Policías organizan un “reloj de abrazos” para acurrucar a bebé que quedó solo en cuidados intensivos

Por La Gran Época
26 de Marzo de 2019 Actualizado: 02 de Abril de 2019

Para los padres Adam y Melissa Winch, no había nada más difícil que tener que dejar a su bebé prematuro, Axel, en un hospital de Colorado en Estados Unidos. Sin embargo, un equipo de policías locales se aseguró que el niño no estuviera solo en su batalla por sobrevivir.

Melissa, una oficial de policía de la pequeña ciudad de Grand Junction, Colorado, experimentó las semanas más difíciles de su vida cuando dio a luz a su hijo Axel, a tan solo 29 semanas de gestación.

Los médicos del hospital local lucharon por averiguar qué le pasaba al pequeño bebé, que en múltiples ocasiones murió en brazos de sus padres antes de ser resucitado durante las primeras semanas después de nacer.

Las malformaciones genéticas dejaron al bebé prematuro, con apenas 1 kilo aproximadamente, sin poder ver ni oír y con una lista de otros problemas de salud que le dejaban pocas posibilidades de sobrevivir. Su estructura ósea era frágil, y sus pulmones estaban muy poco desarrollados incluso a las 29 semanas de nacido.

Su cerebro también carecía de un desarrollo adecuado, y sufría múltiples hemorragias por lo que tenían que operarlo en su estado ya debilitado.

La familia Winch se tomó tanto tiempo libre del trabajo como pudieron, volando con Axel hacia Aurora, Colorado, donde había un hospital más grande y mejor equipado para atender sus numerosas complicaciones de salud.

Sus cirugías y los esteroides que tomó para ayudar a acelerar su desarrollo pulmonar y cerebral fueron supervisados en el Hospital Infantil de Aurora, mientras que sus padres se quedaron a su lado día tras día.

Un ex policía de Grand Junction que trabajaba en Aurora, tomó nota de las luchas de los Winch. Inmediatamente se puso a trabajar para establecer a la familia lo mejor que él y su departamento podían, encontrando alojamiento gratis y pagando sus cuentas en casa por un mes completo.

Con el tiempo, ni Melissa ni Adán podían faltar al trabajo, por lo que, en el momento más duro de su angustioso viaje, los padres tuvieron que despedirse de su hijo y dejarlo en el hospital de Aurora y volver a casa.

Su devastación era evidente, pero el departamento de policía de Aurora no quería que Axel estuviera solo. Así que establecieron un “reloj de abrazos”, implorando a los miembros del departamento que se inscribieran en turnos para quedarse con Axel en el hospital y acurrucarlo en la ausencia de sus padres.

El sargento Mike Pitrusu, jefe del departamento de salud y bienestar de la policía de Aurora, fue el cerebro detrás de la increíblemente y conmovedora operación policial.

En total, unos 20 oficiales se apuntaron en una rotación para sentarse y acurrucarse con Axel, tomando fotos del creciente infante, que desafiaba todas las probabilidades médicas y sobrevivía a pesar de las posibilidades que se le habían dado inicialmente. Escribieron un diario para sus padres, grabando su vida para que Melissa y Adam no tuvieran que perderse más de lo que ya lo hacían.

Los oficiales le cantaban al bebé y le leían cuentos, proporcionándole más amor del que alguien pudiera imaginar.

Para ellos, sin embargo, los abrazos fueron tan terapéuticos como beneficiosos para Axel. Lo cual, por supuesto, no se puede subestimar.

En noviembre, Axel pudo volver a casa con sus padres, aumentando de peso y desarrollando tanto la vista como el oído.

Los Winch afirman que Axel quiere ser acurrucado siempre, pero no tienen ningún problema con eso. Para su hijo milagroso, no hay nada más dulce que darse cuenta de que puede estar realmente bien después de todo.

Mira el video a continuación:

Para ver el siguiente video puedes activar los subtítulos en español en tu navegador, en la barra de abajo a la derecha (Configuración >>> Subtítulos >>> Inglés >>> Subtítulos >>> Traducir automáticamente >>> Español).

Bebé escucha a su mamá por primera vez y la emoción es total

TE RECOMENDAMOS