Paciente de cáncer de 91 años teje más de 8000 sombreros para personas sin hogar

Por SHANSHAN HU
16 de Agosto de 2019 Actualizado: 16 de Agosto de 2019

Si te dijeran que tienes cáncer y tienes que acostarte en la cama todos los días, ¿pasarías cada momento de tu vida abrumado por la tristeza y aislado de todo? En lugar de hacer eso, un hombre de 91 años con una enfermedad terminal ha tejido más de 8000 sombreros durante los últimos 15 años para la gente sin hogar.

Conocido como el “Hat Man” (Hombre Sombrero), Morrie Boogart fue llevado al hospicio Cambridge Manor en Grandville, Michigan, en el 2017 por cáncer de piel. Tanto la enfermedad como su edad limitaron su movilidad, obligándolo a permanecer en cama todo el día, todos los días.

A diferencia de la mayoría de los pacientes postrados en cama, Morrie encontró algo que le dio “un sentido de propósito“, dijo su hija Karen. Desde el momento en que se levantaba por la mañana, tomaba el hilo y comenzaba su rutina diaria de tejer sombreros. Con un par de pequeñas pausas intermitentes para comer, Morrie tejía hasta que se iba a la cama por la noche.

“¿Por qué lo hago? Simplemente me hace sentir bien”, dijo Morrie a CNN afiliado WXMI.

Su tribulación inspiró simpatía por otras desgracias en el mundo, y por la gente sin techo en particular. En invierno, cuando se calentaba en la cama, la gente sin techo quedaba en la calle, obligados a soportar la amargura de una noche de invierno. Decidió dedicar todo su tiempo y esfuerzo a tejer sombreros para ellos con la esperanza de que se salvaran de un poco de frío.

Morrie hizo lo que pudo para hacer la vida más fácil a los menos afortunados, aunque fuera algo tan pequeño como añadir un “borde” en la parte inferior de los sombreros para mantener calientes las orejas de las personas sin hogar.

El suministro de hilo de Morrie ocupaba la mayor parte del espacio de su habitación, con cajas sobre cajas apiladas contra la pared. Los visitantes y la gente de la comunidad comenzaron a donar hilo a su proyecto después de oír hablar de él. Luego, se corrió la voz en las redes sociales, y gente de todo el mundo en Internet le envió hilo, y también cartas en las que se encomendaba su amabilidad.

En los días festivos, e incluso en su cumpleaños, solo pedía una cosa como regalo: hilo.

La hija de Morrie, Karen, ayudó a llevar al mercado los productos de la “fábrica” unipersonal. Él crearía una etiqueta y embalaría los sombreros para ser enviados a su destino, y Karen los recogería y los entregaría personalmente. Los sombreros fueron a refugios y organizaciones como Mel Trotter y Salvation Army en el área de Grand Rapids, Michigan.

El gobernador de Michigan, Rick Snyder, se sintió tan conmovido por esto que escribió y firmó personalmente una carta para ser enviada por correo a Morrie.

El productivo “Hombre Sombrero” estaba muy contento con su vida y no quería otra cosa que seguir tejiendo. Aunque no tejía tan rápido como antes de ser colocado en un hospicio, logró completar 1 ó 2 sombreros por día. Él dijo: “Voy a hacer esto hasta que vuelva a casa con el Señor”, agregó.

“Si me quitas esto, mi vida se acaba”, dijo Morrie a las noticias locales WZZM13. “Por favor, no te lo lleves”, añadió.

Tristemente, alrededor de un año después, Morrie finalmente nos fue arrebatado por la enfermedad. Morrie pasó su vida dando a la gente sin techo, y a cambio recibió mucho amor de los demás. Difundir compasión y dar amor puede tomar muchas formas; tratar de dar un poco cada día hará que el mundo sea un lugar encantador.

Cuando la abuela trata de ayudar a acomodar la nueva secadora… no termina muy bien

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS