Papá salva a su hija de 4 años de un caimán de 11 pies de largo que fue reubicado y quiere visitarlo

Por Michael Wing
31 de Julio de 2020
Actualizado: 31 de Julio de 2020

Sucedió mientras Brandaly Grande, de 4 años, jugaba con su hermano AJ y su niñera cerca del arroyo detrás de su casa.

La familia, de League City, Texas, tuvo un encuentro cercano con un enorme reptil.

El padre de la menor, el Sr. Andrew Grande, había visto la escamosa cabeza de un caimán gigante en Clear Creek, y se dirigía directamente hacia Brandaly, o Bambi como la llaman.

“Se dirigía directamente hacia ella, no hay duda de que a eso se dirigía”, dijo Andrew a CBS. La bestia enorme llegó hasta el mamparo y luego volvió a sumergirse bajo el agua.

“Por casualidad estaba parado donde estamos ahora mismo recogiendo algo y miré hacia atrás y no (sic) a diez yardas de ella había un caimán enorme que venía  directo hacia ella”, explicó el padre.

Imagen ilustrativa (skeeze/Pixabay)

El Sr. Grande luego tomó medidas rápidas.

Corrió hacia Brandaly y la niñera, Robin Randolph, y las llevó a un lugar seguro antes de que el caimán pudiera contemplar hacerlas su próxima comida.

Más tarde, Robin, la niñera, le dijo al medio de noticias de Houston que el caimán les estaba tendiendo una trampa.

“Andrew me había golpeado contra la puerta. Levantó a Bambi y la arrojó sobre la cerca”, agregó.

Una vez que todos estuvieron a salvo dentro de la cerca, Andrew llamó al guardabosques a la escena para que ayudara a reubicar al caimán gigante. Más tarde trajeron un cazador de caimanes para ayudar en el esfuerzo. Mientras tanto, el caimán permanecía en el arroyo, dijo Andrew, saliendo ocasionalmente a la superficie para verificar a su presa potencial.

Clear Creek en League City, Texas (Captura de pantalla/Google Maps)

“Si él iba a hacer algo, no lo sé. Pero no iba a arriesgarme”, agregó. Él dice que los avistamientos de caimanes no son desconocidos en League City, aunque generalmente no miden 12 pies de largo.

Finalmente, el cazador de caimán apareció y rápidamente colocó una soga alrededor de la enorme cabeza del reptil. Pero tomó tres horas levantar al gigante de 517 libras (aproximadamente 234 kilogramos) sobre el mamparo con láminas de madera contrachapada. Luego usaron cinta adhesiva para asegurar sus enormes mandíbulas para su manejo durante el viaje. Medía unos asombrosos 11 pies, 7 pulgadas de largo.

El Sr. Grande no tenía resentimientos hacia el reptil. Lo importante era que todos estuvieran a salvo, incluido el caimán. Fue llevado a Gator Country en Beaumont, Texas, un “buen lugar” para él, dijo el padre, y estarían “felices de tenerlo” allí.

“Y esperamos ir a visitarlo algún día”, agregó.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlos con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El secreto de la paz mental en medio del caos que nos rodea

TE RECOMENDAMOS