Padres abandonan a su hijo recién nacido por su “cara fea” pero 33 años después es un ejemplo mundial

Por La Gran Época
20 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019

Se supone que los años de la infancia deberían ser años mágicos, pero supongamos que tus padres te rechazan al nacer porque creen que eres “demasiado feo” para ser parte de sus vidas. Te sentirías triste, ¿no? Esta es una historia real de alguien que fue rechazado al nacer, pero se mantuvo positivo.

Jono Lancaster, ahora de 33 años, tiene el síndrome de Treacher Collins, un trastorno genético que afecta el desarrollo de los huesos faciales en el útero de la madre, no tiene pómulos, por lo que los ojos se caen. Además de problemas de audición y alimentación, los pacientes con síndrome de Treacher Collins exhiben una inteligencia normal y se desarrollan normalmente.

Jono fue abandonado por sus padres 36 horas después de su nacimiento. Fue dejado en el área de Bienestar Social. Luego, una mujer maravillosa, llamada Jean Lancaster, adoptó a Jono y lo crió.

Jono, como todo pequeño, estaba lleno de sonrisas

Cuando Jono estaba en edad escolar, comenzó a tomar conciencia de sí mismo, que se veía diferente de sus compañeros de clase. Dijo que huían y le hacían caras diciendo que no querían contraer su “enfermedad”.

“Solía ​​ocultar lo infeliz que estaba a mi madre. Ella ya había hecho mucho por mí”, dijo a la BBC en una entrevista.

Cuando Jono era un adolescente, realmente se volvió muy rebelde, no porque fuera una mala persona, sino por su dolor. Haría cosas para llamar la atención y eso disuadiría a la gente del problema real: sus características físicas. Solía ​​sobornar a las personas con dulces para que les gustara. Solía ​​beber mucho.

“Me sentía tan solo”, confesó el joven.

“Estaba desesperado por tener amigos, haría cualquier cosa. No tenía confianza. Compraba dulces y se los daba a los otros niños para que me quisieran”.

Luego vino el punto de inflexión. Cuando Jono tenía 19 años, el gerente de un bar que Jono a menudo visitaba se interesó en él y le ofreció un trabajo. Jono dijo que estaba tan ansioso antes de su turno que estaba sudando.

“Estaba tan nervioso y asustado por las reacciones de la gente. Las personas borrachas pueden ser tan horribles, tan obvias”, dijo. “No fue fácil, pero al mismo tiempo conocí a muchas personas agradables que estaban genuinamente interesadas en mí y en mi rostro”.

Mientras tanto, completó un diplomado en ciencias del deporte y un curso de instructores de fitness. Jono encontró un trabajo en un gimnasio, y la gente de allí tomó un gusto instantáneo con él. Dijo que era un desafío para él, ya que los gimnasios tienen espejos de pared a pared. Mientras trabajaba en el gimnasio, conoció y se enamoró de una bella mujer, Laura. Se volvieron inseparables.

“Me siento tan relajado en su compañía”, dijo Jono en una entrevista con la BBC.

Jono y Laura compraron una casa juntos en Normanton, West Yorkshire. La pareja tiene una vida muy ocupadas y Jono ahora trabaja como líder de equipo para adultos con autismo. Él cree que todo tiene una razón. Jono se dedica a concientizar al público sobre el Síndrome de Treacher Collins y cómo lidiar con él.

Aunque sus padres biológicos aún se niegan a reconocerlo como su hijo y eso aún duele, Jono aprendió a aceptarlo. Todavía enfrenta muchos desafíos sociales, pero está aprendiendo que al tener un corazón compasivo, uno puede cambiar las mentes de las personas. Estaba resentido cuando era más joven, pero ahora se encontró a sí mismo.

Los médicos siempre le preguntan si le gustaría tener algunas cirugías constructivas, pero él las rechazó con elegancia, diciendo que Dios lo hizo de esta manera y que está orgulloso de quién es.

Jono Lancaster, príncipe de la esperanza, participa activamente en proyectos que aportan luz al síndrome de Treacher Collins y al autismo adulto en todo el mundo.

Hoy, Jono trabaja como un profesor inspirador, hablando sobre el síndrome de Treacher Collins. “Mis padres todavía no quieren saber nada de mí”, dice. “Lo que ha cambiado es mi actitud y eso es lo que es tan poderoso. […] No cambiaría nada de eso. Mi actitud fue más incapacitante que cualquier otra cosa. Con la actitud correcta, puedes lograr cualquier cosa”.

Jono Lancaster es una inspiración para muchos; no ha permitido que su apariencia externa oscurezca su luz interior.

Esta niña supera la leucemia y toca la campana de la victoria

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS