Palillos de dientes y palitos chinos: ¿Están realmente limpios?

Por Jocelyn Neo
12 de Diciembre de 2020
Actualizado: 13 de Diciembre de 2020

Ver la etiqueta “Hecho en China” en los productos ya no es algo poco común, pero ¿cómo se sentiría si algunos de sus artículos de marca favoritos no se produjeran de manera ética? ¿O si los artículos de uso diario como palillos de dientes y palitos chinos no estuvieran tan limpios como se creería?

Recientemente, el Instituto Australiano de Política Estratégica publicó un reporte sobre los uigures detenidos que fueron transferidos por la fuerza para realizar trabajos en fábricas de toda China para “al menos 83 marcas globales conocidas” como Apple, Gap, Sony, Nike y Samsung. El Consorcio de Derechos Laborales, un grupo de derechos laborales con sede en Estados Unidos, también reveló que los guantes de la marca francesa Lacoste también fueron producidos en fábricas que albergan a musulmanes uigures y otras minorías étnicas, según VOA News.

De hecho, el término “trabajo forzado” no es un tema ajeno a quienes han estado siguiendo de cerca lo que sucede en China.

La foto muestra las instalaciones del Centro de Servicios de Formación de Habilidades Vocacionales de la ciudad de Artux, que se cree que es un campo de reeducación en el que están detenidas la mayoría de las minorías étnicas musulmanas, al norte de Kashgar, en la región noroccidental de Xinjiang, China. (GREG BAKER/AFP vía Getty Images)

Industria del trabajo esclavo dirigida por el estado

En 2019, la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG) —una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos dedicada a documentar la persecución a la disciplina espiritual— publicó un reporte de investigación en dos partes que detalla cómo la “industria estatal de trabajo esclavo” está aumentando en las prisiones, campos de trabajo y centros de detención de China. A menudo los detenidos son prisioneros de conciencia o minorías religiosas que son encarcelados junto con otros reclusos criminales.

Además de destacar la gran cantidad de productos de uso diario, el reporte también compiló graves ejemplos de cómo los palillos de dientes y los palitos chinos son fabricados por los detenidos, a menudo en condiciones muy antihigiénicas, lo que cualquier industria que mantenga estándares éticos nunca permitiría.

Uno de los principales grupos esclavizados es Falun Dafa, una práctica de meditación basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. El sistema de meditación pacífica, que actualmente se practica libremente en todo el mundo, fue prohibido en China por el exlíder del partido comunista Jiang Zemin, que consideró a este grupo de meditadores como una “amenaza” después de ver cómo sus principios morales ganaban una enorme popularidad sobre la ideología comunista. Según los datos oficiales del estado chino, entre 70 y 100 millones de personas adoptaron la práctica de Falun Dafa dentro de los cinco años siguientes a su introducción en 1992.

El 20 de julio de 1999, Jiang lanzó una campaña de persecución en todo el país, que resultó en el arresto de numerosos practicantes de Falun Dafa y los enviaron a prisiones, campos de trabajo y centros de lavado de cerebro.

Practicantes de Falun Dafa hacen ejercicios en la ciudad de Shenyang, provincia de Liaoning, en 1998. (Minghui)

“Recipientes especiales” y visitas controladas a los baños

En el reporte del WOIPFG se citó un ejemplo de la Primera Cárcel de Mujeres de Mongolia Interior, donde los practicantes de Falun Dafa observaron a otras reclusas empacando palillos de dientes o clasificando la quinua con la ayuda de una pequeña taza, y a veces empleaban un “recipiente especial”, una pequeña palangana que utilizaban para lavar sus partes privadas durante la noche.

El informe decía: “Los presos reciben dos tazas de agua cada día: una al mediodía y otra por la noche. Ahorraban la taza de agua caliente que recibían por la noche para lavar sus partes privadas en este pequeño recipiente. Durante el día, esta pequeña palangana se usa para empaquetar palillos de dientes o para clasificar la quinoa. Esta quinua clasificada de la más alta calidad era principalmente para exportación”.

El informe mencionaba que frecuentemente se producían cortes de agua debido a fallos técnicos o a cortes intencionados por parte de los guardias de la prisión para ahorrar dinero. Como resultado, los prisioneros no podían lavarse las manos después de usar el baño. El reporte también añadía que a los detenidos solo se les permitía usar el baño dos veces al día durante las horas de trabajo. Si no tenían dinero para sobornar a los guardias para que les permitieran usar el baño, algunos de ellos debían “esconderse en grandes pilas de ropa para hacer sus necesidades sin que los guardias de la prisión se dieran cuenta”.

Sin embargo, señaló que las empresas de ropa puede que no sean conscientes de tales acciones y “pueden pensar que los rastros en la ropa son solo marcas de agua” y no “marcas de orina”.

Palos de madera usados en un puesto de cordero asado en una calle el 23 de marzo de 2006, en Changchun de la provincia de Jilin (China). (Fotos de China/Getty Images)

Condiciones de trabajo antihigiénicas

El sitio web Minghui.org, con sede en Estados Unidos, dedicado a realizar seguimiento de la persecución a Falun Dafa en China, también publicó un informe de recopilación en tres partes sobre el trabajo esclavo forzado y las condiciones de trabajo antihigiénicas. El informe se basa en los relatos de los practicantes de lo que presenciaron en las prisiones mientras estaban detenidos.

El informe detalla los incidentes de la prisión de mujeres de Liaoning. La prisión tiene una fábrica de ropa a gran escala que produce prendas de vestir para exportar a países como Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, el Reino Unido y Canadá. Además de fabricar ropa, las reclusas también fabricaban una variedad de productos como alimentos, zapatos, lencería e incluso bastoncillos de algodón que se exportaban a Estados Unidos, Europa, Australia y otros países.

La segunda parte del informe, basado en los relatos de los practicantes, señala que muchos de los reclusos que estaban detenidos en prisiones y centros de detención a menudo sufrían de enfermedades contagiosas como hepatitis, sarna, tuberculosis o incluso SIDA, pero aún así los obligaban a trabajar. También mencionó que los reclusos del Centro de Detención de la ciudad de Fushun, en la provincia de Liaoning, no estaban contentos de ser forzados a trabajar y descargaban su ira mientras empacaban palillos de dientes.

“Los palillos de dientes eran puestos en el suelo sin importar la limpieza. Algunos reclusos frotaron los palillos con su pie de atleta antes de arrojarlos de nuevo a la pila. Otros se llevaron los palillos a la boca antes de volver a ponerlos”, dice el informe.

Palillos de dientes hechos en el Centro de Detención de Changliu en la ciudad de Tonghua, al noreste de China. (Minghui)

Algunos practicantes de Falun Dafa que lograron huir de China también han relatado sus experiencias de trabajo en condiciones de esclavitud mientras estaban detenidos en las cárceles.

Luo Zizhao, chef de Radiance, un restaurante cantonés de alta gama en la ciudad de Nueva York, habló con The Epoch Times en 2014 sobre cómo fue obligado a ensamblar varios productos de exportación, incluyendo ganchos para el pelo y luces de navidad mientras estaba detenido en el Centro de Detención Shunde en la provincia de Guangdong. Mientras conectaba los cables para las luces de navidad, a menudo se cortaba debido a las afiladas láminas de cobre. El trabajo forzado causó que sus 10 dedos sangraran y se infectaran.

Master chef Luo Zizhao en Manhattan, N.Y., 17 de febrero de 2014. (Petr Svab/The Epoch Times)

Bu Dongwei, que ahora vive en California y que trabajó para la sucursal de Beijing de la Fundación Asia con sede en San Francisco, contó a Radio Free Asia en 2009 cómo fue obligado a empacar palillos chinos en el campo de trabajo en una pequeña y abarrotada habitación con otros reclusos; fue sentenciado a dos años y medio por practicar Falun Dafa.

Bu dijo que los palillos, fabricados y empacados sin pasar por ningún tipo de desinfección en los campos de trabajo, se encuentran comúnmente en los restaurantes de Estados Unidos. Recordó que una vez, cuando estaba en Washington comiendo en la planta baja del Capitolio, vio a alguien usando el mismo tipo de palillos.

Bu Dongwei hablando en una reunión pública en el centro de San Francisco, California, el 16 de julio de 2016. (Minghui)

Aunque la WOIPFG señaló que Estados Unidos prohibió la importación de productos hechos por trabajos forzados en 2016, las prisiones y centros de detención en China continuaron exportando dichos productos usando “múltiples capas de subcontratistas para encubrir el verdadero origen de estos productos”.

“La producción y circulación a gran escala de estos productos de trabajo esclavo de costo extremadamente bajo y extremadamente competitivos han tenido un gran impacto en el mercado laboral y económico internacional. El resultado ha sido la quiebra de una gran cantidad de empresas de las mismas industrias. Al mismo tiempo, la gran cantidad de personas que han perdido sus trabajos como resultado de esta competencia desleal, se han convertido en una seria carga para la sociedad internacional y los gobiernos extranjeros, interrumpiendo el orden normal de la economía de mercado”, declaró el reporte de la WOIPFG.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

¿Sabía?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

TE RECOMENDAMOS