Pareja adopta a 5 hermanos huérfanos, pero el secreto de la hermana mayor les rompe el corazón

Por Louise Bevan – La Gran Época
07 de Julio de 2019 Actualizado: 07 de Julio de 2019

Cuando Tyler y Beth Nichols, de Mansfield, Texas, decidieron formar una familia, se lanzaron de cabeza. Ellos querían acoger niños que fueran hermanos, por lo que la pareja se aventuró en el asombroso y complicado mundo de la adopción. No sabían lo colorida que sería su vida como una nueva familia de siete miembros (¡sí, siete!).

Hablando con Daniel Kelly, director del conmovedor cortometraje de 2015 llamado “La Historia de Adopción de Nichols: De 5 niños a una familia”, la pareja contó su historia.

La motivación de los padres adoptivos fue personal, y partió de una experiencia que tuvo durante su infancia el abuelo de Tyler que fue adoptado. “Eran seis hermanos”, explicó Tyler, “y en los años 20 o 30, lo subieron en un tren que salía de Fort Worth junto con todos sus hermanos y hermanas, y como que los hicieron desfilar en todas las estaciones”.

“La gente decía: ‘Quiero ese'”, contó Tyler.

El abuelo de Tyler quedó profundamente marcado por la pérdida de sus hermanos, sabiendo que en algún lugar había hermanos y hermanas de los que se había separado. Sufría de una “tristeza profunda”, explicó Martha, la abuela de Tyler. Resultó que el joven fue acogido por una familia que necesitaba otro par de manos fuertes para trabajar en su granja lechera, sin embargo, no todo estaba perdido. Los hermanos separados finalmente se encontraron después de casi tres décadas, pero gran parte del daño ya estaba hecho.

“Si pudiéramos mantener una familia unida”, respondió Tyler, “eso es lo que realmente nos gustaría lograr”.

Los formularios de adopción fueron difíciles de completar, confesó el futuro padre con franqueza. Hicieron preguntas pertinentes pero profundamente delicadas relacionadas con el trauma físico y mental y las dificultades de desarrollo, tratando de averiguar con ello qué estaban dispuestos a asumir los futuros padres. “Básicamente se referían a ‘¿Qué puedes no amar?'” describió Tyler. “Al menos así es como nos experimentamos nosotros”.

Pero la pareja fue realista y se centró en lo que estaban dispuestos a hacer, que era mucho; estaban dispuestos a adoptar entre dos y cuatro niños que fueran hermanos. Luego, la pareja pasó siete semanas en Bogotá (Colombia), esperando la resolución de su caso y entonces llegó la llamada: les ofrecieron cuatro hijos y su hermanita. En 2015, cuando la pareja fue entrevistada acerca de su historia, Yohan, el mayor, tenía 9 años, Patty 8, Wilson 7, Oscar 6, y la pequeña Heidi, la “bebé”, sólo 4 años.

Era más de lo que la pareja había estado dispuesta a asumir inicialmente, pero estaban desbordados por el amor y la emoción y aceptaron el desafío con el corazón abierto.

Yohan, el mayor, fue el que mostró el comportamiento más desafiante. “Es difícil, porque no puedes tomártelo como algo personal”, aseguró Beth. “Mi hijo mayor pasó siete años sin poder confiar en alguien que se suponía era una madre […], tuvo que volver a aprender lo que se suponía que era una madre”. Fue entonces cuando la pareja se dio cuenta de algo más sobre este maravilloso y complicado grupo de cinco personas; Patty había sido “mamá” de sus hermanos antes de que llegaran los padres adoptivos. A la edad de 6 años, la pequeña Patty dirigía el equipo.

Esto rompió los corazones de Tyler y Beth Nichols.

“Ella fue la que los unió a todos”, dijo Beth. Ella fue la que les aseguró: “Vamos a estar bien aun en circunstancias terribles”. Durante tres o cuatro semanas Patty estuvo acostándose junto a Beth cuando consolaba a Heidi, observandola atentamente y asegurándose de que Beth estaba “haciéndolo bien”. Después de todo había sido su trabajo por largo tiempo.

“Hacíamos sesiones informativas todas las noches”, compartió Tyler, “porque nunca habíamos sido padres […] Nos íbamos convirtiendo en padres mientras ellos iban convirtiéndose en niños en un ambiente familiar”.

Hoy en día, los niños están creciendo maravillosamente, y la familia pasa la mayoría de las noches de la semana junta, construyendo ese sentido de cercanía. Ya se han perdido tanto, se lamentó Beth, que no quieren perderse ni un momento más. Además, quieren que sus cinco hijos fabulosos entiendan que esta familia es para siempre.

“Lo que nos ha mantenido unidos fue la creación de una gran familia”, agregó Tyler. “Un gran equipo para enfrentar al mundo juntos”.

******************

Descubre:

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien”.

TE RECOMENDAMOS