Bebé operado en el vientre de su madre demuestra al mundo que decirle “sí a la vida” vale la pena

Por La Gran Época
23 de Marzo de 2019 Actualizado: 23 de Marzo de 2019

Este bebé es un milagro, incluso los médicos lo creen así. Después de descubrir un tumor que amenazaba su vida en una ecografía, sus padres decidieron que tenían que tomar medidas serias para salvar su vida antes que naciera.

April y Jason Leffingwell esperaban con anticipación el nacimiento de su segundo hijo. El primer embarazo de April transcurrió sin problemas, por lo que la pareja no esperaba nada desagradable con el segundo.

De acuerdo a Fox6, en un chequeo de rutina de 20 semanas con ultrasonido, April se horrorizó al descubrir que su bebé no nacido, a quien llamarían Elijah, tenía un tumor pulmonar masivo. Este estaba impidiendo que los pulmones se desarrollaran y aplastaría el corazón. Su hijo seguramente moriría. Así que la pareja investigó, buscando respuestas y echó una mirada a la cirugía fetal.

“No había otra opción en nuestra cabeza”, dijo April. “No íbamos a abortar, y no íbamos a dejar que un tumor matara a nuestro hijo. Íbamos a hacer todo lo posible para salvar a nuestro hijo”.

(Crédito: Paulavsouza/Pixabay)

La pareja decidió optar por la cirugía, ya que no podía dejarlo morir, por lo que fueron al Hospital Infantil de Filadelfia (CHOP, por su sigla en inglés), que está a la vanguardia en la cirugía fetal. Los médicos de CHOP estaban preocupados de que Elijah podría no ser capaz de sobrevivir a la cirugía, pero los padres decidieron que era su única opción.

El tumor en el pulmón del bebé estaba aumentando rápidamente y era tres veces y medio más grande que su cabeza. Los médicos dijeron que tenía solo un 50 por ciento de posibilidades de supervivencia.

“La idea surgió de la frustración de tratar a los bebés después del nacimiento y darse cuenta que es demasiado tarde: el daño ya había sido hecho”, dijo el doctor Adzick, un pionero de la cirugía fetal. “Tuvimos que anticiparnos a la llegada del bebé, todavía dentro de su madre”.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Pixabay/Engin_Akyurt)

El día antes de la operación en septiembre de 2012, April estaba tranquila, ella sabía que Dios tenía un plan y todo estaría bien.

Los doctores operaron y removieron un tumor enorme a través de la pared abdominal de April, sacando parcialmente a Elijah del útero. El diafragma de Elijah estaba perforado, y su pulmón colapsó. Su pequeño corazón dejó de latir, y los médicos tuvieron que masajearlo para reanimarlo. Los doctores lograron salvaron y fue colocado de nuevo en el útero de April. Tenía sólo 25 semanas de vida.

“Habría muerto”, aseguró el Dr. Adzick. “No hay duda. Habría muerto si la operación no hubiera sido hecha antes del nacimiento”.

Siete semanas antes de la fecha debida, el pequeño guerrero nació a las 33 semanas. Había sufrido lesiones en la operación y fue puesto en cuidados intensivos, donde fue conectado a las máquinas para ayudarlo a respirar y mantenerse con vida.

Durante semanas, Jason, se sentaba junto a la camilla de su hijo, leyéndole historias, especialmente la de “David y Goliat”. Elijah dormía plácidamente al oír su voz. Durante los meses venideros, tuvo que aprender a tragar, ya que su reflejo de tragar había sido afectado. Pero gradualmente fue mejorando y mejorando, y fue capaz de comer porciones pequeñas.

“Tal vez no pueda jugar deportes de contacto”, dice Jason sobre el futuro de Elijah. “¿Pero a quién le importa? Tal vez sea un músico. Hay otras cosas en la vida que puede hacer. Esas son cosas de las que podré sentirme orgulloso como papá. Espero con ansias saber lo que Elijah será capaz de hacer. Porque está aquí para un propósito. Para él haber pasado por todo lo que ha pasado, no es por nada”.

Los médicos quedaron impresionados por el progreso de Elijah. “Este bebé es un milagro”, dijo el Dr. Scott.

Actualmente, este niño milagro ha crecido para realmente poder disfrutar de la comida, aunque la ayuda que recibe todavía es muy pequeña.

Es probable que tal vez no puedas dejar de preguntarte si Elijah tiene algún recuerdo de lo que ha soportado en su corta vida.

Elijah tuvo una llegada muy difícil al mundo, pero su familia está muy agradecida de tener vivo a su hijo. Sin la ayuda de Dios, no lo habría logrado.

Mira este video con su historia a continuación:


Niña supera leucemia y toca la campana de un nuevo comienzo

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS