Pasó 25 años sin quitarse el rimel de los ojos y casi queda ciega, ahora pide a todas desmaquillarse

Por La Gran Época
27 de Junio de 2019 Actualizado: 27 de Junio de 2019

Suelen decir que “la belleza cuesta”, pero nunca imaginamos que puede convertirse en realidad, donde una simple rutina como maquillarse puede terminar en terribles consecuencias para la salud. Esta mujer utilizó rímel durante 25 años y jamás pensó que podría llevarla al borde de la ceguera.

Theresa Lynch, originaria de Maryland pero residente de Sydney, llevó al extremo la idea de anteponer su apariencia física sobre su propio bienestar. Seguramente al igual que muchas mujeres, no había ocasión en que no la vean sin maquillaje y con unos ojos aparentemente “perfectos”.

Theresa, de 50 años de edad y madre de dos hijos, se aplicó rímel durante 25 años consecutivos, pero de manera increíble nunca se lo quitó, ni siquiera durante las noches. Simplemente se levantaba al día siguiente y aplicaba una nueva capa, informó The Sun.

Aunque la recomendación en el uso del maquillaje siempre ha sido retirarlo por las noches, para esta mujer fue más fácil dormir así y al siguiente día continuar con la rutina.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Theresa Finister Lynch (@terribeth67) el

Aunque en la cuenta de Instagram de Theresa los elogios hacen referencia a su belleza, muchas veces lo que vemos en la superficie no es siempre lo que hay por dentro. Y esta fue el caso.

Todo comenzó cuando Theresa comenzó a sentir sus párpados pesados y los ojos demasiado irritados, por lo cual recurrió a una visita médica. Durante la revisión, la Dra. Dana Robaei se quedó realmente sorprendida, según informó Daily Mail: “Oh, Dios mío. En toda mi carrera, nunca he visto nada como esto”, aseguró la doctora.

Lo que encontró la especialista fueron múltiples incrustaciones de bultos negros sólidos debajo de sus párpados, uno encima de otro. Pero el problema no terminaba ahí.

Otra de las complicaciones fue que las machas de pigmentación oscura, estaban relacionadas con una forma de conjuntivitis. Así señaló la doctora según reportó el mismo medio: “Cada vez que Theresa parpadeaba estos bultos rozaban la superficie del ojo y ponían en riesgo su visión”.

Según explicó  la doctora, “Si el sarpullido en la superficie del ojo se infectaba, había un riesgo de que pudiera ser potencialmente cegador pero eso sería raro”.

El caso fue tan impactante, que la doctora realizó un estudio sobre ello, el cuál publicó en la Academia Americana de Oftalmología.

La experiencia de Theresa ayudó a muchas mujeres a tomar consciencia, pues además de la adecuada higiene y cuidado en el uso del maquillaje, sirvió de reflexión respecto al lugar que se le da a la apariencia física en la vida cotidiana.

“Había caído en el mal hábito de usar mucho maquillaje y no lavarlo. Nunca debí dejar que llegara tan lejos”, dijo Theresa según Daily Mail.

Afortunadamente Theresa tomó conciencia y dejó en mensaje de alerta para otras mujeres: “Es muy importante que te quites el maquillaje todas las noches. No puedes perderte ni un solo día”.

Si bien hay distintas formas de hacer que las mujeres puedan verse hermosas, lo más importante es estar bien por dentro para manifestarlo por fuera. La belleza interior se manifiesta en nuestro exterior. Así que esperamos que Theresa y todas las mujeres puedan encontrar ese equilibrio y no olvidar el cuidado interior.

Mira el video a continuación: 

Aprende esta maravillosa rutina de maquillaje 

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS