Pasó toda su vida buscando a su familia biológica. Pero en la casa de Retiro sucedió “un milagro”

Por La Gran Época
24 de Abril de 2019 Actualizado: 16 de Mayo de 2019

Cuando Marilyn Meyers alcanzó la edad de jubilarse, había vivido una vida plena al lado de su familia, con su esposo y sus tres hijas. Ella iba a tomar una decisión importante para el resto de su vida, pero había algo que no pudo resolver por más que lo buscó a lo largo de su existencia. Encontrar a su familia de origen.

Sabía que tenía otra familia a quien no conocía, y que le faltaba algo.

Marilyn fue adoptada al nacer. Fue criada por sus padres adoptivos, y cuando finalmente le dijeron acerca de su familia biológica, comenzó a tener una curiosidad que duraría toda su vida y más tarde comenzó su búsqueda.

“Cuando terminé la escuela secundaria mi madre me dijo cuál era mi apellido”, dijo Marilyn a WXMI, “Era Osborn”.

Sin embargo, la información que recibió no fue suficiente para encontrar a su familia, aunque pasó toda su vida adulta en su búsqueda.

Después de décadas, el destino finalmente intervino, en el último lugar que Marilyn jamás hubiera pensado.

Recientemente, Marilyn se mudó a la comunidad de retiro Oaks en Rockford, Michigan.

Marilyn se había instalado en el nuevo hogar muy bien, pero un vecino le dijo que la casa frente a ella acababa de ser vendida a alguien de apellido Osborn.

Marilyn recordó que se trataba de su apellido de nacimiento, pero no pensó más en ello: era un apellido común y, en esa etapa de su vida, sería una locura pensar que una coincidencia como esa realmente pudiera suceder.

Y solo sonrío al pensar en esa posibilidad.

“Recuerdo que bromeando con un amigo le dije: ‘tal vez es mi hermano perdido hace mucho tiempo'”.

Philip Osborn había estado viviendo en la Florida, pero regresó a Michigan, para estar más cerca de su familia. Aunque Marilyn no tenía ninguna esperanza de que fuera su pariente, se acercó a su nuevo vecino y rápidamente se hicieron buenos amigos.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Almadrava/Pixabay)

Philip y Marilyn descubrieron que tenían mucho en común: tenían casas idénticas y también compartían el amor por los perros y el golf. Después de conocerse, Marilyn finalmente soltó la idea de que podrían estar relacionados, y le reveló que también compartían el apellido.

Decidió hacer algunas preguntas a Philip para ver si sus historias se alineaban. Le preguntó el nombre de su madre: era el mismo que la de su madre biológica.

Entonces le preguntó la ortografía del nombre, otra vez, era la misma.

Su nuevo vecino ¡era su hermano biológico!

Conoció los nombres de sus hermanos, ya fallecidos, y otra información. Confirmó que realmente eran los hermanos separados hace mucho tiempo.

Contra todas las probabilidades, habían terminado viviendo muy cerca y ¡en la misma comunidad de retiro!.

Marilyn se reunió con Philip durante el desayuno para darle la noticia. El quedó aún más sorprendido. Ni siquiera sabía que tenía una hermana que había sido dada en adopción.

“Lo que ella le dijo fue:” Soy tu hermana “, recordó Philip a WXMI.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: andreahamilton264/Pixabay)

“Y yo le dije ‘¡¿Qué?'”!. “Estaba sorprendido. Me impactó”.

Aún así, tomó la sorpresiva noticia positivamente: “Siempre quise ser el hermano mayor”.

Los hermanos no han pedido un análisis oficial de sangre, pero han aceptado que están relacionados, incluso presentándose mutuamente a sus familias.

“Tus cuatro hijos son mis sobrinos y sobrinas”, le dijo Marilyn a Philip, y agregó: “Mis tres hijas son tus sobrinas”.

Naturalmente, ambas familias quedaron perplejas ante el inesperado suceso.

“Se sorprendieron, simplemente no pudieron creerlo”, dijo Marilyn a WXMI sobre las reacciones de su esposo e hijas.

Pero Philip y Marilyn están contentos de haberse encontrado, “mejor tarde que nunca”.

Y en cuanto a la extraña coincidencia que los unió, les gusta pensar que hay fuerzas más grandes en juego.

“Fue una intervención divina”, comentó Marilyn a WXMI.

“Dios quería que nos conociéramos por una razón”.

Encuentro de padre e hijo que no se han visto en 37 años

¿Te gusto este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS