Pareja que compró una mansión de 140 años no deja de encontrar tesoros ocultos desde entonces

Por Louise Chambers
07 de Julio de 2023 3:44 PM Actualizado: 07 de Julio de 2023 3:44 PM

Una pareja que se enamoró de una mansión histórica cuando se mudó por primera vez a Leavenworth, Kansas, hace 12 años, hizo realidad un sueño cuando compró la propiedad. Resultó que la casa de sus sueños era también un tesoro escondido.

Thad Krasnesky y su esposa Robin Krasnesky quedaron cautivados por su mansión victoriana de 140 años de antigüedad y 7 acres (2.8 hectáreas) cuando el Sr. Krasnesky asistía a la escuela militar.

“Eso es lo que la mansión hace por la gente”, dijo a The Epoch Times el Sr. Krasnesky, que ahora trabaja como asesor financiero y autor de libros infantiles. “Dice: ‘Oye, recuérdale a ese niño pequeño que llevas dentro que hay un lugar donde puedes alejarte, donde ocurren cosas mágicas'”.

La mansión victoriana de 140 años de antigüedad. (Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Un sueño hecho realidad

El señor y la señora Krasnesky se mudaron a Leavenworth en 2011 e inicialmente alquilaron un local. Fue cuando conducían por Broadway, una calle repleta de casas históricas, cuando encontraron su mansión. Se enamoraron enseguida, pero ni se imaginaban que la casa se pondría a la venta.

En 2021, se quedaron boquiabiertos cuando la tía de un amigo vio la mansión en una página de Facebook de casas antiguas.

“Robin y yo estábamos desayunando”, cuenta Krasnesky. “Robin sacó las fotos de su laptop, me dio la vuelta en la mesa del desayuno y me dijo: ‘Por favor, cómprame esta casa’… estaba bromeando”.

El Sr. Krasnesky no dejó pasar la broma de su mujer. Habló con su banco para que le aprobaran la hipoteca y llamó a la inmobiliaria para concertar una visita. Había que hacer muchas reformas, pero creía que podía funcionar.

El Sr. y la Sra. Krasnesky. (Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Sorprendió a su esposa con la buena noticia, y la pareja presentó su primera oferta, un poco por debajo del precio de venta, sin embargo, fue rechazada. Con la emoción a flor de piel, hicieron cinco ofertas más y se impusieron a otros muchos postores antes de cerrar la compra de la casa de sus sueños cinco días antes de la Navidad de ese año. Como tenían invitados, todos durmieron en colchones en el suelo, rodeados de cajas de mudanza.

“Fue divertido”, dice Krasnesky. “Cuando compramos la casa, la agente inmobiliaria nos decía: ‘A todos sus hijos les va a encantar, a sus nietos les va a encantar’… una de las cosas que le dije es, me encanta la casa, y me encanta que la compre, pero lo que realmente quiero es tener 8 años y que mis abuelos compren la casa para poder venir y simplemente corretear y jugar en ella”.

La mágica mansión tenía documentación que se remontaba a los propietarios originales de 1885, un hombre llamado AJ Angell y su esposa, Mary Angell. El Sr. Angell falleció solo tres meses después de mudarse, y la casa permaneció en manos de la familia Angell hasta 1975, cuando las nietas de la pareja la desalojaron.

Las escrituras pasaron por las manos de un médico y luego de otro propietario. El Sr. y la Sra. Krasnesky son los cuartos propietarios de la casa.

“Hay 25 habitaciones en la casa. … entre 9000 y 10,000 pies cuadrados [2743 y 3048 metros cuadrados]”, dijo el Sr.Krasnesky. “Tenemos un cobertizo para carruajes, que ocupa otros 914 metros cuadrados, y un ático. Es mucho espacio”.

Con ciervos, coyotes, zorros y zarigüeyas frecuentando el patio trasero, un ferrocarril abandonado de los años 30 detrás de la casa e incluso registros de dos asesinatos en la propiedad, el nuevo hogar de los Krasnesky rebosaba historia. Luego llegaron los tesoros.

“Supongo que lo primero que llamamos tesoro fue en las dos primeras semanas que estuvimos allí”, dijo el Sr. Krasnesky.

Un día, mientras el Sr. Krasnesky estaba en la biblioteca –cuyo techo mide 14 pies (4.2 metros) de altura– desempolvando las estanterías, encontró tres objetos tirados encima de la estantería.

La biblioteca de la mansión. (Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)
(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Encontró un bastón de presentación de la Guerra Civil, un reloj de oro y una caja con cintas de eventos ecuestres. El Sr. Krasnesky localizó a la familia superviviente y le entregó las reliquias.

Sin embargo, el tren del tesoro no se detuvo ahí, sino que continuó.

Una gran sorpresa

Entonces, mientras se ocupaba de los mapaches del desván e intentaba arreglar los desperfectos causados por ellos, el Sr. Krasnesky tropezó con la siguiente cosa interesante.

“Pisé una tabla suelta… había una alfombra vieja cubriendo parte de ella. La aparté, levanté la tabla y vi algo metálico bajo la fibra de vidrio”, explicó.

El Sr. Krasnesky sacó dos tarros con monedas de plata. Bajo otra tabla del suelo, encontró una moneda de 25 centavos de 1916 y otra de 10 centavos de la década de 1890.

(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Durante el Día de Acción de Gracias de 2022, en otro lugar de la casa, la pareja y sus hijos, cada vez más interesados en la mágica mansión, encontraron un anillo adornado y joyas de oro.

(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

A continuación llegó una gran sorpresa: una habitación oculta. La pareja y sus amigos encontraron una habitación cuando movieron unas estanterías en el sótano.

“Había un trozo de metal atornillado a una de las piedras”, dijo el Sr. Krasnesky. “Sospechamos que probablemente iba a un semisótano (…) arrancamos el metal y resultó ser una habitación entera”.

La habitación oculta. (Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Desde entonces, el Sr. Krasnesky y sus amigos han cribado 15 centímetros (6 pulgadas) de los 0.9 a 1.2 metros (3 a 4 pies) de suciedad de la habitación, utilizando un cribador motorizado casero, para asegurarse de que ningún tesoro pase desapercibido.

Uno de los descubrimientos más recientes del Sr. Krasnesky se produjo después de que uno de los gatos de acogida de la pareja les condujera a una dispersión de monedas de un céntimo bajo el suelo tras perder un ratón de juguete.

El Sr. Krasnesky sacó dos botes de monedas de plata. Bajo otra tabla del suelo, encontró una moneda de 25 centavos de 1916 y otra de 10 centavos de la década de 1890.

“Probablemente fue algún niño pequeño, hace 100 años, dejando caer monedas por el suelo”, dijo.

(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)
(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

A medida que el Sr. Krasnesky sigue desenterrando tesoros, los sustituye por recortes de periódicos actuales y objetos de interés, para que otros futuros propietarios puedan compartir la misma alegría cuando exploren la casa a su vez.

El Sr. Krasnesky admite que aunque nada va a sufragar los enormes gastos de renovación de la casa: “Hay ese niño pequeño en mí que se emociona increíblemente cada vez que encuentro algo.

“Tocar una cosa que alguien tocó por última vez cuando se cayó al suelo o estaba clavada en esta tabla del suelo hace 100 años… es simplemente una conexión increíble”.

Un tesoro compartido

El Sr. y la Sra. Krasnesky se han acostumbrado a que la gente aparque fuera de su casa y pasee por el jardín y se acerque a las ventanas para echar un vistazo. La amable pareja a veces organiza visitas guiadas y ha creado una página en Facebook –Krasnesky Manor for Wayward Cats– para compartir con el mundo su fascinante casa histórica y su proyecto de acogida de gatos.

La página empezó como una forma de mantener a amigos y familiares al día de las renovaciones, pero no tardó en crecer.

“En este momento tenemos unas 20,000 personas en la página”, dijo Krasnesky a The Epoch Times. “Lo único que hace que encontrar cosas sea mejor es compartir ese hallazgo con otras personas. … y eso es genial, ¿sabes? Alguien puede ver nuestra página y, por un momento, por muy mal que le haya ido el día… puede entrar en nuestra página de Facebook y decir: ‘Aquí hay algo divertido'”.

La pareja también utiliza las redes sociales para defender el bienestar de los animales, una causa muy cercana al corazón de Krasnesky, ya que durante sus cinco despliegues de combate encontró consuelo ayudando a alimentar y cuidar animales callejeros.

La mansión es también el hogar de un gato rescatado con el que Krasnesky estrechó lazos durante su último despliegue en Afganistán en 2015.

“Sin cola”, uno de los gatos rescatados de Afganistán por la pareja.(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Krasnesky Manor for Wayward Cats, que funciona como una organización benéfica de financiación privada, trabaja con grupos de rescate de animales, jóvenes locales y educación, y entregó su primera beca en mayo de 2023. Su lema es: “Reducir el sufrimiento aumentando la empatía”.

Aunque la mansión ha aportado mucha magia a la vida de la pareja, el Sr. Krasnesky sabe que solo están desempeñando un pequeño papel en la épica historia de la mansión.

“Siempre le digo a la gente que ser propietario de una casa antigua es una de las cosas mejores y más humildes que se pueden hacer”, afirma. “Esta casa lleva aquí 140 años antes de que estuviéramos nosotros, y seguirá aquí 140 años después de que nos hayamos ido. Realmente te ayuda a recordar cuál es tu lugar en la historia, ¿sabes?”.

(Cortesía de Krasnesky Manor for Wayward Cats)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.