Papá pierde a su hija en un tren cuando tenía cuatro años y se rencontraron 20 años después

Por Jesús de León
04 de Septiembre de 2019 Actualizado: 04 de Septiembre de 2019

En 1999 una niña de cuantro años desapareció mientras viajaba en un tren junto a su padre y ahora veinte años después pudieron reencontrarse.

Yulia Gorina, ahora con 24 años, desapareció en un tren que viajaba entre Minsk y Asipovichy, en Bielorrusia, mientras su padre dormía.

El día en que desapareció, ella terminó a más de 885 km de distancia en Ryazan, Rusia, tres semanas después de desaparecer, reportó The Sun.

La historia de Yulia se hizo viral luego del reencuentro de la joven con su familia biológica.

Sus padres, que ahora rondan los 50 años, en ese momento la buscaron frenéticamente, al igual que lo hizo la policía local.

Incluso, la pareja terminó bajo sospecha porque pensaban que podían haberla matado, y así estuvieron como sospechosos hasta el año 2017, cuando se les pidió que se hicieran pruebas con el detector de mentiras después de que la policía reabriera el caso.

Todavía no está claro cómo llegó Yulia de Asipovichy a Riazán. Ella solo tiene el recuerdo de un viaje en tren con una misteriosa pareja que pudo haberla secuestrado.

Veinte años después, por fin se rencontraron, luego que la pareja de Yulia, Ilya Kryukov, de 31 años, localizara a sus padres a través de Internet.

Una prueba de ADN confirmó que es hija de Viktor y Lyudmila Moiseenko.

Yulia aún vive en Ryazan, donde fue encontrada en una vía férrea en 1999.

“Veinte años es como toda una vida, pero nunca perdimos la esperanza, creímos, y por eso nos reencontramos”, dijo la madre, Lyudmila.

El reencuentro lo hicieron en una estación de policía en el asentamiento de Marjina Horka.

“Todos estábamos llorando. Ni siquiera podíamos hablar, sólo llorábamos y nos abrazábamos”, contó Yulia.

“Mis padres me dijeron que estaban buscándome desde hace mucho tiempo, que creían que algún día me encontrarían”.

“Mi madre no podía dejar de abrazarme, me hacía sentarme en su regazo como si fuera una niña”, contó la joven.

“Estuvimos charlando hasta las 3 de la mañana, y luego Ilya y yo tuvimos que volver a Rusia, mi hija me estaba esperando”.

Antes de separarse ese día, caminó junto a su padre por la estación donde el tren terminó su viaje en 1999.

“Mi padre me rogó que le perdonara por lo que pasó”.

“Por supuesto que sí”, dijo la joven.

“Estábamos en la estación donde me perdí, y todos caminamos alrededor en medio de un torrente de lágrimas”.

***

Descubre:

El secreto de la paz mental en medio del caos que nos rodea

TE RECOMENDAMOS