Padres, nuestros hijos se adaptan al cambio mejor que nosotros

Por EMMA FREIRE
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

“Realmente quiero hacerlo. ¡Pero pienso que será muy difícil!”.

Le dije esto a una madre hace unos años. Estábamos discutiendo mi deseo de sacar la cuna de mi hijo de mi dormitorio y ponerla en la misma habitación que su hermana mayor. Su respuesta me sorprendió.

“Tal vez sea fácil”, dijo ella. “A veces los padres se preocupan por cosas que no son tan importantes para los niños”.

Confieso que no seguí su consejo. Tenía demasiado miedo de cambiar los arreglos para dormir hasta que nos mudamos a una nueva casa. Pero he pensado en la conversación varias veces desde entonces. Esa madre tenía razón en algo. Una y otra vez, me he puesto a trabajar para imponer un cambio a mis hijos que luego resultó ser muy fácil de superar.

Aquí hay algunos ejemplos: Hace poco me di cuenta, y me avergoncé, de que mi hija había caído en unos hábitos alimenticios poco saludables. Comencé a hacer planes elaborados para mejorar su ingesta nutricional. Sin embargo, rápidamente me di cuenta de que incluso algunos pequeños cambios tuvieron un gran impacto.

Me volví más firme en rechazar las solicitudes de bocadillos poco saludables, e insistí en que ella tomara al menos algunos bocados de las comidas saludables que yo cocinaba. En algún momento del camino, etiqueté a mi hija como una “comedora difícil”. La verdad es que, con un poco más de empuje de mi parte, ella está muy dispuesta a comer alimentos saludables.

Cuando mi hijo era un bebé, adoraba su chupón. Comencé a temer la batalla a la que me imaginaba que nos enfrentaríamos cuando finalmente llegó el momento de destetarlo. Hice varios intentos para limitar su uso del chupón exclusivamente a su cuna. Pero cada vez que había una interrupción en nuestra rutina, esa regla se tiraba por la ventana.

Entonces, un día, cuando tenía unos 18 meses, mi hijo perdió su único chupón en una excursión. Decidí que era una señal de que debía irse de inmediato. ¿Y sabes lo que pasó? ¡Nada! Apenas se dio cuenta de que había desaparecido, y desde entonces ha estado libre de chupón.

Los padres saben en teoría que los niños son muy flexibles y pueden adaptarse a casi cualquier cosa. Entonces, ¿por qué nos ponemos tan nerviosos mentalmente para hacer cambios?

Tal vez la razón sea que estos cambios serán duros para nosotros. Son los padres los que son inflexibles, no los niños. Había caído en la rutina de darle a mi hija ciertos alimentos. Eso fue fácil para mí. Era conveniente darle el chupón a mi hijo para que dejara de llorar. Me resistía al cambio porque requería más esfuerzo de mi parte.

Para ser claros, no estoy sugiriendo que los niños siempre se adapten fácilmente a cualquier cambio que sus padres tengan que imponerles. Habrá, por supuesto, luchas, porque los cambios a menudo significan lágrimas y rabietas. Sin embargo, como padres necesitamos reconocer que muchas veces somos nosotros los que somos el problema, no nuestros hijos.

Emma Freire es una escritora que vive en Sao Paulo, Brasil. También ha sido publicada en The Federalist y The American Conservative. Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.

*****

Mira a continuación:

Niños sensibles

TE RECOMENDAMOS