Padre de Nueva York saca a su hija de un colegio privado por su adoctrinamiento antirracista

Por The Epoch Times
24 de Abril de 2021
Actualizado: 24 de Abril de 2021

Un padre de Nueva York retiró a su hija de la Escuela Brearley, en el barrio neoyorquino del Upper East Side de Manhattan, por medio de una carta pública dirigida a los padres que aún asisten a la escuela.

Bari Weiss, que renunció a un puesto de opinión en el New York Times el año pasado, publicó la carta en su plataforma Substack “Sentido Común con Bari Weiss” el 16 de abril, criticando a su antiguo empleador por ignorar los acalorados debates sobre el plan de estudios “antirracista” que se está impulsando en las escuelas de Nueva York.

“Tienen que leer esta carta”, escribió Weiss en su newsletter, “Si no conocen Brearley, es una escuela privada solo para niñas en el Upper East Side de Manhattan. Cuesta 54,000 dólares al año y, al parecer, las posibles familias tienen que hacer un ‘compromiso antirracista’ para ser consideradas para la admisión”.

La carta de Andrew Gutmann explica por qué retiró a su hija del colegio después de siete años, al que la niña había asistido desde el jardín de infancia.

A continuación, la carta completa dirigida a los 600 padres del colegio:

Estimados padres de Brearley,

Nuestra familia recientemente tomó la decisión de no volver a inscribir a nuestra hija en Brearley para el año escolar 2021-22. Ella ha estado en Brearley durante siete años, desde el jardín de infancia. En resumen, ya no creemos que la administración y la Junta Directiva de Brearley tengan en cuenta los mejores intereses para nuestros hijos. Además, ya no confiamos en que nuestra hija reciba la calidad de educación necesaria para que se convierta en un adulto con pensamiento crítico, responsable, ilustrado y con conciencia cívica. Me dirijo a ustedes, como padre de familia, para compartir nuestras razones para dejar la comunidad de Brearley, pero también para instarles a que actúen antes de que el daño a la escuela, a su comunidad y a la educación de sus propios hijos sea irreparable.

No se puede decir de forma suficientemente contundente que la obsesión de Brearley con la raza debe terminar. Debería estar muy claro para cualquier padre pensante que Brearley ha perdido completamente el rumbo. La administración y la Junta Directiva han mostrado una cobarde y espantosa falta de liderazgo al apaciguar a una turba antiintelectual e iliberal, y luego permitir que la escuela sea capturada por esa misma turba. Lo que sigue son mis opiniones personales sobre las iniciativas antirracistas de Brearley, pero éstas son solo algunas de las críticas que sé que han expresado otros padres.

Me opongo a que se me juzgue por el color de mi piel. No puedo tolerar una escuela que no solo juzga a mi hija por el color de su piel, sino que la anima e instruye para que prejuzgue a los demás por la suya. Al ver cada elemento de la educación, cada aspecto de la historia y cada faceta de la sociedad a través de la lente del color de la piel y la raza, estamos profanando el legado del Dr. Martin Luther King Jr. y violando totalmente el movimiento por el que creyeron, lucharon y murieron dichos líderes de los derechos civiles.

Me opongo a la acusación de racismo sistémico en este país, y en nuestra escuela. El racismo sistémico, bien entendido, son las escuelas segregadas y los mostradores de comida separados. Es el internamiento de japoneses y el exterminio de judíos. El racismo sistémico no es inequívocamente un pequeño número de incidentes aislados durante un período de décadas. Pregunte a cualquier niña, de cualquier raza, si alguna vez ha recibido insultos de sus amigos, si se ha sentido menospreciada por los profesores o si ha sufrido alguna injusticia ocasional por parte de una escuela en la que ha pasado hasta 13 años de su vida, y seguro que escuchará quejas, algunas insignificantes, otras no. No hemos tenido racismo sistémico contra los negros en este país desde las reformas de los derechos civiles de la década de 1960, un período de más de 50 años. Afirmar lo contrario es una tergiversación absoluta de la historia de nuestro país y no aporta ninguna comprensión a ninguno de los problemas sociales actuales. En todo caso, las políticas generalizadas y de larga data, como la acción afirmativa, apuntan precisamente en la dirección opuesta.

Me opongo a la definición de racismo sistémico, aparentemente apoyada por Brearley, según la cual cualquier resultado educativo, profesional o social en el que los negros estén infrarrepresentados es una prueba prima facie del mencionado racismo sistémico, o de la supremacía y opresión de los blancos. Creencias fáciles y sin fundamento como éstas son el polo opuesto a la verdad intelectual y científica que Brearley dice defender. Además, me parece mentira la afirmación de Brearley de que la escuela acoge y fomenta las conversaciones verdaderamente difíciles e incómodas sobre la raza y las raíces de las discrepancias raciales.

Me opongo a la idea de que los negros son incapaces de tener éxito en este país sin la ayuda del gobierno o de los blancos. Al adoptar la teoría crítica de la raza, Brearley defiende el abominable punto de vista de que los negros deben ser considerados para siempre como víctimas indefensas y que son incapaces de triunfar, independientemente de sus habilidades, su talento o su duro trabajo. Lo que Brearley está enseñando a nuestros hijos es precisamente la verdadera y correcta definición de racismo.

Me opongo a la formación antirracista obligatoria para los padres, especialmente cuando la presentan los charlatanes buscadores de rentas de Pollyanna. Estas sesiones, tanto en su contenido como en su impartición, son tan sofocantes y simplistas, tan poco sofisticadas e inanes, que me avergonzaría que se impartieran a los alumnos del jardín de infancia de Brearley. Son un insulto a los padres e inapropiados para cualquier institución educativa, y mucho menos para una del calibre de Brearley.

Me opongo al uso vacuo, inapropiado y fanático que hace Brearley de palabras como “equidad”, “diversidad” e “inclusión”. Si la administración de Brearley estuviera realmente preocupada por la llamada “equidad”, estaría discutiendo el cese de las preferencias de admisión para legados, hermanos y aquellas familias con bolsillos especialmente llenos. Si la administración se tomara realmente en serio la “diversidad”, no insistiría en el adoctrinamiento de sus estudiantes, y de sus familias, en un pensamiento único, que recuerda mucho a la Revolución Cultural China. En su lugar, la escuela fomentaría un entorno de apertura intelectual y libertad de pensamiento. Y si Brearley realmente se preocupara por la “inclusión”, la escuela volvería a los conceptos encapsulados en el lema “Un Brearley”, en lugar de enseñar la idea extraordinariamente divisiva de que solo hay, y siempre, dos grupos en este país: víctimas y opresores.

Me opongo a que Brearley abogue por grupos y movimientos como Black Lives Matter, una organización marxista, antifamiliar, heterofóbica, antiasiática y antisemita que no habla en nombre de la mayoría de la comunidad negra de este país, ni representa en modo alguno sus mejores intereses.

Me opongo, como se nos ha dicho una y otra vez durante el año pasado, a que la primera prioridad de la escuela sea la seguridad de nuestros hijos. Por el amor de Dios, ¡Brearley es una escuela, no un hospital! La prioridad número uno de una escuela siempre ha sido, y siempre será, la educación. Las prioridades erróneas de Brearley ejemplifican tanto la cultura de la seguridad como la cultura de “cubrirse las espaldas”, que juntas han demostrado ser tan tóxicas para nuestra sociedad y han dañado tanto la salud mental y la capacidad de recuperación de dos generaciones de niños, y las que siguen.

Me opongo a la eliminación de los planes de estudio de historia, educación cívica y literatura clásica. Me opongo a la censura de libros que se han enseñado durante generaciones porque contienen un lenguaje anticuado potencialmente ofensivo para los de piel fina e hipersensibles (algo que ya ha ocurrido en la clase de 4º grado de mi hija). Me opongo a que se rebajen los niveles de exigencia para la admisión de alumnos y para la contratación de profesores. Me opongo a la erosión del rigor en el trabajo de clase y a la escalada de la inflación de las notas. Cualquier padre con los ojos abiertos puede prever estas inevitabilidades si se permite que persistan las iniciativas contra el racismo.

Tenemos hoy en nuestro país, de ambos partidos políticos, y en todos los niveles de gobierno, los líderes más imprudentes y poco virtuosos de la historia de nuestra nación. Se supone que las escuelas como Brearley son el campo de entrenamiento de esos líderes. Nuestra nación no sobrevivirá a una generación de líderes aún más mal educados que los que tenemos ahora, ni sobreviviremos a una generación de estudiantes a los que se les enseñe a odiar a su propio país y a despreciar su historia.

Por último, me opongo, con la mayor firmeza posible, a que Brearley comience a enseñar qué pensar, en lugar de cómo pensar. Me opongo a que la escuela esté fomentando ahora un entorno en el que nuestras hijas, y los profesores de nuestras hijas, tengan miedo de decir lo que piensan en clase por temor a las “consecuencias”. Me opongo a que Brearley esté tratando de usurpar el papel de los padres en la enseñanza de la moralidad, y de intimidar a los padres para que adopten esa falsa moralidad en casa. Me opongo a que Brearley esté fomentando una comunidad divisoria en la que las familias de diferentes razas, que hasta hace poco formaban parte de la misma comunidad, ahora están segregadas en dos. Estas son las razones por las que ya no podemos enviar a nuestra hija a Brearley.

En los últimos meses, he hablado personalmente con muchos padres de Brearley, así como con padres de niños de instituciones afines. Está muy claro que la mayoría de los padres creen que las políticas antirracistas de Brearley son erróneas, divisivas, contraproducentes y cancerígenas. Muchos creen, como yo, que estas políticas acabarán por destruir lo que hasta hace poco era una maravillosa institución educativa. Pero, como estoy seguro de que no les sorprenderá, dada la insidiosa cultura de la cancelación que últimamente ha impregnado nuestra sociedad, la mayoría de los padres tienen demasiado miedo para hablar.

Pero hay que alzar la voz. La unión hace la fuerza y les aseguro que son muchos los que están ahí. Contacten con la administración y la Junta Directiva y exijan que se ponga fin a la destructiva y antiintelectual patraña conocida como antirracismo. Y si no se producen cambios, exijan un nuevo liderazgo. Por el bien de nuestra comunidad, nuestra ciudad, nuestro país y, sobre todo, nuestros hijos, el silencio ya no es una opción.

Respetuosamente,

Andrew Gutmann


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS