Paciente en estado vegetativo que dio a luz en Arizona fue violada y embarazada varias veces, dice examen

Por La Gran Época
23 de Mayo de 2019 Actualizado: 23 de Mayo de 2019

La paciente incapacitada en Arizona que dio a luz, aunque nadie en el centro de atención dijo haberse dado cuenta de que estaba embarazada fue “violada violenta y repetidamente” y puede haber dado a luz antes, afirma la familia en los documentos judiciales, informó la NBC.

En una demanda contra el Estado por cerca de USD 45 millones, la familia de la mujer dijo que los médicos que la examinaron el día en que dio a luz y encontraron signos que indican que este podría no ser el primer embarazo.

El examen encontró viejas laceraciones indicativas que ya habían sanado y que “no fueron causadas como resultado de esta entrega”, dice el documento del tribunal.

“Esa fue la opinión de la persona que la examinó”, dijo el abogado John Micheaels a NBC. “Como mínimo, hubo repetidas violaciones” de ella, evidenciadas por cicatrices físicas.

Shiju SantaNivas, enfermero de cuidados intensivos asignado al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, trata a un paciente a bordo del buque hospitalario USNS Comfort, 4 de octubre de 2017. (Foto de U. S. Navy/ Stephane Belcher)
Enfermero atiende una paciente (Foto de U. S. Navy/ Stephane Belcher)

El documento legal de la reclamación dice que la mujer llegó a las instalaciones de Hacienda de salud HealthCare en Phoenix cuando sólo tenía 3 años de edad en 1992, después de que le diagnosticaron daño cerebral con retraso psicomotor y ceguera parcial a total. La niña sufrió de un ahogamiento.

Todos estos años estuvo recluía ahí. El 29 de diciembre de 2018 las enfermeras de la instalación de la Hacienda llamaron al 911, diciendo que se sorprendieron al ver dar a luz a una paciente que ni siquiera sabían que estaba embarazada. La madre tenía entonces 29 años.

Nathan Sutherland, de 36 años, cuidador y enfermero del centro médico Hacienda Healthcare de Phoenix (Arizona), acusado de asaltar sexualmente a una mujer en estado vegetativo. Un enfermero de un centro médico de Phoenix, en Arizona (EE. UU.), fue arrestado como sospechoso de violar a una mujer en estado vegetativo desde hace más de dos décadas y que dio a luz en diciembre pasado. EFE/Oficina del Sheriff del Condado de Maricopa/

Un miembro del personal de la Hacienda de salud, Nathan Sutherland, fue arrestado en el mes de enero bajo sospecha de agresión sexual y abuso de adultos vulnerable. El hombre de 37 años cuidaba a la mujer agredida pero se declara inocente de los cargos. Los exámenes del ADN del bebé demuestran que coincide con el de Sutherland, según NY Times.

El abogado que representa a la mujer y sus padres le dijo a NBC KPNX que fue una sorpresa para su familia que pudiera haber estado embarazada antes.

La familia envió una reclamación de 55 páginas a la oficina del gobernador Doug Ducey, dijeron sus funcionarios el miércoles por la noche, informando que la revisarían, dijo New York Times.

En su demanda piden USD 25 millones para la víctima y USD 10 millones para cada uno de sus padres dentro de los 60 días o los abogados llevarán el caso a los tribunales.

La madre de la víctima dice que Sutherland brindó atención no supervisada a la víctima más de 1.000 veces, incluidas más de 800 veces durante la noche.

Ella también solicita para su hija específicamente “personal de solo mujeres”, ya que está en riesgo de ser explotada.

NY Times dijo que el Departamento de Servicios de Salud de Arizona advirtió que no comentaba sobre litigios pendientes o en curso. La Oficina del Procurador General en cambio dijo que el Estado está siendo representado por un consejo externo.

El reporte de Times añade que la Hacienda de salud despidió a Sutherland después de su arresto y el renunció a su licencia de enfermería.

El nacimiento sorpresivo también provocó la renuncia del director ejecutivo de Hacienda de salud y uno de los médicos de la víctima.

Ahora el caso está significando revisiones por parte de agencias estatales, por las preocupaciones de seguridad para los pacientes que están severamente discapacitados o incapacitados.

El bebé de la víctima ahora vive con su familia.

Funcionarios de la tribu apache de San Carlos, cuya reserva está en el sureste de Arizona, dijeron que la mujer era un miembro inscrito de la tribu.

“En nombre de la tribu, estoy profundamente conmocionado y horrorizado por el trato que recibió uno de nuestros miembros”, dijo Terry Rambler, jefe de la tribu, en una declaración. “Cuando tienes a un ser querido comprometido con los cuidados paliativos, cuando son más vulnerables y dependientes de los demás, confías en sus cuidadores. Lamentablemente, uno de sus cuidadores no era de confianza y se aprovechó de ella. Espero que se haga justicia”.

***

A continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS