Dijeron que no viviría y lo desconectaron del soporte vital, luego despierta sorprendiendo a todos

Por Catherine Bolton
09 de Agosto de 2019 Actualizado: 09 de Agosto de 2019

Cuando el residente de Omaha y la leyenda del baloncesto de Creighton, Scott Marr, fue llevado al hospital a finales de 2018, a su familia le pareció que iban a tener que despedirse.

Scott había sufrido lo que parecía ser una apoplejía masiva, y los doctores reportaron una severa hinchazón en su cerebro junto con una completa falta de conciencia. Aunque su familia lo apoyó, el equipo médico del Hospital Metodista de un pueblo en Nebraska les dijo que podría ser el momento de empezar a despedirse.

Mucho antes del aparente derrame cerebral, el padre de 61 años de edad y el icono de la comunidad le había hecho saber a su familia que no deseaba seguir dependiendo de los dispositivos de soporte de vida. Así que aunque el hospital lo había puesto de inmediato en un respirador y lo había conectado para mantenerlo con vida, su creencia de que la afección no era reversible dejó a los miembros de su familia enfrentándose a lo que ellos creían que era su única opción, y le quitaron los tubos de respiración después de su primer día en el hospital.

De la noche a la mañana, la expectativa era que su respiración se detuviera y que finalmente descansara en paz. Pero ante el asombro del equipo médico que lo atendió, su respiración se mantuvo estable y sus signos vitales estaban bien. Entonces, al día siguiente, todo el mundo se quedó atónito cuando se despertó por completo, un verdadero “hombre milagro”.

“Nos dijeron que iba camino a la muerte cerebral, así que nos despedimos antes de desconectarlo, todos los monitores se apagaron y esperamos a su lado”, explicó su hija Preston.

Al día siguiente, sin embargo, regresaron al hospital después de haber partido para hacer los arreglos del funeral y encontraron a Scott hablando y totalmente consciente.

“Cuando llegamos allí, entré solo para hablar con él, como lo he hecho todo este tiempo, y le dije: ‘Hola, papá'”, recordó Preston. “Me sonrió, y literalmente pensé que estaba soñando. Fue el momento más loco de mi vida”, agregó.

“Le pedí que moviera sus pulgares, y él movió lentamente sus pulgares, y le pedí que moviera los dedos de los pies, y él movió todos los dedos de los pies muy ligeramente”.

“Literalmente tuve que frotarme los ojos para asegurarme de qué pasaba”, añadió.

Resultó que Scott no había sufrido realmente un derrame cerebral, sino que se trataba de una afección conocida como síndrome de encefalopatía reversible posterior (PRES).  La afección es muy poco común, aunque la hinchazón que causa no siempre resulta en pérdida del conocimiento como en el caso de Scott, por lo que fue difícil de diagnosticar al principio. Sin embargo, tiende a resolverse por sí solo y rara vez se repite, así que Scott volvió a tener una salud casi perfecta cuando se despertó; aunque no fue una recuperación milagrosa de un derrame cerebral, incluso así fue increíble para el locutor deportivo y sus seres queridos.

Para Scott, la prueba lo dejó desconcertado pero sintiéndose increíblemente bendecido. Cree que es una señal de que está en la Tierra por una razón, y planea usar el resto de su tiempo con su familia y amigos sabiamente.

“Todo esto ha sido un milagro de Dios, no morí, no tengo que morir, estoy de vuelta aquí y espero darle a la gente algo de consuelo y esperanza, que si están pasando por algo así, ese es un lugar seguro”, dijo. Y aunque se apresuró a recuperar su famoso sentido del humor, bromeando sobre el hecho de que ahora solo lo va a atropellar un autobús, disminuyó sus risas mientras expresaba con sinceridad lo agradecido que se sentía por ser un hombre milagroso.

Este fue un difícil rescate ¡bien hecho chicos!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS