Parques nacionales de Estados Unidos: únicos en su clase

Por The Epoch Times
17 de Agosto de 2020
Actualizado: 17 de Agosto de 2020

Los 62 parques nacionales de Estados Unidos cubren más de 52 millones de acres (210,000 kilómetros cuadrados) —un amplio espacio para que su familia descanse y disfrute de sus maravillas naturales durante el verano y el otoño.

Y aunque cada uno siempre representa un icono a su manera, estos parques ofrecen de todo, desde interminables glaciares hasta maravillas geotérmicas; cada parque es único. Algunos atraen a millones, otros a solo unos cuantos visitantes.

Desde el corazón de los Apalaches hasta los paisajes congelados sobre el Círculo Polar Ártico, aquí están algunos de los parques nacionales más singulares de Estados Unidos.

El más grande: Parque Nacional y Reserva de Wrangell-San Elías

Parque Nacional y Reserva Wrangell-St. Elias. (Cortesía del Servicio de Parques Nacionales)

El Parque Nacional y Reserva de Wrangell-St. Elias, ubicado en el sureste de Alaska, cubre más territorio que los nueve estados más pequeños de la unión, unidos. Es un lugar salvaje y maravilloso, abarca picos altísimos, incluyendo nueve de las 16 montañas más altas de EE. UU. (la más alta, el Monte San Elías, alcanza los 18.008 pies (5490 metros)), también volcanes activos, el campo de hielo subpolar más extenso y la mayor concentración de glaciares en todo el continente. (Un glaciar, el Malaspina, en realidad es más grande que el estado de Rhode Island).

Hay mucho que explorar, desde las civilizaciones históricas, incluyendo Yakutat, un tradicional pueblo de pescadores nativos, hasta las ruinas de las otrora prósperas Minas Kennecott, que son en sí mismas un Monumento Histórico Nacional, y paisajes como de otro mundo, siempre congelados, en la parte alta del parque.

El más pequeño: Parque Nacional Gateway Arch

Parque Nacional de Gateway Arch. (Cortesía del Servicio de Parques Nacionales)

Cubierto por el icónico arco en acero inoxidable de Gateway Arch, que se elevó a través del horizonte de St. Louis desde los años 60, el Parque Nacional Gateway Arch fue conocido como el Monumento a la Expansión Nacional Jefferson hasta 2018. El arco de 630 pies (192 metros), la Puerta del Oeste, se construyó para commemorar la Compra de Luisiana cerca del punto donde inició la Expedición Lewis y Clark, y los visitantes pueden subir en pequeños vehículos con forma de huevo (llamados “cápsulas de tranvía”), haciendo el viaje a la cima en poco más de cuatro minutos, a una plataforma de observación ligeramente claustrofóbica con vistas a la ciudad y al gran y fangoso río Mississippi.

Pero hay mucho más en este pequeño parque urbano de 91 acres, además de caminar a lo largo del río, los visitantes del arco también pueden pasar tiempo en el museo de sitio (que incluye información, una película sobre la construcción del arco, así como exhibiciones sobre la expansión hacia el oeste de Estados Unidos), y visitar el Antiguo Palacio de Justicia, donde Dred Scott exigió su libertad de la esclavitud.

El más visitado: Parque Nacional de las Montañas Great Smoky

Parque Nacional de las Montañas Great Smoky. (Elle_Ritter/Pixabay)

Situado tanto en el este de Tennessee como al oeste de Carolina del Norte, a poca distancia en auto de muchas de las grandes ciudades de Estados Unidos, el Parque Nacional de las Montañas Great Smoky, de medio millón de acres (que también es a la vez Patrimonio de la Humanidad y Reserva Internacional de la Biosfera de la UNESCO), recibe más de 12 millones de visitantes cada año, más que ningún otro parque nacional. Inaugurado por Franklin Roosevelt en 1940, justo cuando el automóvil se convirtió en el rey de Estados Unidos, está bordeado por una serie de ciudades turísticas de primer orden como Gatlinburg y Pigeon Forge, donde se encuentran hoteles, mini-casetas y pistas de karts (y, esta última, en Dollywood). Pero una vez que está dentro de los límites del parque, se verá envuelto en un mundo de colinas crecientes y cascadas que se estrellan y densos bosques de pinos.

Hogar de algunos de los picos más altos al este del Mississippi, puede conducir casi hasta la cima del Clingmans Dome- —el pico más alto del Sendero de los Apalaches— y luego caminar un circuito de media milla.

El menos visitado: Las puertas del Parque Nacional del Ártico

Río Noatak, Puertas del Parque Nacional y Reserva del Ártico. (Cortesía del Servicio de Parques Nacionales)

Situadas completamente arriba del Círculo Polar Ártico, e inaccesibles por carretera o senderos, las enormes Puertas del Parque Nacional del Ártico —más grandes que Bélgica— fueron visitadas por un poco más de 10,000 almas intrépidas el año pasado. La mayoría llega en taxi aéreo desde Fairbanks, Alaska, en hidroaviones o pequeñas aeronaves equipadas con neumáticos de tundra, chocando con comunidades remotas. Desde allí, se puede avanzar a pie o por el agua, haciendo rafting en uno de los seis ríos nacionales salvajes que serpentean por los empinados valles esculpidos por los glaciares que a veces contienen rápidos de clase III o IV.

Uno de los paisajes más salvajes del país, es un lugar ancestral, donde migran los caribús, y la aurora boreal brilla en el cielo, como lo han hecho durante milenios.

La playa más grande: Parque Nacional de Dunas de Indiana

Parque Nacional de Dunas de Indiana. (Cortesía del Servicio de Parques Nacionales)

Siguiendo el trayecto de 15 millas de la costa del lago arenoso Michigan, al este de Chicago, el Parque Nacional de Dunas de Indiana, un área recreativa de 15,000 acres, fue nombrado parque nacional justo el año pasado, después de más de medio siglo como costa nacional. Es un lugar extraño y maravilloso, encajonado entre instalaciones industriales (incluyendo una central eléctrica), con las luces y el horizonte de la gran ciudad visibles hacia el oeste. Pero una vez que estás aquí, todo gira en torno a la arena, desde esa curva aparentemente interminable de la playa, hasta las dunas que le dan nombre, incluyendo el “Monte Calvo”, una gran duna que se mueve hasta cuatro pies cada año.

Camine por las dunas (el parque ofrece varios senderos), nade y luego diríjase hacia el interior, a los humedales, donde le espera una asombrosa cantidad de biodiversidad, incluyendo unas 370 especies de aves.

El más reciente: Parque Nacional White Sands

Luna llena sobre el Parque Nacional White Sands. (Cortesía del Servicio de Parques Nacionales)

Fundado el 20 de diciembre de 2019, cuando Washington otorgó el estatus de parque nacional a este antiguo monumento de Nuevo México, White Sands es, según el servicio de parques, “una de las grandes maravillas naturales del mundo”. Conformando el campo de dunas de yeso más grande de la Tierra, estas brillantes arenas comenzaron a formarse hace 10,000-12,000 años, cuando el Lago Otero, en ese entonces uno de los mayores cuerpos de agua del suroeste, comenzó a secarse.Este fue una vez un lugar lleno de vida —hay huellas fosilizadas de camellos, mamuts, perezosos y gatos de dientes de sable, que se han encontrado dentro del parque.

Ahora puede recorrer los cinco senderos del parque, hacer una caminata guiada por las plantas nativas del desierto de Chihuahua, ir en bicicleta, hacer un picnic, navegar por Dunes Drive o, lo más divertido, conseguir un platillo de nieve en la tienda de regalos del parque y bajar en trineo por una de las dunas. (Llame antes de visitar el parque porque en ocasiones está cerrado cuando el polígono de tiro de White Sands adyacente está realizando pruebas activas).

El más antiguo: Parque Nacional de Yellowstone

Géiser Old Faithful entra en erupción en el Parque Nacional de Yellowstone. (Cortesía del Servicio de Parques Nacionales)

Ampliamente reconocido como el primer parque nacional del mundo, Yellowstone, que abarca tres estados, fue fundado con una firma con la pluma presidencial el 1 de marzo de 1872. Es el hogar de la mayor concentración de mamíferos en los 48 estados inferiores, los animales aquí se pueden ver fácilmente desde la carretera o los senderos de excursión, incluyendo una de las mayores manadas públicas de bisontes del país, además de ovejas de cimarrón, alces y tres especies de ciervos (los depredadores como el oso pardo, los leones de montaña y los lobos pueden ser un poco más escurridizos).

Yellowstone también abarca uno de los lagos de gran altura más grandes de Estados Unidos y tiene su propio Gran Cañón (que tiene una extensión de 24 millas y se eleva 1.200 pies). Pero la principal atracción aquí, y el propósito principal de la creación del parque, es su actividad geotérmica. Aquí encontrará ollas de barro burbujeante y aguas termales hirviendo alimentados por el “supervolcán” de Yellowstone, así como cerca de la mitad de los géiseres del mundo entero, incluyendo, por supuesto, el más famoso, el Old Faithful, que entra en erupción cada 90 minutos.

El escritor de Toronto Tim Johnson siempre está viajando, en busca de la próxima gran historia. Ha visitado 140 países en los siete continentes, ha rastreado leones a pie en Botswana, ha excavado huesos de dinosaurios en Mongolia y ha caminado entre medio millón de pingüinos en la isla de Georgia del Sur. Es colaborador de algunas de las publicaciones más importantes de América del Norte, como CNN Travel, Bloomberg y The Globe y Mail.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS