Pareja decide cultivar sus alimentos en una granja y criar a sus 10 hijos de manera tradicional

Por Michael Wing
14 de Noviembre de 2022 2:59 PM Actualizado: 14 de Noviembre de 2022 2:59 PM

Fue sobre todo por el bienestar de sus 10 hijos que Carolyn y Josh Thomas se lanzaron a fundar su propia granja familiar a 1000 millas de su casa.

Su vida en el sur de California había consistido en perseguir un cheque, ascender y salir adelante. Estaban acostumbrados a seguir a la multitud.

Cuando nació su primer hijo y llegó el momento de su primera ronda de vacunas, los padres se preocuparon por su estilo de vida.

“El médico me había dicho que la enfermera iba a venir a ponerle dos vacunas al bebé”, cuenta Carolyn a The Epoch Times. “Pues bien, cuando vino la enfermera, le puso al bebé tres vacunas. Y tanto Josh como yo tenemos un recuerdo muy claro de estas tres inyecciones diferentes”.

No le dieron mucha importancia en aquel momento; estaban tan acostumbrados a remitirse a lo que decían las autoridades.

“Cuando volvimos a casa esa noche, tuvo una reacción a las vacunas”, añadió Carolyn. “Eso nos hizo despertar y empezar a prestar atención y decidir que teníamos que estar en el asiento del conductor de nuestra vida, y que teníamos que tomar decisiones activas”.

(Cortesía de Carolyn Thomas)

Así que, a medida que la familia crecía… y crecía, y crecía… Josh y Carolyn se decidieron en 2007 a comprar una pequeña parcela de tierra en la que cultivaban sus propios alimentos; y despertaron a las maravillas de lo que la Tierra puede proporcionar a su familia. No era mucho, pero el proceso de aprendizaje fue esencial para lo que vino después.

“Empezamos a aprender de verdad a cocinar desde cero, a hacer nuestro propio pan en casa, a deshidratar latas y a hacer diferentes tipos de conservas”, dice la madre. “Queríamos dar a nuestros hijos el regalo de la salud y de cuerpos muy robustos y sanos, y también tener las habilidades de producir nuestra propia comida y cultivar nuestros propios alimentos. Porque en ese momento, empezó a ser demasiado caro comprar la cantidad de alimentos que necesitábamos con la calidad que queríamos”.

Para poder alimentar bien a su familia, acabaron ampliando su negocio a una propiedad de 20 acres en Tennessee, donde criaban su propia carne de vacuno.

Finalmente compraron su parcela de 40 acres en el norte de Idaho en 2018.

“La realidad es que si vas directo a un montón de acres, no tendrás las habilidades que necesitas para poder realmente usarlos de manera adecuada o buena”, dijo Carolyn. “Probablemente te sentirás abrumado por la experiencia”.

Sin embargo, los tiempos difíciles estaban a la vuelta de la esquina. En su área local en 2014, el empleo era escaso, y Josh se encontró sin los ingresos que necesitaban para mantener a su familia en expansión. No se dieron cuenta de que su sustento estaba justo debajo de sus pies.

“Seguíamos queriendo comer alimentos de alta calidad, densos en nutrientes y orgánicos, pero no había dinero para comprar alimentos”, dijo Carolyn. “Así que pasamos al siguiente nivel y empezamos a cultivar una gran cantidad de productos propios, así como toda la carne y los productos lácteos, y la fruta para conservarlos”.

“Fue un momento muy importante para nosotros, ya que aprendimos a hacerlo a una escala que nos permitiera cuidar de nuestra familia, alimentarnos y ser autosuficientes si lo necesitábamos”.

(Cortesía de Carolyn Thomas)

A estas alturas, ya sabían qué hacer con la tierra y cómo aprovecharla al máximo: La familia estableció un gran huerto principal para cultivar sus productos básicos, como papas, remolachas, zanahorias, cebollas y ajos, así como grandes hileras de brócoli y coliflor. Luego estaban las plantas perennes: uvas y frambuesas.

Junto a la casa, está el “jardín de la casa”, como lo llama Carolyn, que está justo fuera de la cocina. Aquí cultiva hierbas para condimentar, lechuga y tomates cherry para una ensalada rápida, y algunas flores.

Además, hay una zona delante que llaman “el jardín del bosque”, donde tienen sus árboles frutales y algunos comestibles silvestres escondidos aquí y allá.

Pero más allá del mero sustento, la vida en la granja ha ayudado a los niños a florecer, no solo en términos de desarrollo de una buena salud e inmunidad natural, sino también en su carácter y confianza.

“Permite a cada miembro de nuestra familia saber que se le valora y que es una parte valiosa de la familia”, dice Carolyn. “Todos tenemos lo que llamamos ‘tareas de la mañana’ y ‘tareas de la tarde’, y todos saben lo que tienen que hacer para cumplir con lo básico”.

(Cortesía de Carolyn Thomas)

Algunos se dedican a alimentar a los animales o a rotar el ganado; otros ordeñan las vacas, traen leña en invierno o trabajan en la casa.

“Descubrimos que los niños, cuando son muy jóvenes, quieren ayudar”, dice la madre. “Quieren participar y piden participar. Así que cuando empezamos a darles tareas, cuando tienen dos y tres años, realmente quieren hacerlo porque todos a su alrededor también lo hacen”.

No hay nada más natural para una familia que la vida en una granja. Así es como la gente ha vivido durante miles de años.

Puede parecer novedoso para algunos habitantes de la ciudad; los Thomás se están reencontrando con lo que es natural. Lejos de estar enganchados a sus dispositivos las 24 horas del día, o de convertirse en adolescentes perezosos, todos estos jóvenes son madrugadores. De hecho, el Sr. y la Sra. Thomas tienen que decir a sus hijos que se queden en la cama hasta las 6 de la mañana. Ellos educan a sus hijos en casa y están felices.

Desconectarse de la red (aún no lo han hecho del todo; productos básicos como el café, etc., se compran en la tienda) fue principalmente una elección de estilo de vida familiar para los Thomas. Pero en el caos del mundo actual —con la inflación, la inminente escasez de alimentos y otras incertidumbres— la familia cree que es lo más responsable. Al aprender a ser autosuficientes, dice Carolyn, nos volvemos menos dependientes del gobierno y, por lo tanto, más libres.

La agricultura familiar podría ser un freno a la extralimitación del gobierno.

(Cortesía de Carolyn Thomas)

Además de las tareas, Josh y Carolyn comparten ahora su viaje y sus habilidades con otros. Tras crear su propio canal de YouTube y su marca familiar, llamada Homesteading Family, enseñan sus habilidades publicando varios videos a la semana.

En ellos, Carolyn se ha adentrado en la cocina tradicional de antaño. Tras desempolvar un libro de recetas clásico de 1700, ha desenterrado algunas delicias sustanciosas y sanas, como un maravilloso y robusto pastel de calabaza, así como un delicioso y sencillo pudín de pan, y mucho más.

Sin embargo, sabe que no todo el mundo tiene acceso a una granja de 40 acres. Muchos de sus telespectadores viven en la gran ciudad, pero hay cosas que pueden hacer para ser más autosuficientes.

“Aprendan a cocinar desde cero, aprendan a tomar mejores decisiones de compra, aprendan a comprar alimentos a granel y a almacenarlos, incluso si el almacenamiento significa ponerlos debajo de una cama o en un armario en algún lugar”, dijo. “Mucha gente piensa que llevar un estilo de vida preparado y más autosuficiente es algo que deben hacer en caso de que el mundo se desmorone, algún gran acontecimiento o algo importante que ocurra a gran escala”.

La realidad es que nuestras bisabuelas y abuelos siempre han llevado un estilo de vida más preparado.

“Históricamente, es lo normal, lo sabio, como la parábola de la hormiga y el saltamontes”, añade. “Trabajar cuando es temporada de trabajo y guardar la comida, y tener lo necesario para las temporadas bajas”.

(Cortesía de Carolyn Thomas)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.