El Partido Comunista Chino busca ampliar su alcance

04 de Junio de 2015 Actualizado: 04 de Junio de 2015

El Líder de China, Xi Jinping busca extender el control del Partido Comunista sobre organizaciones estatales y que no son del Partido en China a través de un nuevo reglamento.

En una reunión del Buró Político el 29 de mayo, los llamados “Grupos del Partido” son requeridos para  que sean  establecidos en “los órganos del estado, organizaciones económicas, culturales y sociales, y otras unidades que no son del Partido”, según el portavoz del régimen Xinhua.

Estos grupos del partido han de ser “canales importantes para garantizar la implementación de la línea y la política del Partido y el sistema debe ser fortalecido y mejorado”, dijo Xinhua.

La nueva regulación, añade Xinhua, pretende “estandarizar el trabajo de los grupos principales de los miembros del Partido, fortalecer el liderazgo del PCCh y mejorar la capacidad de gobierno del PCCh”.

Los grupos del Partido (dangzu) y otros órganos del Partido, incluyendo los comités, han sido durante mucho tiempo parte de las empresas estatales y de los organismos gubernamentales, pero la nueva regulación parece destinada a ampliar su alcance y poder.

El analista político siente que el reciente mandato fue un intento de aumentar la disciplina del Partido en todas las organizaciones, instituciones estatales, y lugares de trabajo.

Hu Xingdou, economista de la Universidad de Tecnología en Beijing, le dijo al periódico en idioma inglés South China Morning Post de Hong Kong que los grupos del Partido se están implementando para hacer frente a la desenfrenada corrupción y de reafirmar la autoridad del Partido.

Pero Hu es escéptico de que la nueva regulación traiga un “gran avance” en la situación actual en la que los grupos directivos hacen las cosas, “de acuerdo a su propia voluntad”, según el South China Morning Post.

Xi Jinping ha estado reforzando de manera constante la autoridad del Partido en la formulación de políticas desde que asumió el cargo de líder de China en el 2012, revirtiendo un enfoque de no más intervención que comenzó en la década de 1980 bajo el premier Deng Xiaoping.

Esta tendencia “crea dificultades para las empresas y los inversores que tratan de predecir la dirección de la política y formular estrategias para el mercado de China”, escribe Trey McArver, consultor sobre China con sede en Londres  en su blog, China Politics Weekly.

TE RECOMENDAMOS