Pareja con síndrome de Down plantea la necesidad de tener hijos y abre un controvertido debate

Por La Gran Época
10 de Marzo de 2019 Actualizado: 14 de Marzo de 2019

Cuando los nadadores Taylor Anderton y Michael Cox comenzaron a salir, sus padres los animaron en su relación en casi todos los sentidos.

Se les animó a enamorarse, conseguir trabajo y ser felices, como cualquier otra pareja, pero cuando la pareja reveló sus esperanzas de convertirse en padres algún día, sus padres no estaban tan entusiasmados.

Tanto Taylor como Michael tienen síndrome de Down, un trastorno cromosómico que causa retrasos en el desarrollo, como resultado, sus sueños de criar a sus propios hijos encendieron una discusión única que dio al mundo una perspectiva completamente nueva sobre los derechos de la discapacidad.

Taylor y Michael, ahora separados, salieron por dos años antes de comprometerse por un año más.

La capacidad para encontrar el amor de las personas con retrasos en el desarrollo, ha sido una fuente de controversia a lo largo de los años, por lo que los padres de esta pareja fueron aplaudidos por todo el aliento que proporcionaron. En el argumento de la paternidad, sin embargo, los desacuerdos entre la pareja y sus propios padres mostraron cuán lejos tiene que llegar el mundo para aceptar a todos.

En un artículo del Sydney Morning Herald, la historia de la pareja fue transmitida para que el mundo especulara sobre ella. La madre de Taylor estaba preocupada por la incapacidad de la pareja para conducir o tener los mismos tipos de trabajos que las personas con discapacidades. Como explicó el activista de los derechos de la discapacidad Matthew Bowden, co-director ejecutivo de People with Disability Australia (PWD), la pareja plantea una pregunta importante sobre si hacemos las mismas preguntas a los demás antes de que tengan hijos.

“Ningún padre está bien en completo aislamiento”, explicó. Realmente se necesita una aldea para criar a un niño, y para gente como Taylor y Michael, esa aldea les ayudaría a criar a sus hijos también.

Recientemente, Michael se convirtió en la primera persona con síndrome de Down en recibir la certificación en Australia para entrenar a nadadores de clubes, mientras que Taylor sigue compitiendo en natación.

Puede que la pareja aún no esté unida, pero las discusiones que sostuvieron, y la importante discusión que ocasionó, pudo tener un impacto duradero en la forma en que el mundo ve el derecho de las personas con discapacidades a hacer cosas como casarse y criar a sus hijos por su cuenta.

“Todo se trata de amor”, argumentan. Y el pensamiento de un par de padres amorosos para cualquier niño, no importa cómo se vea el padre o la madre o lo que puedan o no puedan hacer, es algo que debe ser celebrado por todos.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Chico con síndorme de Down cosecha calabaza gigante

TE RECOMENDAMOS