Panamá es un país clave en cualquier conflicto con China

Por John Mills
28 de Noviembre de 2021
Actualizado: 01 de Diciembre de 2021

Opinión

Algunos pueden no saber nada, algunos pueden haberlo olvidado, pero en un momento, el Canal de Panamá fue un símbolo mundial del optimismo, del espíritu y del ascenso de Estados Unidos en el escenario mundial. Luego de que varias empresas y propuestas de Gran Bretaña y Francia nunca llegaran a concretarse en el siglo XIX, dos empresas francesas consecutivas lo intentaron y quebraron.

El Gobierno estadounidense, bajo la emblemática figura del presidente Teddy Roosevelt, pasó dos años negociando con el Congreso sobre intereses contrapuestos, resolviendo las diferencias sobre si buscar una nueva ruta a través de Nicaragua, negociando un importante descuento al precio que pedían los franceses por el trabajo realizado, y ponerse del lado de los separatistas panameños frente al anémico gobierno central colombiano para poner en marcha el Canal en 1904 y que en 1914 fue inaugurado.

Una vez abierto y operado, el ejército estadounidense fortificó la zona del Canal de Panamá y contaron con múltiples fuertes, aeródromos, estaciones navales y otras instalaciones. Hasta la entrega del canal en 1999, el Canal de Panamá fue utilizado en innumerables ocasiones no solo por el tráfico mercante, sino también por la Marina de Estados Unidos para mover rápidamente barcos de ida y vuelta del Atlántico al Pacífico y viceversa. Su papel fue indispensable para la estrategia estadounidense.

Cuando me uní al ejército por primera vez en la década de 1980, el deber en la Zona del Canal todavía se consideraba una asignación de prestigio y codiciada de servir en un establecimiento vivo de la grandeza estadounidense. El presidente Carter tenía distintos puntos de vista y había hecho de la devolución del canal a Panamá un objetivo central, el presidente Reagan había hecho de la retención del canal un tema de plataforma, pero cuando asumió la presidencia, se comprometió a cumplir el tratado que Carter había firmado.

En 1989, Estados Unidos se cansó del corrupto presidente panameño, Manuel Noriega, quien había estado dentro y fuera de la nómina de la CIA varias veces e invadió Panamá de adentro hacia afuera, pero siguió adelante y transfirió formalmente el Canal a Panamá en 1999. Así terminó la Pax Americana. en el istmo panameño.

El Singapur de las Américas. Con el avance de China

El Canal de Panamá todavía se considera una de las maravillas del mundo moderno. Desde el final de la era estadounidense, la economía de Panamá ha florecido y el canal se ha expandido enormemente—el canal ya no se limita al antiguo estándar Panamax de 106 pies de ancho—lo que ha influido enormemente en los buques mercantes y en el diseño de los barcos de la marina de EE. UU.

El Canal de Panamá sigue siendo el núcleo de la economía panameña, sin embargo, la banca y las finanzas mundiales se han convertido en una base adicional para la nación. El rápido crecimiento de la economía en Panamá hace que a veces se le llame el Singapur de las Américas. La principal diferencia y obstáculo a superar sigue siendo la presencia de corrupción, pero no precisamente la misma línea de actividades delictivas del infame Noriega.

Muchos estadounidenses ahora asocian a Panamá con los Panama Papers y las desenfrenadas actividades financieras extraterritoriales, y pueden olvidar que, en su momento, el Canal de Panamá y la Comisión del Canal de Panamá fueron de facto territorio soberano estadounidense. Durante varios años, tuve un colega cercano que se retiró del servicio gubernamental y se mudó a Panamá y me mantuvo informado de lo que sucedía—observó con regularidad la ausencia de estadounidenses y el creciente espectro de los intereses chinos—bastante desconcertante. Los estadounidenses, que habían dominado Panamá durante décadas, habían desaparecido, pero los negocios chinos estaban creciendo rápidamente. ¿Qué esta ocurriendo?

La respuesta era simple—con la salida de Estados Unidos, Panamá fue un puesto avanzado geoestratégico intuitivo para la fusión civil-militar de la estrategia de la Ruta de la Seda del Partido Comunista Chino (PCCh). Los estadounidenses habían salido de Panamá para poder concentrarse en cosas más importantes como el reciclaje, los autos eléctricos, la vigilancia naval y garantizar que las juntas escolares desplazaran a esos padres entrometidos como los principales influenciadores de nuestros hijos.

Panamá posiblemente se estaba convirtiendo en un puesto de avanzada distinto en las Américas para China, como el Dr. Evan Ellis, del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, describió en detalle en múltiples artículos, estudios y testimonios. En muchos sentidos, Panamá no tuvo otra opción.

Los estadounidenses se habían evaporado, China estaba amenazando el Canal de Panamá con un posible acuerdo para un nuevo canal a través de Nicaragua, y China estaba feliz de ofrecer financiamiento a bajas tasas de puertos en ambos extremos, así como muchos otros proyectos de infraestructura, incluyendo uno que llamó la atención del Dr. Ellis—un proyecto de conservación de agua que tendría habilidades significativas para mantener los niveles de agua en el canal, o no mantener los niveles de agua si hubiera una falla en los controles industriales de la infraestructura—qué conveniente.

Integral para la seguridad nacional de EE. UU.

Con relativa facilidad, el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el presidente Trump cambiaron drásticamente las cosas con Panamá mediante el uso creativo de iniciativas diplomáticas al mismo tiempo que el avance chino aparentemente se ha quedado sin gasolina.

Es poco probable que cualquier avance chino se reinicie con Panamá percibiendo el renovado interés en Panamá por parte de Estados Unidos y con China repentinamente escasa de efectivo. Sin embargo, siguen existiendo importantes intereses chinos en Panamá, y la necesidad del Canal de Panamá para la ejecución de los planes de guerra estadounidenses en caso de conflicto activo con el PCCh en el Pacífico Occidental hace que la importancia estratégica del Canal sea más relevante que nunca.

Cuando veo a una fuerza extranjera potencialmente hostil con grandes franjas de muelles y almacenes en cada extremo de este activo estratégico vital, mis sentidos de seguridad nacional comienzan a hormiguear. ¿Qué está pasando en esos almacenes? Serían áreas ideales y ocultas para que los enjambres de drones u otras malicias inutilizaran el canal.

O tal vez uno de esos nuevos y gigantescos buques portacontenedores que navegan por el canal podría, inexplicablemente, dar un fuerte golpe de timón a la derecha en el Canal de Panamá en el momento equivocado, como el Ever Given en el Suez en marzo de 2021. ¿Accidente o intromisión cibernética? Está poco claro. Lo que está claro es que Estados Unidos necesita regresar a Panamá con una presencia aún mayor como un socio estratégico de confianza, co-igualitario con intereses mutuos con Panamá y vigilar muy de cerca lo que queda de las actividades paralizadas de la Ruta de la Seda China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS