Padre de estudiante que murió a causa del fentanilo emprende la misión de educar a otros

"Tienes que decidir si quieres litigar la última muerte o prevenir la próxima"
Por Patricia Tolson
18 de Enero de 2023 2:15 PM Actualizado: 18 de Enero de 2023 2:15 PM

Ed Ternan y su esposa, Mary Ternan, tienen una misión. Están decididos a enseñar a tantos niños y padres como puedan los peligros mortales del fentanilo y lo fácil que es morir por tomar una sola pastilla.

“Mi familia se vio inmersa en la crisis del fentanilo cuando perdimos a nuestro hijo menor, Charlie, a causa del fentanilo”, declaró Ed Ternan a The Epoch Times.

Charlie Ternan murió de una sobredosis de fentanilo el 14 de mayo de 2020. Tenía 22 años (Cortesía de Song for Charlie).

Ternan es el presidente y cofundador de Song for Charlie, una organización sin ánimo de lucro dedicada a concienciar sobre las “fentapíldoras”, que son píldoras de fentanilo hechas para parecerse a otros medicamentos recetados y luego vendidas a compradores involuntarios.

Charlie Ternan murió de una sobredosis de fentanilo el 14 de mayo de 2020. Tenía solo 22 años.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el fentanilo es un opioide sintético hasta 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina. Puede ser mortal, incluso en pequeñas dosis. Los datos de los CDC muestran que más de 150 personas mueren cada día por sobredosis relacionadas con el fentanilo y otros opioides sintéticos.

“Un tipo en Snapchat”

Charlie cursaba el último año en la Universidad de Santa Clara, California cuando murió.

En un video producido por Song for Charlie, la hermana de Charlie, Teresa, lo describió como un “muchachito alegre” que de niño era algo regordete. Sus amigos le recordaban como alguien divertido, inteligente y a quien los demás acudían con sus problemas.

Como explicó su padre, fue durante los cierres COVID-19 cuando Charlie, al igual que muchos estudiantes universitarios de la época, volvió a casa para las vacaciones de primavera. Debido a los cierres, se dijo a los estudiantes que no volvieran al campus, así que Charlie regresó a casa. Un mes antes de graduarse, Charlie “desafió a la administración y volvió al campus”, cuenta su padre.

Condujo desde la casa de sus padres en la zona de Los Ángeles hasta la casa de su fraternidad cerca del campus.

Una semana después, el 14 de mayo, Charlie estaba en su habitación de la fraternidad. La mayoría de sus compañeros habían salido a pasar el día fuera, pero Charlie tenía una entrevista de trabajo a las 5 de la tarde, así que se quedó con la idea de jugar a la videoconsola hasta la entrevista. La policía dijo que se enteró por un compañero de clase de que Charlie había preguntado a algunos de sus amigos si alguien tenía Xanax, un tranquilizante que se suele recetar para tratar la ansiedad y los trastornos de pánico.

Charlie tenía “una espalda notoriamente mala”, dijo su padre, una condición por la cual se había sometido a cirugía en diciembre de 2018, pero su espalda todavía le molestaba.

Ternan dijo que uno de los amigos de Charlie le dijo a Charlie que “conocía a un tipo en Snapchat” que podía suministrar las píldoras.

M30 falsificada

Se cree, dijo Ternan, que fue en algún momento durante las primeras horas de la tarde del 14 de mayo que Charlie compró “unos pocos Xanax” y “una píldora que le dijeron que era Percocet”.

La última vez que alguien dijo haber hablado con Charlie fue a las 3 de la tarde de ese día.

“Lo que sabemos es que nunca hizo la llamada de las 5”, dijo Ternan. “Por lo que los médicos pudieron saber, fue en algún momento entre las 15 y las 17 horas cuando Charlie se metió una M30 azul en la boca y murió en 15 minutos”.

Las pastillas redondas de color azul con una “M” impresa en una cara y el número “30” en la otra se identifican como clorhidrato de oxicodona en dosis de 30 miligramos y se clasifican como opioides utilizados en el tratamiento del dolor crónico.

Según la Ley de Sustancias Controladas, la oxicodona está clasificada como sustancia controlada de la Lista 2, pero muchas pastillas vendidas ilegalmente son falsificadas y contienen dosis mortales de fentanilo, sin que los compradores y consumidores lo sepan.

“Las píldoras falsificadas pueden contener cantidades letales de fentanilo o metanfetamina y son extremadamente peligrosas porque a menudo parecen idénticas a las píldoras de prescripción legítima, y el usuario probablemente no es consciente de lo letales que pueden ser”, dice la Administración para el Control de Drogas sobre las píldoras.

La única forma de saber si hay fentanilo es utilizando un kit de análisis, que los Institutos Nacionales de Salud describen como “una práctica de reducción de daños entre los adultos jóvenes que consumen drogas”.

Charlie con su novia, Bridget, en octubre de 2019. (Cortesía de Song for Charlie)

Esa noche, cuando los amigos de Charlie comenzaron a regresar a la casa de la fraternidad, algunos pasaron varias veces por su puerta abierta, dijo Ternan. Lo vieron tumbado en su cama. Tenía los ojos cerrados. Tenía el mando del videojuego en las manos, que estaban apoyadas en el pecho. Pensaron que Charlie estaba durmiendo la siesta. No fue hasta alrededor de las 8 u 8:30 p.m. cuando los amigos de Charlie fueron a despertarlo para la cena.

Estaba muerto.

En otro video producido por la organización sin ánimo de lucro, los hermanos de fraternidad de Charlie recuerdan haberlo encontrado inmóvil y sin respuesta en su cama. Mientras intentaban reanimarlo, “empezó a salirle sangre de la nariz”, dijeron.

Casi de inmediato, la policía informó a los Ternan que sospechaban que se trataba de fentanilo.

“Charlie no murió de sobredosis”, insiste Ed Ternan en el video. “Charlie fue envenenado”.

Según el Sistema de Salud del Condado de Santa Clara, hubo 19 muertes por fentanilo reportadas por el Médico Forense del Condado de Santa Clara entre el 1 de enero y el 8 de mayo de 2020. Varias de esas muertes estaban vinculadas a “píldoras falsas que contenían fentanilo, hechas para parecerse a una píldora recetada de oxicodona de 30 mg”.

“Decisiones informadas”

Un par de meses después de la muerte de Charlie, su padre dijo que “necesitaban informar a otras personas sobre esto”, de forma rápida y eficaz. Necesitaban evitar que volviera a ocurrir. Su estrategia consistía en “eliminar a todos los intermediarios” e ir directamente a todos los jóvenes que pudieran y “hablarles en un lenguaje que entendieran”.

“Tenemos que involucrarlos en el proceso de difundir la palabra lo más posible entre sus compañeros”, dijo Ternan, citando los datos que han recopilado y puesto a disposición en el sitio web de Song for Charlie.

Según una encuesta encargada por Song for Charlie y realizada por Breakwater Strategy entre el 19 de agosto y el 30 de septiembre de 2022, solo el 48 por ciento de los jóvenes de la Generación Z (Gen Z) con edades comprendidas entre los 13 y los 24 años son conscientes de que el fentanilo está presente en las pastillas falsas. Solo el 40 por ciento conoce siquiera la existencia del fentanilo. Otra investigación encargada por Song for Charlie reveló que el 79 por ciento de los adultos de la Generación Z se sienten “abrumados” por los estudios, su posición social o económica y su futuro, y que una de las principales razones para abusar de las drogas es hacer frente a ese estrés.

“Creo firmemente que, en el entorno actual, la actividad de mayor impacto que podemos llevar a cabo en este país para invertir esta crisis de envenenamiento y sobredosis es concienciar y proporcionar a los jóvenes y consumidores de drogas una mejor información que les ayude a tomar decisiones informadas”, afirmó Ternan.

Advertencia a los padres

Preguntado por el mensaje que ofrecería a los padres, Ternan dijo que debían afrontar la realidad de que “el panorama de las drogas ha cambiado radicalmente”.

En la última década, “los narcotraficantes han aprendido que los productos químicos que utilizan en un laboratorio son mucho más rentables que las sustancias orgánicas de origen vegetal cuando se trata de las materias primas para fabricar drogas callejeras”, dijo Ternan, describiéndolo como “una megatendencia: pasar de la ‘granja al laboratorio'”.

Ternan atribuyó el término “de la granja al laboratorio” al autor Sam Quinones de su libro “El último de nosotros: Historias verdaderas de América y la esperanza en el tiempo de Fentanilo y Metadona”, y dijo que la tendencia “no va a desaparecer”.

“Como resultado, padres, sus hijos se enfrentan a un suministro de drogas que es mucho más volátil e impredecible y, por lo tanto, más arriesgado de lo que cualquiera de nosotros se haya enfrentado nunca”, advirtió Ternan. “Eso es lo primero que los padres deben entender”.

Mary y Ed Ternan en el primer aniversario de la muerte de su hijo Charlie por sobredosis de fentanilo el 14 de mayo de 2021. (Cortesía de Song for Charlie)

“Durante años hemos estado diciendo a los niños que las drogas son arriesgadas”, expuso Ternan. “Pero ahora, el entorno ha cambiado de verdad. Antes eran peligrosas. Ahora, son mortales”.

Ternan reflexionó sobre cómo las cosas eran muy distintas cuando él se iniciaba en este mundo. “Entonces, la educación sobre drogas era como un viaje. Te dedicabas a experimentar. Probabas cosas, luego otras. Luego, al final, te establecías en lo que te convenía. Cuando tenía la edad de Charlie, el único riesgo era tomar demasiada cantidad de alguna droga o consumirla con demasiada frecuencia, porque si consumías demasiado a menudo podías desarrollar una dependencia, y luego una adicción física, que podía desembocar en una sobredosis accidental”.

“Ahora, se parece menos a un camino y más a un campo de minas donde tu primera incursión en ese campo podría ser la última, porque no tienes ni idea de qué sustancias hay en esa pastilla, polvo o líquido”, dijo. “Eso es lo que hace que esto sea tan mortal”.

Después de vivir en este mundo posterior a Charlie durante dos años, Ternan dijo que cree que el país está empezando a despertar lentamente y está pasando de la concienciación a las soluciones.

“Una conversación nacional está empezando a evolucionar, pasando de simplemente tocar la campana y decir ‘El granero está ardiendo’ a decir ‘Tenemos que alinear una brigada de cubos y apagar el fuego'”, dijo, añadiendo que el mayor impacto que se puede hacer en este momento está en “equipar a los jóvenes con el conocimiento de que esto está pasando”.

“Nuestra misión es salir a la calle y hablar con los niños de una forma cercana”, dijo Ternan.

Decidieron desarrollar algo intermedio entre el enfoque de “Sin miedo a nada” y la conversación de “Trata de estar a salvo”.

“Intentamos encontrar el término medio de hacerles saber que el panorama de las drogas nunca ha sido tan peligroso, que las cosas no son lo que parecen, y que tienen que contar a sus amigos lo que está pasando, porque no quieren que sus amigos o familiares pasen por lo que nosotros hemos pasado”.

Advertencia para los niños

Cuando se le preguntó qué consejo daría a los niños, Ternan reiteró su advertencia de que las cosas no son lo que parecen.

“Hay píldoras falsificadas que pretenden parecerse a las píldoras recetadas con las que estás familiarizado y que crees que son seguras”, dijo.

También advirtió de que, aunque estos chicos creen que saben cómo dosificarse las pastillas que obtienen, no se dan cuenta de que las pastillas no son reales.

“No puedes fiarte de la palabra de nadie que te venda algo”, insistió. “Este es el nuevo panorama que han heredado y este es el nuevo panorama por el que tienen que aprender a navegar, y no va a ser así”.

A la pregunta de si había algún abogado o político con el que estuviera trabajando, Ternan dijo que no dispone de vías legales y que el mundo legislativo es “un slog con agendas en conflicto de por medio, y lleva demasiado tiempo”.

Para Ternan, no hay más tiempo.

“Se trata de lo que podemos controlar y de cómo podemos influir”, dijo. “Hay que decidir si queremos litigar por la última muerte o prevenir la siguiente. Nosotros elegimos prevenir la próxima muerte si podemos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.