Pacientes obesos suelen lesionar la espalda de los trabajadores de ambulancias

Por Jackson Elliott
15 de Octubre de 2021
Actualizado: 15 de Octubre de 2021

Los estadounidenses siguen engordando, pero las espaldas de los trabajadores de las ambulancias siguen sin fortalecerse.

En las últimas cinco décadas, el porcentaje de personas obesas en Estados Unidos ha pasado del 14% al 40%. La Asociación Americana de Obesidad calcula que en 2030 el 60% de la población será obesa.

Esto significa que el estadounidense promedio de hoy pesa 30 libras más que el estadounidense promedio de 1960. Según un estudio de la Dra. Audrey Reichard, cerca de la mitad del personal de los servicios médicos de emergencia (SME) que se lesionó entre 2010 y 2014 mientras levantaba pacientes entre los cuales varios eran obesos.

“Definitivamente causa dolor en la espalda”, dijo David Williams, un técnico médico de emergencia (EMT) de Care Med Ambulance en Chattanooga, Tennessee.

Casi el 90% de los usuarios de las ambulancias de Care Med son obesos, según Williams. Care Med transporta a las personas que no pueden conducir a las revisiones médicas. No atiende emergencias”.

Una camilla normal (izq.) comparada con una camilla para obesos frente a una ambulancia de Care Med en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

“Hemos tenido que hacer muchas más asistencias de elevación”, dijo Williams. “Eso nos quita tiempo en la oficina o el tiempo de otro camión cuando podrían estar descansando o recogiendo a otro paciente”.

Antes de trabajar en Care Med, la paramédico Candace Laymon trabajaba en el departamento de bomberos de Mowbray, Tennessee. La mayoría de las llamadas que recibía el departamento eran de personas que necesitaban ayuda para levantar a alguien obeso del suelo, dijo.

“No importa en qué servicio uno esté. Aún hay que tratar con problemas de obesidad”, dijo Laymon.

La epidemia de obesidad afecta a los servicios de ambulancias y emergencias de todo el país, según el director del servicio de ambulancias Dysart de Iowa, Jules Scadden.

“Es algo que todos enfrentan, mientras exista el SME”, dijo Scadden. “Sería estupendo que todo el mundo pesara 180 libras, pero incluso 180 libras pueden conllevar un desgaste del cuerpo”.

Espaldas afectadas

Los socorristas suelen ser fuertes. La mayoría de la gente de Care Med tiene una constitución robusta por haber levantado gente todo el día. Pero los cuerpos tienen sus límites, dijo Williams.

“Para la mayoría de la gente, más o menos cuando uno llega a la marca de 300 libras es cuando se llama a otra ambulancia”, dijo. “Eso pasa factura a nuestros equipos”.

El dolor de espalda producido por el levantamiento de pacientes obesos es un problema persistente para los trabajadores del SME de Care Med.

Candace Laymon sostiene la correa de una camilla bariátrica de una ambulancia de Care Med en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

“Al final del día, al final de la semana, nos duele hasta el punto de que apenas podemos movernos”, dijo Williams. “Ahora nos duele la espalda constantemente, hagamos lo que hagamos”.

Los socorristas saben que su trabajo implica levantar objetos pesados y que no pueden hacerlo para siempre, dijo Williams. A pesar de los bajos salarios y el desgaste físico, muchos socorristas trabajan porque quieren ayudar a los demás.

“Care Med se encuentra en una pandemia, y necesitan mucha ayuda”, dijo Chloe Gourley, asistente médica de emergencia (AME). “Ya estoy ayudando todo lo que puedo en todos los demás sitios, y aquí puedo ayudar a conducir”.

Para llevar a los pacientes obesos, los socorristas utilizan técnicas de elevación adecuadas, según Gourley.

“Pero incluso con eso, si uno tiene 10 pacientes obesos uno detrás de otro, incluso con descansos de 15 minutos, sigue siendo un esfuerzo”, dijo.

Cuando llega a casa después del trabajo, Gourley se estira, se da un baño o una ducha caliente y se aplica analgésicos en la espalda.

“Voy directamente a eso”, dice.

La socorrista Chloe Gourley sale de una ambulancia de Care Med en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

Soportar el peso

Aunque la tecnología de las camillas ha avanzado, las lesiones de espalda de los SME han aumentado. En algún momento, los trabajadores de emergencias deben levantar la camilla y al paciente.

“Todos dicen mucho que las camillas eléctricas son útiles. Lo son, hasta cierto punto”, afirma Laymon. “Pero aún hay que levantar toda la camilla y al paciente para cargarla en la parte trasera del camión”.

Los trabajadores de Care Med EMS Ethan Webber y Bailey Thornton suelen levantar entre 10 y 12 pacientes al día. Un paciente puede pesar entre 90 y 420 libras, dijo Webber. La camilla pesa unos 18 kilos.

Después de subir al paciente a la camilla, Webber y Thornton la suben a la ambulancia. Si tienen suerte, la camilla se desplaza sobre el pavimento liso y los pasillos anchos. Si no es así, luchan con la camilla por el césped, las escaleras o los pasillos estrechos.

Luego, Webber o Thornton levantan un extremo de la camilla mientras el otro se desliza por un riel dentro de la ambulancia. Al llegar a su destino, repiten el procedimiento a la inversa.

De las ocho personas que viajaron en la ambulancia de Webber y Thornton el 6 de octubre, seis eran obesas o tenían sobrepeso.

Sufrimiento mental

Para las personas que Webber y Thornton recogen, la obesidad suele ser solo una de muchas dificultades.

La mayoría de los obesos de la ambulancia se ven desesperados. No pueden caminar, pero apenas pueden mover las manos. Casi no hablan y sus expresiones parecen sin vida. Parecen avergonzados, pero, en la estrecha ambulancia, no hay dónde esconderse. Sus extremidades parecen delgadas y débiles.

Los obesos suelen estar deprimidos, dice Webber.

“Siento que no tienen precisamente la mentalidad de mantenerse sanos”, dijo. “Puede ser como el huevo o la gallina. La obesidad causó la depresión o la depresión causó la obesidad, pero normalmente están las dos cosas”.

La trabajadora de los servicios de emergencia Bailey Thornton carga a un paciente obeso en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

La ciencia lo confirma. La depresión y la obesidad tienden a estar relacionadas.

Webber afirma que los antecedentes familiares y la responsabilidad individual hacen parte de los motivos por los que la gente es obesa, pero la cultura también desempeña un papel importante. Cuando las personas sufren lesiones que las dejan postradas en la cama, tampoco tienen mucho que hacer más que comer.

“Probablemente sea más una cuestión cultural que otra cosa. Los estadounidenses consumen comida rápida todos los días. Conozco a mucha gente que pide pizza o comida para llevar en el hospital o que come y pide una bolsa de comida. No sé si seré diferente a los 70 años”.

Entre cada trabajo, Webber y Thornton mantienen el ánimo con un gran sentido del humor. No suelen hablar de los pacientes que transportan.

“Una vez interpretamos en el centro de la ciudad el tema ‘Staying Alive’ de los Bee Gees con las ventanillas abajo”, cuenta Webber. “La gente nos miraba raro”.

Tratando de recuperarse

Fuera de la ambulancia, los obesos mórbidos suelen llevar una vida solitaria. No pueden caminar para ver a otras personas. A menudo no quieren hacerlo, según Anita Bivens, una mujer obesa de 49 años que se está recuperando.

A diferencia de la mayoría de los otros obesos que lleva Care Med, Bivens está esforzándose por estar más saludable. Hace poco, pesaba 500 libras, dijo. Ahora ha bajado a 250 libras.

El socorrista Ethan Webber prepara una ambulancia en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

“Cuando pesaba 500 libras, mi autoestima era tan baja que no quería salir de casa”, dijo. “Mi esposo dijo que había dejado de preocuparme por mí. Solo me sentaba a beber y a comer”.

La obesidad de Bivens le causó desastrosos problemas de salud. Su riñón dejó de funcionar y estuvo a punto de morir en el hospital. El personal de salud logró reanimarla.

“Cuando me trajeron de regreso, no podía caminar, no podía hablar, no podía hacer nada”, dijo.

Pero sus problemas empeoraron cuando regresó a casa. Mientras dos técnicos de emergencias la ayudaban a subir las escaleras, Bivens se cayó.

“Se me salieron las piernas. Me rompí las piernas. Tengo las rodillas falsas, las piernas aplastadas, todo eso. Mis huesos estaban tan fracturados que el médico tuvo que idear una ruta diferente para los clavos y tornillos. No pude regresar a casa durante nueve meses”.

Bivens decidió perder peso por su hija Ariyha, su hijo Antonio, su esposo Carlos y su madre Charlotte. Tiene sus nombres tatuados en los brazos.

El trabajador de EMS Dalton Purdue se prepara para un turno temprano en una ambulancia de Care Med en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

“Fue Dios quien me sacó”, dijo. “Es Dios quien me está ayudando. Estoy sufriendo mucho con esos tornillos”.

En este momento, Bivens dijo que solo quería estar en casa. Pero para llegar allí, ella tiene que llegar a ser lo suficientemente fuerte como para hacer actividades que la mayoría de la gente da por hecho. Dijo que necesita ser capaz de atender sus necesidades básicas sola, como ir al baño.

“Mi objetivo es estar en casa”, dijo.

Ayudando a afrontar la situación

A pesar de los devastadores efectos de la obesidad, la mayoría de las aseguradoras no cubren los medicamentos para adelgazar, dijo James Zervios, vicepresidente de marketing y comunicaciones del grupo activista Acciones contra la Obesidad.

“Eso debería ser definitivamente una fuerte señal de que hay algo que no funciona en nuestro sistema médico, que no somos capaces de ayudar a las personas con obesidad”, dijo.

Para ayudar a las personas obesas y al personal de los servicios médicos de urgencia en la actualidad, Zervios dijo que los servicios de ambulancia, los hospitales y las empresas de equipos médicos deben adaptarse con tecnología, trabajadores de ambulancia adicionales u otros métodos.

“Tienen que averiguar cómo atender a todos que están ahí fuera”, dijo.


Una ambulancia de Care Med espera en el estacionamiento en Chattanooga, Tennessee, el 4 de octubre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

Muchas empresas de ambulancias ahora compran camillas especialmente diseñadas para los obesos mórbidos. Una “camilla bariátrica” es casi el doble de ancha que una normal. Pesa 150 libras en comparación con las 70 libras de una camilla normal, dijo Williams.

“Si se tiene la camilla más ancha y un paciente ancho, las cosas se ponen muy ajustadas”, dijo Laymon.

Compró “sillas de escalera” de 7000 dólares y una camilla de 32,000 dólares para transportar besos. Con el fin de evitar el aumento de los precios de las ambulancias, organizó una recaudación de fondos.

En ocasiones, para levantar a las personas obesas, las ambulancias tienen que llamar a otra ambulancia para que les proporcione más personal. Pero esta estrategia hace que haya menos ambulancias disponibles, dijo Scadden.

“Si tenemos que llamar a otros voluntarios que están disponibles para que vengan a ayudar a levantar, entonces si recibimos una llamada, no tenemos la capacidad o los recursos adicionales para atender a esa llamada”, dijo.

Nueva camilla de apoyo para los helicópteros

Los problemas para elevar a los pacientes obesos se vuelven más complejos a bordo de los helicópteros de emergencia.

A diferencia de las ambulancias, los helicópteros tienen un límite de peso y a veces no pueden transportar pacientes obesos a los hospitales.

Además, las camillas normales de las ambulancias no caben en los helicópteros, haciendo más difícil subir a los pacientes obesos dentro, explicó el ingeniero Andy Johnston, presidente de Critical Airlift Safe Loader.

La empresa de Johnston creó un nuevo porta camillas diseñado por el piloto de helicóptero Mark Sales. Sales ha visto a muchas personas lesionadas al levantar a personas con sobrepeso.

“El dispositivo de seguridad para la espalda es una solución que realmente elimina la elevación y ese movimiento lateral, y por el contrario eleva una camilla normal un pie”, dijo Johnston.

El accesorio de la camilla es demasiado grande para que entre en el helicóptero, pero cuando el paciente llega al hospital, los trabajadores pueden deslizar su camilla a otra camilla con ruedas sin necesidad de levantarla, según Johnston. Este nuevo sistema cuesta 18,000 dólares, dijo.

Sin embargo, el sistema no podrá ayudar a los socorristas del helicóptero a levantar a alguien desde el terreno. Sales dijo que una vez voló con un paciente de 600 libras que requirió a seis personas para subirlo al helicóptero.

“Todavía existe ese problema sobre el suelo, pero realmente se pensó [para el] problema en el hospital”, dijo Johnston.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS