacional impuesta por Beijing.

“No quiero que [los que la comparten] sean sancionados por la ley de seguridad nacional“, dijo Yuen.

Las tres figuras al lado del título son personajes de una serie de manga en la que está trabajando, que cuenta historias de la lucha por la libertad en Hong Kong.

Una página de la serie de manga en la que está trabajando, que dice que cuenta historias de la lucha de Hong Kong por la libertad. (Captura de pantalla/Instagram/Cortesía de Otto Yuen)

Los paraguas versus los gases lacrimógenos

La siguiente sección, junto a las palabras “cuando la libertad se declara ilegal, no hay otro lugar adonde ir”, escrita tanto en chino como en inglés, muestra un grupo de paraguas, con capas de pinceladas blancas en la parte superior que representan gases lacrimógenos.

Los paraguas, que los manifestantes utilizan para desviar los gases lacrimógenos, son otro símbolo de la lucha de Hong Kong por la libertad.

“La policía lanzó mucho gas lacrimógeno. Entre junio y diciembre de 2019, utilizaron 15,927 rondas de gas lacrimógeno contra los jóvenes en Hong Kong. Los jóvenes solo tenían sus paraguas para defenderse del gas lacrimógeno venenoso”, dijo Yuen.

A principios de noviembre de 2019, la policía de Hong Kong comenzó a usar un nuevo tipo de recipiente de gas lacrimógeno explosivo que lanzan a mano contra los manifestantes, paramédicos y periodistas.

A finales de mes, muchos residentes de Hong Kong se quejaron de que habían contraído enfermedades de la piel y sus hijos sufrieron una variedad de molestias por los vapores tóxicos de los gases lacrimógenos. Además, se han encontrado pájaros muertos en muchos lugares, incluso en las dos universidades que fueron fuertemente agredidas por la policía de Hong Kong.

A los residentes de Hong Kong les preocupaba cada vez más que la continua dispersión de gases lacrimógenos, por parte de la policía, pudiera tener efectos negativos para la salud y el medio ambiente a largo plazo.

Secciones de la pintura de 10 metros de Otto Yuen, conocido en Hong Kong como el pintor de muros de Lennon, en Manchester, el 31 de agosto de 2020, en una conmemoración del primer aniversario del ataque a la estación de metro de Hong Kong. (Lu Man/The Epoch Times edición en chino)

El precio de la libertad

La última sección, con el tema “contra la bestia, matar o morir”, cuenta historias que “captan la lucha de Hong Kong por la libertad”. Yuen dijo que “cada cuadro es una historia de sacrificio”.

La pieza central presenta la sitiada Universidad China de Hong Kong (CUHK) y la Universidad Politécnica (PolyU).

El asedio policial en el campus universitario de Hong Kong en noviembre de 2019, que duró aproximadamente dos semanas, fue uno de los episodios más violentos durante el movimiento de ley contra la extradición que comenzó en junio del año pasado. Cientos de personas quedaron atrapadas en el interior del claustro cuando la policía bombardeó la escuela con gases lacrimógenos, cañones de agua y proyectiles. Muchos estudiantes escribieron sus testamentos mientras estaban atrapados.

Los manifestantes se reúnen durante los enfrentamientos con la policía en la Universidad China de Hong Kong (CUHK), en Hong Kong, el 12 de noviembre de 2019. (Dale De La Rey/AFP a través de Getty Images).

Yuen pintó este cuadro “para representar [cómo] la CUHK y la PolyU estaban siendo devoradas” por el gobierno tiránico del PCCh, dijo a The Epoch Times.

Otras partes de la sección incluyen pequeños trozos de papel que representan notas adhesivas, volantes y carteles, con “una historia detrás de cada uno”; y una figura de Chan Yin Lam (también conocida como Christy Chan), una niña de Hong Kong de 15 años cuyo cuerpo desnudo fue encontrado flotando en el mar el 22 de septiembre de 2019.

Si bien, aún no se había determinado la causa de la muerte de Chan, la policía rápidamente descartó actividad sospechosa y dijo que la atleta escolar de natación se suicidó.

Tras la sospecha de muchos manifestantes de que tras la muerte hubo un asesinato, posiblemente de la policía, el 24 de agosto de 2020 el Tribunal Forense inició una investigación sobre la causa de su muerte.

Un jurado de cinco integrantes determinó por unanimidad, el 11 de septiembre, que “la causa de [su] muerte era sospechosa“.

Después de que comenzaron las protestas a favor de la democracia en Hong Kong, el número de supuestos casos de suicidio en la ciudad se disparó. Muchas de las víctimas eran jóvenes manifestantes y las circunstancias de sus muertes son sospechosas.

Dejando Hong Kong

“Creo que todos tienen un papel que desempeñar en este movimiento”, dijo Yuen, “mi elección es la pintura a mano”.

Teniendo padres progubernamentales, Yuen tenía que ser discreto. A menudo se escondía en una escalera sucia durante largo tiempo para pintar y permanecer en el anonimato. Él persistió.

En una época, al menos una docena de sus pinturas de 2 metros estaban en los muros de Lennon. Sus pinturas también se exhibieron en “tiendas amarillas“, sinónimo de “tiendas a favor de la democracia” en Hong Kong.

Una pintura de Otto Yuen, conocido como el pintor del muro de Lennon, se ve en una “tienda amarilla” en Hong Kong. (Cortesía de Otto Yuen)

Sin embargo, la nueva ley de seguridad nacional y las amenazas por Internet hicieron que Yuen se fuera.

“Nunca pensé en rendirme”, dijo Yuen, “hasta abril”, cuando “un grupo de extraños” por Internet, y un conjunto de “publicaciones afiliadas al PCCh, como Ta Kung Pao y Wen Wei Po” comenzaron a acusarlo de usar sus pinturas para atrapar manifestantes con fines sexuales, una acusación que Yuen dijo es “ridícula”.

Los manifestantes estaban tan agitados y se protegían unos a otros, que “sin mencionar cualquier cosa relacionada con la agresión a una manifestante”, uno “probablemente recibiría una paliza sólo por dañar una nota adhesiva en los Muros de Lennon”, dijo Yuen.

Simon Cheng, otro activista de Hong Kong, dijo en enero que las autoridades chinas lo obligaron a admitir que solicitaba la prostitución, una acusación con la que las autoridades chinas también acusaron a Xu Zhangrun, un profesor de 57 años de la universidad china de élite Tsinghua, conocido por su crítica pública implacable contra el régimen gobernante.

Las turbas en Internet amenazaron a Yuen usando “cuentas falsas de Instagram”, dijo. “En los peores días recibí más de 100 mensajes que decían ‘eres un enemigo del pueblo. No salgas o te matarán’”.

Se quedó en una casa segura que le proporcionó un amigo durante aproximadamente un mes. Sin embargo, “no puedo esconderme toda mi vida”, dijo.

Las tiendas que exhibían sus pinturas también se enfrentaron a la intimidación.

“En ese momento yo estaba pintando para las tiendas amarillas, ellos acudían en masa a las tiendas para difamarlos, acusándolos de albergar a un criminal. Intentaron desacreditarme por todos los medios necesarios”.

Una pintura de Otto Yuen, conocido como el pintor del muro de Lennon, se ve en una “tienda amarilla” en Hong Kong. (Cortesía de Otto Yuen)

La mayoría de las tiendas lo apoyaron a pesar de las acusaciones, dijo Yuen.

“Estaba consternado por la difamación y fui a todas y cada una de las tiendas para explicarme”, dijo, “pero afortunadamente los dueños de las tiendas entendieron. Ninguno de ellos vaciló”.

Le pidió al dueño de una tienda en Taipo, donde se encuentra un grupo de personas que lo perseguían, que quitara su pintura para evitar conflictos.

“Los dueños de tiendas de otros lugares nunca quitaron las pinturas sin importar qué, hasta que se aprobó la ley de seguridad nacional”, dijo Yuen.

“Debido a la ley de seguridad nacional, (las tiendas amarillas) ya no pueden exhibir [las pinturas], [que] me devolvieron”, dijo, “tengo dos opciones, tirar las pinturas o conservarlas. Decidí dejar Hong Kong para conservar las pinturas”.

Yuen dijo que necesitaba preservar las pinturas, las cuales se han convertido en uno de los íconos emblemáticos del movimiento.

“Tienen mucho valor histórico”, dijo.

Desde la aprobación de la ley de seguridad nacional, la policía ha desmantelado los muros de Lennon.

Tres personas se sientan frente a un muro de Lennon que exhibe carteles pintados a mano por Otto Yuen, en Hong Kong. (Cortesía de Otto Yuen)

Casi se rindió

Yuen estuvo abrumado por la incertidumbre debido a las intimidaciones que recibió por Internet después de la falsa acusación.

Solía enseñar a los jóvenes manifestantes a dibujar carteles a través de sesiones en vivo, durante las cuales recibía comentarios intimidatorios.

“Muchos chicos estaban molestos… Algunas chicas se ofrecieron como voluntarias para discutir con esas personas”, dijo.

“Pero son solo chicos”, dijo, y las chicas estaban “exhaustas después de responder entre 2000 y 3000 mensajes” en una noche.

“Era imposible”, le dijeron las chicas.

Yuen dijo que no quería ceder a las intimidaciones. Continuó con sus sesiones de enseñanza, hasta que un día mostró un dibujo de Chan Yin Lam, la niña de 15 años que murió.

“Les dije a los chicos que no discutieran con esas personas, que simplemente los dejaran estar”, dijo, “pero en realidad dijeron que probablemente me estaba masturbando mientras la pintaba, dijeron que se rebajarían tanto solo para mancillarme”.

“Estaba llorando. Después de eso, dejé la transmisión por completo para evitar que los chicos [se expongan al abuso en línea]”, dijo.

Yuen estaba desanimado. Anunció en Instagram que la gente lo consideraría muerto.

“Dije en mayo que dejaría de ser un pintor del Muro Lennon”, dijo.

“Publiqué en Instagram, diciendo que no los molestaría más… desapareceré, consideraré muerto al pintor de Lennon Wall”.

Había estado escribiendo tales publicaciones hasta que decidió preservar sus obras y dejar Hong Kong para el Reino Unido.

Nuevo viaje por delante

Yuen tenía un negocio de publicidad en Hong Kong. Cuando se fue de Hong Kong a fines de julio, tuvo que dejar de lado toda su inversión, incluida la mayor parte de su equipo de cámara, por un valor de entre 600,000 y 700,000 dólares de Hong Kong (77,000-90,000 dólares).

Tan pronto como Yuen llegó a Reino Unido, se enteró en una reunión de habitantes de Hong Kong sobre el evento planeado para conmemorar el primer aniversario del ataque a la estación de metro del 31 de agosto, para el cual se ofreció como voluntario para pintar un cartel de 10 metros.

Una mujer mira una pintura, de Otto Yuen, de 10 metros que habla sobre el movimiento prodemocrático de Hong Kong. El artista es conocido como el pintor del muro de Lennon, en Trafalgar Square, Londres, el 21 de septiembre de 2020 (Lily Zhou/The Epoch Times).

En la reunión, algunos padres le pidieron que les enseñara a pintar a sus hijos. Yuen dijo que estaba encantado con las ofertas y el reconocimiento.

Sin embargo, después de que los difamadores le enviaron un mensaje a cada uno de sus seguidores en Instagram, llamándolo pervertido, los padres se desvincularon de él.

“Tuve que planificar mi comida para el día siguiente, para asegurarme de que fuera barata y abundante. Después de pagar el alquiler y las facturas, en un momento me quedaron 7 libras (USD 9) y tuve que pedir donaciones para comprar pinturas y materiales”, dijo a The Epoch Times, con cierta vacilación.

“Sin embargo, realmente no quería mencionar esto”, agregó, “muchos están peor que yo”.

Yuen dijo que sus partidarios lo ayudaron a reunir pruebas, incluidas fotos de quienes lo acusaron. “No quiero publicarlos todavía, quiero ver hasta dónde están dispuestos a llegar, luego publicaré la evidencia por completo”.

“No nos rendiremos, ni siquiera afrontando la muerte”

“Estoy mostrando mi cara ahora, para que la gente sepa que no soy furtivo”, dijo Yuen, “Espero que los habitantes de Hong Kong se den cuenta de que me estaban difamando, a medida que me conozcan en persona”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de 連儂畫家 (@lennonwallpainter) el

Yuen dijo que no se sentiría bien si dejara de luchar por miedo.

“No tuve miedo de enfrentarme a la policía antidisturbios en Hong Kong, y no tendré miedo en el Reino Unido. [Yo] nunca cederé al miedo, ni dejaré de luchar”, dijo Yuen, porque” luchar por la libertad y proteger Hong Kong es responsabilidad de todos los habitantes de Hong Kong. [Nosotros] no podemos retirarnos por miedo”.

Una linterna con un mensaje escrito a mano por Otto Yuen, conocido como el pintor de Lennon Wall, en Londres, el 21 de septiembre de 2020. (Jane Werrell/NTD news)

El festival de mediados de otoño, un día tradicional que propicia las reuniones familiares, se dio el 1 de octubre de este año. El mismo día, hace 71 años, el PCCh tomó el poder en China y estableció la República Popular China.

Pero “recientemente, 12 compañeros manifestantes fueron arrestados y enviados al continente”, dijo Yuen. “Estamos muy preocupados por ellos”.

Yuen pasó siete días haciendo otra pintura, que plasmaba un joven manifestante bajo el cañón de una pistola, para un mitin del 1 de octubre en Manchester, exigiendo el regreso inmediato de los 12 manifestantes de Hong Kong.

“En Hong Kong hoy, ni siquiera tenemos la libertad de conmemorar a los seres queridos”, dijo Yuen. “Quiero resaltar el espíritu de Hong Kong. No nos rendiremos, incluso frente a la muerte”.

Yuen dijo que realmente quiere encontrar un muro en el Reino Unido de 4 a 5 pisos de altura, en el que pueda pintar el espíritu de Hong Kong.

Olivia Li, Annie Wu, Eva Fu, Nicole Hao y Jane Werrell de NTD, un medio asociado a The Epoch Times, contribuyeron a este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Epidemia de peste bubónica se propaga en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS